aqui estamos!

aqui estamos!

"NADIE PUEDE SER FELIZ SIN PARTICIPAR EN LA FELICIDAD PÚBLICA, NADIE PUEDE SER LIBRE SIN LA EXPERIENCIA DE LA LIBERTAD PÚBLICA, Y NADIE, FINALMENTE, PUEDE SER FELIZ O LIBRE SIN IMPLICARSE Y FORMAR PARTE DEL PODER POLÍTICO"

HANNA ARENDT

"LO IMPORTANTE ES QUE PODAMOS DISCUTIR, RAZONAR Y ENTONCES, NO HACER SOLAMENTE EJERCICIO POLITICO DE OPOSICIÓN, SINO ESCENCIALMENTE TRABAJAR POR LOS INTERESES DE NUESTROS REPRESENTADOS"

CRISTINA FERNANDEZ

viernes, 16 de noviembre de 2018

Para pensar, debatir, comprender.....

Fragmentos.
Hoy, en un verdadero menú de “arrepentidos” a la carta, el Sr. Gabriel Romero dice haber pagado dinero por la firma de ese decreto que, finalizado todo el proceso explicado previamente, era para mí obligatorio firmar. En todo caso, sería muy interesante que el Sr. Romero indicara a quién y cómo le pagó, porque a mí nunca nadie me pagó nada por firmar ni este ni ningún otro decreto, ni por llevar adelante ninguna de las medidas de mis gobiernos. Al contrario, los problemas judiciales que tengo son por haber afectado intereses económicos concentrados y hegemónicos muy poderosos que siempre trataron de obstruir las medidas que llevé adelante en beneficio de las grandes mayorías populares, de la actividad económica en general y del desendeudamiento estructural de la Nación. El evidente manejo extorsivo de la figura del “arrepentido” llevado a cabo por Bonadío y Stornelli, es sencillamente escandaloso, pero cuenta con el beneplácito de las más altas esferas del Poder Judicial, de los medios hegemónicos de comunicación y de este gobierno que ha provocado que nuestro país se esté cayendo a pedazos en medio de una verdadera catástrofe económica y social. Lo saben todos y todas.
Cristina Fernández, 17/08/18

El origen incluso ocurrió antes del impeachment, con los ataques a Dilma Rousseff en la campaña electoral de 2014, pero la verdad es que con el juicio político a Dilma Rousseff gana fuerza la serie de agresiones. Y ya cuando deciden removerla sin delito evidente, se abre una caja de Pandora para otros problemas. Con ese impeachment ilegítimo la democracia brasileña recibe un gran golpe. A partir de allí queda muy claro que las instituciones democráticas quedan fragilizadas. Hoy vemos una continuación de ese golpe, de ese proceso, de esa fragilidad de las instituciones que en aquel momento dejaron de funcionar. Hubo realmente una crisis que aún continúa. En las actitudes parciales del Superior Tribunal Federal en relación con las elecciones. En el papel del Poder Judicial sobre la prisión de Lula con falta de pruebas. En el rol del juez Sergio Moro, a quien hace solo cuatro días se le ocurrió que sería interesante difundir el contenido de la delación premiada del ex ministro Antonio Palocci. Justo para influir en la última semana de campaña. Esto genera consecuencias nefastas en la democracia de Brasil y en la de América Latina. Lo que pase en las elecciones de Brasil, su resultado, será básicamente crucial para esas democracias (…) Con Fernando Haddad y el centroizquierda, o con Ciro Gomes incluso, retomaríamos una política social y una política económica más distributiva. Con el innombrable vamos hacia la completa barbarie. No es derecha o izquierda. Es democracia versus barbarie. Jair Bolsonaro la representa. La barbarie es Bolsonaro: racismo, homofobia, totalitarismo, fascismo.
María Augusta Ramos, documentalista brasileña, directora de O Processo, 4/10/18

Cooke fue el más ilustrado de los políticos peronistas y uno de los más grandes pensadores argentinos. Cerradamente ateo, su discurso tiene rasgos de mesianismo y religiosidad popular siempre presentes en quienes luchan por una causa –como el radicalismo naciente, los forjistas o el peronismo de la resistencia– para la que ningún sacrificio parece excesivo. Visceralmente peronista, siempre aceptó el concurso de todos y nunca pidió credenciales a quienes se sumaban a la lucha de liberación. Hoy, cuando se invoca “el desastre de los últimos 70 años” para justificar el desmantelamiento de todo resto de la Argentina peronista, Cooke es un guía notable para orientar a las nuevas generaciones en la recuperación de ese legado.
Eduardo Jozami, “Vigencia de un luchador”, 20/09/18

De pronto nos pasaron muchas cosas y todas juntas: el derrumbe del consenso que había logrado el macrismo en buena parte de la sociedad a partir del fracaso estrepitoso de sus recetas económicas, la ola verde que inundó de esperanza y feminismo las calles de la Argentina, la irrupción de la resistencia social a las políticas de ajuste acompañadas por el crecimiento de la represión gubernamental. Frente a eso todas las organizaciones del campo popular entramos en un proceso de reflexión constructiva (…) No me voy sola de Libres del Sur, me acompañan Daniel Menéndez y todo el Movimiento Barrios de Pie, miles de militantes de todas las provincias, el movimiento de mujeres, las y los jóvenes que han recuperado la esperanza en que un país con más derechos es posible. Es el final de algo que nos formó y le estamos agradecidos. Pero también es el principio de lo que espero que sea parte de la opción política y social que reemplace al gobierno de Macri y sus CEO inescrupulosos (…)  no creo que quienes se queden con Libres sean traidores ni enemigos, seguirán siendo mis compañeros y volveremos a encontrarnos muchas veces en la lucha.
Victoria Donda, “Por qué nos fuimos”, 22/09/18

