aqui estamos!

aqui estamos!

"NADIE PUEDE SER FELIZ SIN PARTICIPAR EN LA FELICIDAD PÚBLICA, NADIE PUEDE SER LIBRE SIN LA EXPERIENCIA DE LA LIBERTAD PÚBLICA, Y NADIE, FINALMENTE, PUEDE SER FELIZ O LIBRE SIN IMPLICARSE Y FORMAR PARTE DEL PODER POLÍTICO"

HANNA ARENDT

"LO IMPORTANTE ES QUE PODAMOS DISCUTIR, RAZONAR Y ENTONCES, NO HACER SOLAMENTE EJERCICIO POLITICO DE OPOSICIÓN, SINO ESCENCIALMENTE TRABAJAR POR LOS INTERESES DE NUESTROS REPRESENTADOS"

CRISTINA FERNANDEZ

viernes, 30 de enero de 2009

OTRA MIRADA PARA INTERPRETAR LA REALIDAD


Habiendo leído y discutido la nota de opinión publicada por Beatriz Sarlo en el Diario La Nación el último 23 de enero, quienes integramos la Red de Mujeres con Cristina, consideramos oportuno transmitir algunas reflexiones e interrogantes que surgieron del debate de la misma y compartir otra mirada para interpretar la realidad.

Desde este colectivo, nos proponemos fortalecer la democracia generando pensamiento crítico que, entre otras cosas, cuestione y ponga en tensión las “verdades” sostenidas por los formadores de opinión pública muchas veces disfrazados de “la gente”.

Entendemos que el ejercicio de la democracia nos compromete a todos, no solo a los representantes electos, sino a cada una de las ciudadanas y ciudadanos.

El debate que nos convoca genera nuestro entusiasmo por la posibilidad de la oposición argumental, del “juicio reflexionante” -según Hannah Arendt- en tanto valoración de las situaciones y sus perspectivas con los otros que están inmersos en una situación dada.

En tal sentido, nos preocupa cómo se ha instalado y fagocitado el tema del INDEC en la sociedad.
Nos preguntamos
¿Qué hay detrás?
¿Es este gobierno el único responsable por el histórico mal funcionamiento del INDEC?
¿Es lo sobresaliente de este gobierno el deficiente funcionamiento del INDEC?
¿Quién se beneficia y quién se perjudica con el ataque ligero al INDEC? ¿Qué papel están jugando los medios de comunicación?
¿Cuáles son las razones por las que mientras con pasión los medios atacan a Moreno se ocultan datos que han contribuido al mejoramiento de vida de las capas medias y de los trabajadores?
A saber: entre el año 2003 al 2007 la pobreza se redujo considerablemente: bajó un 30,6% y la indigencia un 19,5%; los mayores de 65 años subieron su cobertura social del 64,9% al 90%; el Estado recuperó sus funciones básicas; se impulsó el crédito público; la inversión en obras públicas en 2006 multiplicó por 10 la del 2002; se suministró agua potable y cloacas a 6 millones de personas que carecían de ellas; el presupuesto de educación alcanzó en el 2007 el más elevado de la historia nacional (5,09%); el Programa Remediar entregó medicinas a 15 millones de personas.
Este proceso reintroduce la política y reposiciona al Estado ganando terreno invadido por el mercado, generando políticas públicas inclusivas ausentes durante los gobiernos neoliberales que lo precedieron.

En tanto que entendemos la democracia como el ejercicio permanente por alcanzarla, como un proceso, un camino sin punto de llegada, mejorable, perfectible, construido entre todos y todas, es que deseamos y exigimos no sólo al gobierno sino también a la sociedad en su conjunto que seamos capaces de generar los cambios y ajustes metodológicos necesarios que reviertan la situación actual del INDEC.

Creemos que la sobredimensión con la que se instaló en la sociedad el tema, a través de los medios masivos de comunicación, no pretende presentar el tema en su complejidad sino construir una lectura unívoca, siempre puesta en función de determinados intereses. Y por otra parte da cuenta de la poca capacidad para la crítica política de la oposición.

Al igual que sucedió en otros tiempos históricos y con lamentables resultados para la civilidad, existe, y es posible de comprobar con el análisis cotidiano, una campaña mediática orientada a desarticular las políticas tendientes a la construcción de un nuevo modelo de país.

Entonces, en relación al problema de la verdad y la mentira ¿Quién miente? ¿Podrá ser que por ese camino - el de la verdad o la mentira- obtenemos un círculo de acusaciones en redondo y sin salida? ¿Será que preguntarse por la verdad y la mentira no es relevante en términos políticos?

Pareciera que para algunos es una estrategia practicar de este modo la política hábil del tero: hacer ruido, ahí donde no están los huevos.