Como otros miles de senegaleses, Sow y Fallou llegaron a la Argentina hace algunos años buscando nuevos horizontes. Se conocieron en Caballito vendiendo calzado. Y actualmente comparten Los amigos, biodrama afro que dirige Vivi Tellas (…) “Es una forma de integración, de aprender del otro, acercarme, intercambiar. Si no conocés a una persona, ¿cómo podés darle confianza?”, dice Sow, que llegó a la Argentina hace tres años, después de pasar por Brasil, como hacen muchos de sus compatriotas (…) Vive en la villa 31 y vende calzado en diferentes barrios porteños. Nunca antes había tenido un acercamiento con el arte. “Nosotros no somos actores de nada. Pero me gusta intercambiar lo poco que sé con los demás”, se define. Fallou también llegó en 2015. En Senegal manejaba su propio negocio, un bazar, al que tuvo que cerrar por las sucesivas “crisis políticas y económicas” del país (…) “En la Argentina, después de tantos fracasos económicos y políticos, los gobernantes están buscando a quién echar la culpa. Y culpa a los inmigrantes”, reflexiona el joven acerca del corazón político de la obra. “Últimamente nos están reprimiendo en cada lado y los medios inventan que somos mafiosos. No podíamos seguir trabajando, volver a nuestra casa y dormir, con toda esta injusticia. Teníamos que contar nuestra historia nosotros mismos, no dejar que lo haga gente con tanto odio” (…) “Detienen cada día a más vendedores. Es como si trabajar fuera un delito, cuando es un derecho. El país ingresa a un camino nefasto (…) Quiero una relación basada en el respeto”, resume Fallou. “No me defino por una nacionalidad, ningún país o lugar. El color es azar de la genética, no lo reconozco. Me reconozco simplemente como ser humano. 
María Daniela Yaccar, “La realidad sube al escenario”, periodista, 23/09/18

Sucede que, aunque las miradas más ramplonas lo nieguen, hay muchas derechas, y que englobarlas a todas como si fueran lo mismo ayuda poco a entenderlas y menos aún a elaborar estrategias políticas para enfrentarlas. Debe haber alguna diferencia entre un Bolsonaro que dice que prefiere un hijo muerto que homosexual y que no violaría a una mujer porque es fea, y Macri, por más machirulo que sea. La derecha latinoamericana es diversa porque los países, las historias y los liderazgos son distintos. Y una vez más aclararemos: captar la complejidad de un fenómeno no supone avalarlo. Si durante la última década la izquierda regional mostró importantes diferencias, por ejemplo entre el autoritarismo chavista y la moderación lulista, ¿por qué la derecha debe ser toda la misma? Habrá que volver sobre este punto. Mientras, agreguemos que la elección brasilera nos deja un aprendizaje histórico. Quizás por la experiencia del 2001, cuando la crisis del neoliberalismo dio pie a un largo ciclo nacional-popular, nos acostumbramos a pensar la historia argentina como un péndulo perfecto, un eterno ida y vuelta derecha-izquierda-derecha. Esto ha llevado a un sector del progresismo, incluyendo al kirchnerismo sunnita, a adoptar la estrategia de la contemplación: aguardar a que el macrismo se derrumbe -o, lo que es lo mismo, a que la gente se de cuenta de lo que realmente está ocurriendo- para que le llegue nuevamente el turno, sin instalar temas nuevos más allá de la crítica al actual estado de cosas y la reivindicación de lo que se hizo, sin ofrecer una agenda de futuro y por supuesto huyendo de cualquier ejercicio de revisión o autocrítica. Pero la historia no es una secuencia impecable sino un serpenteo desconcertante. Y por eso la última lección que nos deja Brasil es que a una crisis desatada por la derecha puede seguirle un gobierno de ultraderecha, que las fuerzas populares nunca tienen el futuro asegurado y que sentarse a esperar que la sociedad vuelva arrepentida a sus brazos es lo mismo que renunciar a la política.
José Natanson, “Bolsonaro, lecciones para la Argentina”, Director de Le Monde Diplomatic, Edición Cono Sur, 11/11/18

La nueva organización de las economías en las sociedades occidentales y las mutaciones en el mundo productivo y en la familia, inciden en los sistemas nacionales de Estado de Bienestar, evidenciando una demanda social muy fragmentada en razón de un conjunto de fenómenos (desempleo, precariedad en el mundo del trabajo, pobreza, exclusión social, necesidad de cuidado en situaciones vulnerables, etc.) que involucran a amplias franjas de población. El modelo tradicional de protección social fundado en la seguridad ante determinados riesgos está hoy en crisis producto del creciente peso financiero del sistema,  de la “vieja” disposición que no toma en cuenta las transformaciones de la familia, del mercado del trabajo y del mundo productivo, y de la creciente brecha entre demanda social y respuesta pública. No obstante lo anterior, no parece que se esté rediseñando una nueva organización del Estado de Bienestar, sino que solo se están intentando respuestas focalizadas y parciales, orientadas a limitar la protección frente a los riesgos más tradicionales sin lograr intervenir con la misma fuerza en solucionar las situaciones problemáticas típicas de la vulnerabilidad (…) Entre las situaciones problemáticas que se define en términos de vulnerabilidad, se encuentran: el desempleo, sobre todo si es de larga duración, la precariedad laboral, la pobreza y la exclusión social, la necesidad de cuidado en situaciones crónicas, y las consecuencias del aumento de la esperanza de vida que crea un nuevo ciclo vital entre los sesenta y cinco años y los ochenta. 
Saúl Meghnagi, El saber profesional Competencias, derechos, democracia, ed. 2018, investigador y teórico social italiano.

Red Mujeres con Cristina 
Déjanos tus comentarios para el debate político 

Para comunicarte con nosotras escribimos a: redmujeresconcristina@gmail.com 
Facebook: Red Mujeres con Cristina

viernes, 9 de noviembre de 2018

Para pensar, debatir, comprender

Fragmentos.


Cómo puede ser que la prensa y los medios de comunicación hayan ignorado lo que pasaba aquí y en otros centros clandestinos de detención a lo largo y a lo ancho del país. Esta es una pregunta que también debe estar en cada sitio de la memoria. Creo sinceramente que hemos forjado una nueva identidad democrática, ya no se es democrático únicamente porque se esté de acuerdo con que haya elecciones libres y sin proscripciones y podamos votar cada dos años; ya no se es democrático únicamente porque pensamos que es bueno redistribuir el ingreso y que la gente tenga buen nivel y calidad de vida, los derechos humanos se han incorporado definitivamente a esta nueva identidad democrática de la que nadie puede renegar, forman parte de nuestra identidad constitutiva. Y cuando hablo de nuestra no hablo desde un espacio político, hablo desde mi condición de argentina, porque es patrimonio de la Nación y orgullo de la patria. A veces me pasa también, muchas veces, porque es natural y es bueno que haya oposición en un país y que por ahí las críticas sean duras, fuertes, estoy acostumbrada porque siempre fue así, la oposición- oficialismo, peronismo-antiperonismo, siempre fue una cosa así, pero cuando veo algunas expresiones aisladas pero poderosas, yo antes pensaba: será por todos los derechos que han conquistado o vuelto a conquistar los trabajadores, será porque de repente ahora los de piel más oscura tienen los mismos derechos, será porque hay matrimonio igualitario.
Cristina Fernández, 25/05/2015

¿Tenemos entonces razones para preocuparnos los argentinos? Sí pero no porque en nuestro país pueda aparecer un fenómeno similar. Nos debemos preocupar por la región, por el destino común de América latina. De ninguna manera porque vaya a surgir un personaje de esas características. En nuestro país, la dictadura dejó una marca brutal en la memoria de los argentinos, muy diferente de la experiencia brasileña y no hay condiciones objetivas para algo similar, para un proyecto donde la centralidad esté en el Ejército. Pero por sobre todas las cosas, en la Argentina no hay lugar para Bolsonaro porque aún hay espacio para la política en la vida cotidiana de la gente. En la cena familiar, en las universidades, en los secundarios y en cada espacio está la Política, incluso para denostarla, para culparla y castigarla. En nuestro país tenemos una capacidad de organización y de gestión de las organizaciones enorme, que da respuestas aún en los momentos de mayor crisis. Y sobre todo tenemos jóvenes que reinventan la política todos los días. No creo que haya que preocuparse porque surja un Bolsonaro pero sí por revalorizar la política y la organización. Por ser estratégicos, inteligentes. Por no caer en las provocaciones, en las maniobras y en las operaciones. Por ser cada día más coherentes, más creíbles y por dejar los grandes discursos ideológicos de lado, para escuchar y construir soluciones para los problemas reales de los compatriotas.
Claudia Neira, “No hay lugar para un Bolsonaro”, Directora Banco Ciudad por la oposición- Dirigente Nuevo Espacio de Participación, 6/11/18

Todo el mundo se cuelga de la sotana del Papa. Es un problema de los argentinos. Primero pensar que somos el ombligo del mundo, y el Papa no tiene otra cosa que hacer que pensar todo el tiempo en nuestras internas (…) Pasan muchas cosas más graves en la Iglesia, y él maneja siempre una prudencia y un silencio que hacen que las cosas se vayan desenvolviendo y, a la larga, salga lo verdadero. No podemos seguir involucrando al Papa en nuestras pequeñeces. Y, encima, hacer de esto grandes noticias o explosiones. Si el Papa se encuentra con Trump, vamos a decir que es liberal; si va a China, vamos a decir que es comunista; si va a Venezuela, es populista; si el Papa va a Marte, vamos a decir que es marciano. A mí, como argentino, católico y obispo, me molesta esta interpretación tan barata de lo que es el Papa, y hasta me causa risa. Es tan burdo (…), el Papa es universal. Tenemos que madurar bastante para poder estar a la altura de la visita del Papa. (…) él no hace propaganda de sus actos, conduce con claridad una Iglesia realmente al servicio de la paz, al servicio de los pobres. Quiere una iglesia que sea madre.
Eduardo García, obispo de San Justo, que acompaña a Francisco en Roma, 24/10/18

Son ellos, claramente, los que tienen el poder de decisión sobre sus vidas y sobre las nuestras. Son ellos los que pueden transformar las cosas. México ha sufrido una transformación, un cambio en los últimos tiempos, y ha sido gracias a los jóvenes. Lo discutí mucho a partir del terremoto de hace un año. Yo viví el del ‘85, que fue terrible, y fue el nacimiento o el resurgimiento de la sociedad civil organizada. Volvió a suceder y volví a decir: son ellos, los jóvenes, quienes tienen el poder para transformar el país. Y las votaciones así lo demostraron, por más que intenten decirnos que no, que había muchos indecisos, qué se yo y qué se cuánto... Ellos salieron y tomaron en sus manos la decisión de lo que sucedería. A ellos les hablo, no para inducirlos ni para convencerlos, sencillamente intentando pasar un poco el mensaje acerca de cómo el libro te cambia, te hace mirar el mundo de una manera distinta. Cuento con algo a mi favor: el embrujo maravilloso de las palabras y del libro como herramienta transformadora y civilizadora.
Benito Taibo, escritor mexicano, 9/09/18