Finalmente nos resta decir que compartimos con Beatriz Sarlo la admiración por Arturo Jauretche, a quien leemos y ponemos en diálogo con otros autores como Walter Benjamín, Hannah Arendt, Slavoj Zizek, Ernesto Laclau, Nancy Frazer, Horacio González, entre otros, dado que estamos convencidas que el pensamiento y la reflexión política es siempre con otros y nunca es algo cerrado, acabado.

Leer y escuchar a los que piensan de un modo diferente a nosotras, nos permite desarrollar un pensamiento crítico, analizar otras maneras de pensar, sacar conclusiones, alejarnos también del totalitarismo de las ideas.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

El Insituto Nacional de Estadísticas y Censos es un organismo técnico que produce estadística, la cual no incide directamente en la canasta familiar (si inicien en todo caso los medios masivos de comunicación) Los métodos que utiliza para recolectar datos consisten en censos, encuestas, etc. No hace falta profundizar en que Moreno investiga la falta de transparencia que se produce en el INDEC y ataca a los formadores de precios. Hay que discutir verdaderamente los cambios y modificaciones metodologicas que hacen falta

maria otero dijo...

Estando en Ginebra, el compañero Oraldo Britos declaró a la prensa que como peronista respondía al sentir del pueblo argentino y por esa razón no podía rendirle un homenaje a Borges, escritor antiperonista, a quien nunca había leído, ni él ni el pueblo peronista.


En aquel momento pensé que era una lástima que muchos de nosotros, argentinos, peronistas o no, no tuviéramos acceso ni dentro de la escuela pública, ni fuera de ella, a leer, TAMBIEN a Borges, o a Jauretche, a Hernández Arregui a José María Rosa, a Leopoldo Marechal (que era peronista) a Cortázar (que no lo era.) O que muchos argentinos no hubieran tenido, espero que en el pasado, acceso simplemente a leer y escribir.

Leer y escuchar a los que no piensan como nosotros, permite desarrollar un pensamiento crítico, analizar otras maneras de pensar, sacar conclusiones, alejarnos también del totalitarismo de las ideas.

Comparto con Sarlo la admiración por Jauretche, al que hay que volver a leer a la luz de lecturas posteriores, aunque sean lecturas de escritores fashión.
No comparto la opinión de Sarlo ,que cree que las generaciones anteriores a los 70 "No entendieron el peronismo". Tiene el escaso valor de la generalización. Puede ser que algunos sectores así lo hicieran, quizás la izquierda para la que el peronismo atrasó la revolución en la Argentina, sin tener en cuenta que en aquellos años (Ver el Primer Plan Quinquenal) las conquistas del peronismo eran en sí mismas revolucionarias. No hay que olvidar que aquellos que denostaban el peronismo fueron los que defendian sus privilegios de clase y que apoyaban a los sectores conservadores, dueños de la riqueza, socios del imperialismo. Esos también eran fashión. Como lo son "la gente del campo" a los que La Nación defiende con el mismo énfasis con el que ataca al "chico de la bicicleta" que lamentablemente sigue estando en nuestro Gobierno.

Me encantaría que gente valiosa de nuestra intelectualidad, pueda iniciar un debate serio con Sarlo, sin categorías desvalorizadoras como la de "gorila", con la altura de aceptar errores y enaltecer los logros del peronismo, utilizando a pensadores argentinos y difundiendo sus ideas. Yo tengo que confesar que he pecado con la misma ignorancia del compañero Britos: También a mí me "incomoda" que se difundan más las ideas de Zizek o Laclau, autores que los sectores populares no leemos.
Me pregunto si sirve utilizar esos autores, para crear un foro de pensamiento o acercar algunas de nuestras ideas a quienes los medios de comunicación TAMBIEN MIENTEN, hecho que Sarlo no reconoce. ¿No pareceremos los esclarecidos que a través del saber establecemos diferencias con el "pueblo argentino"? Esto me sugiere que pocas veces leemos alguna autocrítica de nuestro rol en los años 70, para no parecer que los que vivimos, o los que desaparecieron, sólo valoramos al peronismo para rebelarnos de los padres .
El pueblo merece que los gobiernos y los militantes confronten ideas y lleven a la acción políticas que los protejan y tiendan a su desarrollo. No debería haber argentinos, de ningún signo político, con hambre ni sed de cultura, sin techo y sin condiciones dignas de trabajo. Ese es el compromiso, militemos o no, también desde nuestro lugar de trabajo, de los que nos consideramos seguidores de Eva y de Perón.

Leo dijo...

¿Y que hacía Sarlo en "Imàgenes de la vida posmoderna" que tomar algunos pequeños conceptos del antropologo francés Augé? Ella dice mi ejemplar me delata como una lectora fervorosa, a la que un regreso cuarenta años después deja flotando entre esas huellas de la inocencia perdida y la comprobación de que el estilo de Jauretche, irónico y socarrón, forma parte de la mejor tradición criolla de la prosa argentina.

A confesión de parte, relevo de prueba.

María dijo...

Me pareció muy buena la respuesta!!


discusión política nodo Rosario