Éramos muy pobres. Tanto, que me gustaba ir al cementerio a visitar la tumba de mi viejo porque en el cementerio había sanitarios como la gente. Pobres, pobres. Yo quería trabajar en la radio de lo que fuera. No quería ascenso social, ni guita. Quería comer todos los días De chico no lo vivía como un problema. Estaba naturalizado. En el pueblo no te dabas cuenta, no había diferencias. Los chicos de las familias de plata iban al mismo colegio que yo, el hijo del escribano venía a casa a jugar y a escuchar música, y yo iba a la de él, y estaba todo bien. Porque en aquel entonces todos teníamos más o menos el mismo nivel intelectual, por decirlo de alguna manera. Había diferencias, por supuesto. Estaban los peronistas, los antiperonistas... Pero éramos amigos, gente sana. Sí. Peronista de aquel primer Perón y de Evita. Después no, me alejé. Recuerdo que Perón pasó por Bragado en la campaña de enero del 46, mis padres lo recibieron alborozados. Mirá: mi viejo tuvo muchos trabajos (…) Y fue él quien me contó del Estatuto del Peón, y de las mejoras que había impulsado Perón hacia los trabajadores. Un montón de gente de campo se enteró que tenía derechos. Mi padre me contaba que algunos peones decían, preocupados: “Esto al patrón no le va a gustar”. Ese es mi peronismo. 
Héctor Larrea, locutor, 28/10/18

Diría que la demanda de orden es hasta cierto punto legítima y que cualquiera puede reaccionar agresivamente si se ve amenazado por el prójimo. Por eso es tan importante que desde el poder y desde los medios no traten de sacar justamente lo peor de cada uno, que es lo que está pasando ahora (…) alientan a que se tome el tipo de medidas antisociales que propone la derecha. Para empezar, detener la prédica del odio que viene desde arriba. Luego, las personas con llegada a la población tienen que tener la responsabilidad de explicar pacientemente y siempre que no existe felicidad individual aislada de la comunidad, que la comunidad no se sostiene sin derechos garantizados para la mayoría y que esos derechos vienen como logros de luchas y reivindicaciones colectivas. Es preciso explicar, porque la gente no lo sabe, que el aguinaldo que tanto le gusta cobrar fue fruto de luchas sindicales. Que puede votar a Macri o a quien quiera porque hubo tremendos conflictos para ampliar la ciudadanía. Que un subsidio por desempleo dinamiza la economía y genera bienestar de muchas más personas, además de quienes los reciben. Que si una huelga gana un aumento del salario mínimo, suben las escalas salariales de todos. El problema es que la ideología de mercado apunta justamente a que no veamos todos estos lazos que nos unen.
Ezequiel Adamovsky, doctor en historia, 16/09/18

Los feminismos irrumpieron en la agenda pública en 2015, desde entonces crecimos en masividad, reivindicaciones y transversalidad. Realizamos tres paros, copamos las calles en decenas de ocasiones y nos volvimos indiscutiblemente uno de los principales emergentes de resistencia a la derecha local e internacional (…) En la actualidad vemos como novedad a los sectores evangélicos convocando a movilizarse contra el aborto y la ESI. Esto no quiere decir que la Iglesia haya cambiado su posición histórica respecto de la moral y la familia patriarcal, pero hoy la figura del Papa Francisco, nos guste más o menos (o nos enfrente con nuevas contradicciones), es de los principales actores globales que discute contra la depredación neoliberal. ¿Esto quiere decir que la Iglesia sea de pronto “buena”? Para nada. ¿Supone que olvidemos las complicidades patriarcales o autoritarias? Tampoco. Pero sí implica asumir que la religiosidad está presente también de manera transversal en todos los sectores sociales (…) Una de las cosas que más molestan en los medios hegemónicos es que seamos un actor político. Clarín publicaba después del último encuentro de mujeres, lesbianas, travestis y trans de Trelew que nos “ideologizamos”. Les perturba que pensemos, elaboremos y hagamos política. Sabemos que si este gobierno consolida su pretensión hegemónica, nosotras somos las más perjudicadas. Si continúan las políticas de deuda y desposesión, desempleo, pérdida de salarios, recorte de presupuesto para políticas públicas, no hay ley de aborto que nos vaya a salvar. ¿Esto supone abonar a la idea de que nuestra lucha por la legalización es una cuestión secundaria? En absoluto. Pero sí supone asumir que ambas peleas van de la mano, que no hay feminismo posible en un contexto de desigualdad y por lo tanto nuestro mayor desafío es resistir organizadas, y ser parte de la opción que logre sacar a Cambiemos del gobierno el año próximo.  
Victoria Freire, “El feminismo tiene que debatir el poder”, Directora del Ogypp, referente feminista de Mala Junta y del Frente Grande, 8/11/18

Red Mujeres con Cristina 
Déjanos tus comentarios para el debate político 

Para comunicarte con nosotras escribimos a: redmujeresconcristina@gmail.com 
Facebook: Red Mujeres con Cristina

viernes, 26 de octubre de 2018

Para pensar, debatir, comprender..

Fragmentos.
Cuando decía que no pensaba dejar las convicciones, algunos lo tacharon de setentista e ideologizado, los que son verdaderamente setentistas e ideologizados son los que quieren retornar a un pasado de los 90, a un pasado de los 70, a un pasado de represión, a un pasado de gobierno sin pueblo, esos son. Y nosotros somos el gobierno de la transformación y el cambio. En estos doce años a él le tocó reconstruir y juntar los pedazos de país que nos habían dejado. Porque no se encontró con un país como me encontré yo en el 2007, él se encontró con pedazos esparcidos, con desesperanza en la sociedad, con escepticismo, con falta de autoestima y Dios sabe que a él lo que le sobraba era voluntad, coraje y decisión para levantar la autoestima de un pueblo que había sido humillado y pisoteado. Y lo hizo, dejando cachos de su vida en el camino también (…) yo no me quejo, ¿saben por qué no me quejo? Porque son las reglas del juego. Cuando venís a transformar el statu quo, cuando venís a cambiar la realidad en favor de las grandes mayorías, no esperes caricias ni aplausos, solamente palos, difamaciones, injurias, mentiras y calumnias. No importa, estamos preparados, nos hemos preparado, tenemos la obligación como dirigentes políticos democráticos, nacionales y populares, de saber que el camino de dirigir un pueblo a una vida mejor tiene sus costos personales.
Cristina Fernández, 25/05/15

El ajuste hará la situación aún más irrespirable en los sectores populares. En las redes se preguntan, muchos con amargura, la razón de que todavía no se hayan producido asonadas populares como la del 19-20 de diciembre del 2001. El gobierno acusa a la oposición de estar preparándola (…) Lo real es que si todavía no se produjo es justamente por la experiencia histórica que dejaron aquellas circunstancias. Herramientas solidarias que comenzaron a aplicarse en aquella época, surgieron inmediatamente ahora en función de esa experiencia. Una inmensa red de comedores populares, movimientos de vecinos y ferias del trueque surgió ahora apenas comenzó a sentirse la crisis. Funcionan con mecanismos de solidaridad entre los mismos vecinos, la antítesis de la meritocracia y el individualismo neoliberal (…) Son las paradojas que resquebrajan la pretendida naturalidad del neoliberalismo. La solidaridad surge como única alternativa frente al saqueo neoliberal, frente a la política de supremacía del más fuerte, frente a la justificación del hambre y la miseria que plantea la idea de que en esta sociedad “cada quien debe tener según el esfuerzo que invirtió”. El macrismo enseñó a sus votantes a despreciar a “los vagos que no trabajan y viven de un plan”. Y ahora depende de ese extendido entramado solidario entre los que menos tienen para no repetir la historia del presidente que huyó de la Rosada en el helicóptero presidencial.
Luis Bruschtein, “Saqueos” periodista, 22/09/18

En Colombia, los líderes sociales se asesinaron sistemáticamente a lo largo de la historia. En ese marco es que fue exterminado un partido político completo, como la Unión Patriótica y tantos otros líderes sociales como el caso de mi padre. Lo que sucede ahora, es que después del acuerdo, los homicidios se volvieron más visibles (…) Si el Estado no está presente, la disputa por la tierra se agravará. Esto solo se soluciona con una presencia integral del Estado, no con presencia armada. Sin el Estado sencillamente la gente va a quedar ahí en medio de un fuego cruzado, que es lo que sucedió siempre (…) Veo que México es la esperanza. También estamos esperando ver qué sucede en Brasil con Lula y aquí mismo en Argentina. Veo con tristeza lo que está sucediendo en Ecuador, ese viraje, sobre todo por haber sido Lenin Moreno quien lo lideró.  En la asunción de Duque estuvieron presentes Mauricio Macri y Peña Nieto, ello muestra que la derecha se están organizando para recuperar su poder y frente a ello nosotros tendremos que ser profundamente creativos. 
María José Pizarro, diputada por la coalición Colombia Humana, 1/09/18

¿Quién es esa jueza para obligar a mi hija a tener un hijo que es producto de una violación, de un embarazo no querido? Se toma atribuciones que no corresponden. Yo soy la madre. Y mi hija tiene derecho a abortar. Lo dice el Código Penal. Estoy segura de que si hubiera sido su hija la decisión hubiera sido distinta. El aborto lo podría haber hecho de forma particular. Si hubiera sabido que íbamos a tener tantas trabas y demoras, no hubiera recurrido a la justicia. Pero yo quiero que se lo haga en un hospital público para resguardar material genético que permita probar la violación.
Aurora Luisa Fuentes, madre de una adolescente de 15 años violada por su padrastro, que reclama un aborto no punible (19.02.2010).

No digo que todas las mujeres sean buenas pero creo que tenemos un sentido mucho más agudo de lo que significa cuidar un país. Lo que pasa es que también entramos al poder bajo unas reglas masculinas, por eso en mi novela El País de las Mujeres hablo de un gobierno de mujeres donde se cambien las reglas (…) La vida laboral no se adaptó a que muchísimas mujeres que trabajan tienen gran responsabilidad en la crianza, faltan mecanismos sociales como guarderías o lugares en los trabajos donde tener a los niños si se enferman. Hay muchas cosas que se podrían hacer. Están habiendo cambios pero es necesario repensar todo el mundo laboral. Creo que la explotación de la mujer en sus diferentes formas es la semilla de todos los males porque esa dominación empieza desde la infancia. Y en relación al poder, la mujer tendría que entrar de otra manera. Es un proceso largo.
Gioconda Belli, ex dirigente del FSLN y escritora nicaragüense, 19/08/18

Cuando nos preguntan ¿cómo hicimos para reunir a todas las barriadas de América latina?, nosotros respondemos ¿cómo habrán hecho para separarnos cuando estamos unidos por la historia, la cultura, la idiosincrasia? (…) una idea que nos precede a todos los militantes, a todas las organizaciones populares, que es la de articular  esa patria grande, esa patria baja, como la llamamos nosotros a esa idiosincrasia latinoamericana que subsiste por debajo de la línea de la pobreza, a pesar del tiempo y a pesar de todo (…) con la certeza inapelable de que nadie se iba a salvar solo y esa premisa se transfirió a todos los barrios de la Capital Federal, no desde una identidad partidaria, sino de una dinámica asamblearia para apuntalar espacios de trabajo corporativo y de educación popular, como estrategia complementaria de las distintas expresiones del campo popular en lo partidario, porque nosotros no veníamos de barrios marxistas o peronistas, sino de barrios pobres con un montón de contradicciones, de desafíos, de obstáculos y de virtudes en común (…) poco a poco se fue articulando con otras experiencias de la región.
Nacho Levy, referente de La Poderosa, 26/07/18

La izquierda tiene que quererse un poco menos y tiene que querer un poco más a sus pueblos (…) Nosotros nos hicimos de izquierda porque le teníamos un profundo amor a nuestros pueblos (…) un revolucionario no vale por sus palabras, un revolucionario no vale por sus proclamas, un revolucionario no vale por los líderes que pone en sus camisetas, un revolucionario vale por la capacidad efectiva, hoy, aquí y ahora, de transformar las cosas en beneficio de quienes más lo necesitan, de recuperar poder para la gente y de restarle poder a los privilegiados. Nosotros nos comprometimos hasta el final con todas las experiencias que fueron capaces de avanzar en la realización de la justicia social, de la soberanía política y de la integración regional en América Latina. No conocemos otro camino para la conquista de una democracia plena, una democracia que no deje a la mitad de su población fuera (…) A las derechas les tenemos que decir que ya era hora de que volvieran alguna vez con los votos y no con los fusiles. A los que decían que no había democracia en los países que estaban en proceso de transformación de emancipación nacional les decimos que aquí está la prueba de que aquí hay democracia, también ellos han podido ganar (…) si la gente sigue votando por los privilegiados el problema no es suyo, es más bien nuestro.
Iñigo Erregón, en Chile, diputado español de Podemos, 22/10/18

Red Mujeres con Cristina 
Déjanos tus comentarios para el debate político 

Para comunicarte con nosotras escribimos a: redmujeresconcristina@gmail.com 
Facebook: Red Mujeres con Cristina

miércoles, 17 de octubre de 2018

Para pensar, debatir, comprender

Fragmentos.

Tenemos que ser muy fuertes los argentinos, muy unidos, porque van a intentar tratar de dividirnos. Cuando hablo de la unidad, no hablo de una unidad de partido, hablo de la unidad nacional, de los argentinos, tenemos miles de cosas para discutir y debatir, pero para defender el futuro contra los que quieren hacernos firmar cualquier cosa, que no cuenten conmigo (…) Mucha gente que resulta beneficiaria, ni ella misma advierte como le vino lo que tiene, una parte será fruto del esfuerzo propio pero piensen también que muchas veces se esforzaron y no obtuvieron nada, lo importante es concientizar al otro sin agresión, sin descalificación, porque mucha gente no puede ver todo lo que recibe todo el santo día, entonces tengamos paciencia, porque las cosas, más temprano que tarde, siempre llegan.
Cristina Fernández, 31/07/14

Las mayores diferencias entre un modelo y el otro es que aquel regulaba los flujos de capitales que entraban y salían del país, imponía condiciones al sector financiero, subsidiaba la producción y la investigación científica, alentaba el consumo popular, administraba las importaciones y, cuando pese a todo ello y en un contexto de enfrentamiento con el poder financiero internacional, con los fondos buitre y el juez Thomas Griesa a la cabeza, la restricción externa se hizo demasiado pesada, también reguló la compra de divisas a través del llamado cepo. La desprolijidad y la arbitrariedad con que lo implementó lo tornaron más intolerable para la reducida porción de argentinos que atesora divisas, con la prensa hegemónica azuzando día y noche por el atentado a la libertad de mercado con la misma alevosía con que ahora oculta los desastres del macrismo, al punto que esta semana ignoró la pérdida de reservas de 1617 millones en un solo día y la disparada del riesgo país a niveles muy superiores a los que existían en diciembre de 2015. Todos aquellos controles preservaron la actividad económica, los niveles de empleo, la cobertura social y el poder adquisitivo de salarios y jubilaciones, con sus más y sus menos. Ahora todo ello es sacrificado sin ninguna contemplación, pero ni siquiera eso -que es lo más importante, la calidad de vida de los argentinos- sirve para ganarse la confianza de los “mercados” como aspira el oficialismo. La teoría del sacrificio permanente para cosechar frutos de bienestar en algún futuro siempre esquivo ha demostrado con dramatismo que solo era un mecanismo de engaño político, a fin de conseguir apoyos para una transformación estructural de la distribución del ingreso en contra de las mayorías populares. Mientras estas no reaccionen y no haya una opción política opositora que las conduzca, el proceso seguirá su curso, como puede observarse en Brasil hace más de dos años desde la destitución de Dilma Rousseff.
David Cufré, “Megacrisis”, periodista, 18/08/18

La utilización del dinero para financiar la política es el azote de la democracia prácticamente en todos lados. Pero no creo mucho en la eficacia de la regulación legal. Se pueden escribir todo tipo de reglas, pero tienen poco efecto. No son eficaces porque los que supuestamente tienen que hacerlas cumplir están sujetos a la misma influencia de dinero como aquellos a los que regulan. La forma más eficaz para equilibrar el juego político es la movilización de las personas con pocos recursos económicos, los sindicatos y las organizaciones de la sociedad civil, como ocurrió en los países escandinavos hasta hace poco.
Adam Przeworski, profesor de la Universidad de Nueva York, politólogo destacado, académico polaco-estadounidense, 8/10/18


El establishment mide a Guedes y a Bolsonaro y los empresarios hablan también con Fernando Haddad. De los que critican en privado a Bolsonaro, pocos repiten sus cuestionamientos en público. Una de las exepciones es Ricardo Semler, empresario, socio de Semco Style Institute, ex profesor visitante en Harvard y fundador de las escuelas Lumiar. Ex vicepresidente de la poderosa Federación de Industriales de San Pablo, Semler escribió una columna en el diario Folha de Sao Paulo con un título provocador: “Hola, compañeros de elite”. Y este subtítulo: “No dejemos que el miedo guíe lo que elegimos”. “Me estremezco cuando oigo que amigos, socios y la mitad de la familia acepta la tesis de que cualquier cosa es mejor que el PT”, dice el texto. “Nosotros los de la elite vivimos detrás de muros, cercados por alambres de púa y vidrios blindados, contratando a los buenitos de las comunidades para protegernos contra los favelados. ¿Acaso es un avance cambiar vigilantes con pistolas por custodios con fusiles? ¿O es mejor aceptar que el país es profundamente injusto y un lugar que da vergüenza mostrarles a nuestros amigos extranjeros?” Semler escribió que no es ni fue afiliado del Partido de los Trabajadores. Pero señaló que Brasil es un país que necesita del gobierno para los que tienen poco, o sea la mayoría de los ciudadanos. Porque la elite sabe defenderse a sí misma. “Después del susto el dólar cae, la Bolsa sube y volvemos a crecer. Yo mismo estoy comenzando tres negocios nuevos este mes.” Y se pregunta: “¿Quién tendrá el coraje, en un almuerzo en la City de Londres, de defender la elección de un capitán simplote, un vice que es general, un economista débil y sediento de poder, nuevos directores militares, con persecución a los gays, sometimiento de las mujeres y distribución de fusiles?”. “Colegas de la elite, recuerden”, dice el párrafo final. Y remata con una exhortación: “No se vota con la bilis”.
Martín Granovsky, “Brasil con o sin b de billis”, periodista, 7/10/18

Creo que el movimiento feminista en América Latina ya no puede ser detenido. En todo el mundo se están exigiendo cambios. Uno de los grandes retos que tenemos en la región es superar el machismo, que sigue teniendo una fuerza tremenda. ¿Cómo es posible que en Argentina no se haya aprobado el aborto siendo que las mujeres van a seguir abortando pero en condiciones peligrosas? Toda esta corriente de cambios lleva a los sectores más conservadores a atrincherarse en unos valores que ya no pueden seguir siendo predominantes en el mundo de hoy. Esos valores se están acabando. Un gran problema de la humanidad es que nos intentaron inculcar que el cuerpo de la mujer es algo pecaminoso y que no tenemos derecho a ser dueñas de nuestros cuerpos. Para que el mundo sea mejor las mujeres tenemos que tener más poder, porque somos más conciliadoras, tenemos una ética del cuidado.
Gioconda Belli, ex dirigente del FSLN y escritora nicaragüense, 19/08/18

Yo creo que tenemos que tener cuidado de juzgar ahora los hechos de entonces. Revolucionar una sociedad política y socialmente es muy difícil; pero más difícil aun es cambiar la cultura. La revolución cultural es mucho más lenta, necesita más tiempo, porque se trata de cambiar lo que tiene la gente adentro de la cabeza, muchas veces de manera inconsciente. En los años 60, estaban intentando hacer la revolución política y social y el machismo estaba en un cuarto plano; algún día lo tratarían. Ellos querían construir el hombre nuevo, pero era un hombre machirulo y viejo. Una compañera militante del Partido Comunista, una señora grande, me decía que leyó mi libro y le daba bronca. Me dijo que mi libro la interpelaba y la ayudaba a repensar cómo se trató a la mujer militante en los años 60 y 70.
Alejandra Slutzky, escritora, 30/07/18

El caso Hotesur pone en debate nuevamente lo que puede y debe hacer un mandatario con sus bienes durante su período de gobierno. La cuestión motiva polémicas con Donald Trump en Estados Unidos, Sebastián Piñera en Chile y con numerosos jefes del ejecutivo en distintos países. El propio juez que instruyó Hotesur, Julián Ercolini, sobreseyó a los Kirchner en 2011 a raíz del alquiler de otro hotel, Los Sauces, al fallecido empresario Juan Carlos Relats, quien también era un adjudicatario de obra pública. Por entonces Ercolini sostuvo que un presidente tiene derecho a administrar sus bienes e incluso se negó a evaluar si el alquiler que pagaba Relats era coincidente con valores de mercado, o sea, que no incluía ninguna coima. El juez consideró que hay “valores de oportunidad”, es decir, que uno puede pagar de más o de menos por razones comerciales. Una postura existente hoy en día es que los presidentes y su familia no deben hacer inversiones ni negocios nuevos, sino administrar lo que ya tenían sin cambios. El debate no se acerca, ni por asomo, a lo que ocurre en la actual administración en la que el Estado le adjudica rutas a una empresa de la familia presidencial y luego la familia presidencial la vende; el Estado aumenta de forma brutal los peajes y la familia presidencial vende su empresa de peajes. Maniobras parecidas, siempre a partir de decisiones del propio gobierno, beneficiaron a jefes de gabinete y ministros. Y ni hablar del caso del Correo donde el Estado intentó firmar un acuerdo insólito con la empresa de la familia presidencial. 
Raúl Kollmann, “Otro procesamiento que ya no sorprende”, periodista, 9/10/18

En la tarea de hacer feliz al pueblo y labrar la grandeza de la Patria, el gobierno debe empezar por equilibrar lo político, lo social y lo económico. Las tiranías oligárquicas comienzan desequilibrando lo político con la revolución; luego, en el gobierno, como un elefante en un bazar, lo destruyen todo. Las consecuencias aparecen pronto. El caos se presenta por desequilibrio, entonces el fin está cercano. Los hombres de las tiranías oligárquicas están siempre "enfermos de pequeñas cosas". Miran unilateralmente y ven sólo un pequeño sector del panorama. Ignoran que el éxito no es parcial ni se elabora solo con aciertos. No saben que el éxito es un conjunto de aciertos y desaciertos, donde los primeros son más que los segundos. Es que las "pequeñas cosas" constituyen los dominios del bruto. La técnica moderna de la propaganda y la guerra psicológica ha puesto en sus manos un nuevo instrumento: la infamia. 
Juan Domingo Perón, “la fuerza es el derecho de las bestias”, Madrid, julio 1957

Red Mujeres con Cristina 
Déjanos tus comentarios para el debate político

Para comunicarte con nosotras escribimos a: redmujeresconcristina@gmail.com 
Facebook: Red Mujeres con Cristina


viernes, 5 de octubre de 2018

Para pensar, debatir, comprender

Fragmentos.

Porque ninguno de ustedes se endeudó, a ninguno de ustedes les consultaron para endeudarse. Y, sin embargo, se tienen que hacer cargo de las consecuencias. A mí tampoco me consultaron, al Congreso tampoco lo consultaron cuando hicieron el megacanje o el blindaje. Ni qué hablar de la deuda de la dictadura cuando, además de dinero, había sangre. Entonces, yo quiero llamar a todos ustedes a redoblar los esfuerzos militantes y, fundamentalmente, a redoblar la convocatoria a la unidad, porque lo peor que nos podría pasar, es que nos dividieran. Porque siempre sobre la división han trabajado los enemigos de adentro y de afuera y no tenemos que permitirlo. Y cuando hablo, quiero que quede claro también, que cuando hablo de la unidad, no hablo de una unidad partidaria, no hablo de una unidad de partido ni de sectores ni de facciones, hablo de la unidad nacional, hablo de la unidad de los argentinos. Tenemos miles de cosas para diferenciarnos, discutir y debatir. Pero para defender el futuro, para defender lo que hemos hecho, para enfrentar a los que pretenden hacernos firmar cualquier cosa, amenazándonos con que se viene el mundo abajo, que no cuenten conmigo para eso.
Cristina Fernández, 31/07/14

[Respecto de los saqueos], vemos una situación muy difícil, pero no vemos un clima social de esa envergadura. La situación económica y social es distinta de la del 2001, somos absolutamente responsables de la situación institucional. Creemos que este gobierno se tiene que ir el 10 de diciembre del año que viene y se tiene que ir con los votos de la gente. Sí vemos una situación social muy grave y una desatención e insensibilidad de parte de los gobiernos nacional y provincial frente a estas situaciones en los ámbitos sociales, sanitarios y laborales donde se anuncian cosas que después no se ven en el territorio. Es una concepción ideológica y de visión del Estado totalmente distinta a la que tenemos nosotros. Son dos formas políticas de enfocar lo que debe ser el Estado. Acá se va a elegir entre dos modelos de país: entre los que estén de acuerdo con este gobierno y todo el sector nuestro, que es el peronismo y todo el campo popular, estamos trabajando para llevar una propuesta conjunta superadora que contemple a todas y todos los argentinos.
Fernando Grey, intendente de Esteban Echeverría y vice del PJ bonaerense, 16/09/18

Hoy se cumplirían 28 años y medio desde que entré a Télam. Soy redactora en la sección de Economía, especializada en telecomunicaciones. Soy de la última camada que entró dando un examen. Pasé todas las gestiones y de algunas que intentaron interceder en el trabajo de la agencia. Pero yo creo que en este caso en particular no es solamente un guadañazo a Télam. Acá hay un guadañazo al estatuto del periodista profesional. Esa es la verdadera persecución ideológica que están implementando con esta acción. No van contra alguien que tiene una filiación política, porque hay compañeros despedidos que están afiliados al PRO. Van por todo, en contra de aquellos periodistas que defendemos la fuente de trabajo.
Andrea Delfino, periodista despedida de Telam, 1/07/18

Montar el andamiaje institucional de la codicia, la desidia y la crueldad es una tarea que Mauricio Macri encaró desde el comienzo de su gobierno con dos decisiones. Una, la transformación de Jujuy en una zona liberada para que Gerardo Morales pudiera encarcelar a Milagro Sala. No es una metáfora (…) [se] sabe por un ex funcionario nacional que pidió reserva de su nombre que en diciembre de 2015 Macri le prometió vía libre a Morales. “Vos dale, Gerardo”, fue una de las frases. La otra decisión inmediata fue la designación de dos miembros de la Corte, Horacio Rosatti y Carlos Rosenkrantz, por decreto de necesidad y urgencia (…) Ahora se le resquebraja el esquema, pero el gobierno fue hábil en lograr una confusión entre la verosimilitud jurídica y la verosimilitud política. No son lo mismo (…) Para que en la Justicia lo verosímil pase todos los exámenes, y pueda llegar al plano de la verdad jurídica, el Estado de Derecho cuenta con una herramienta: el debido proceso. El artículo 18 de la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre dice: “Toda persona gozará de la garantía de concurrir a los tribunales para hacer valer sus derechos y a disponer de un procedimiento sencillo y breve que ampare contra actos de autoridad que violen sus derechos”. La Declaración Universal de Derechos Humanos señala que “toda persona tiene derecho, en condiciones de plena igualdad, a ser oída públicamente por un tribunal independiente e imparcial”. Los dos textos legales son parte de la Constitución desde 1994 (…) Tal vez no habría que descartar que exista el objetivo final de extirpar toda rebeldía como prólogo de eventuales reformas e instalar en el país un régimen de zona liberada en relación con el Derecho Internacional. Igual que en Brasil con la proscripción de Lula, el objetivo en la Argentina sería un Nunca Más al revés: que nunca más a nadie, y menos a una mujer india, se le ocurra reivindicar derechos. Ni siquiera procesales. 
Martín Granovsky, “Macri es el Nunca Más al revés”, periodista, 19/08/18

La lucha por el aborto legal para no morir es un impulso extraordinario por tirar entre millones de personas de la soga para sacar a otros millones de personas del pasado. La reacción, los reaccionarios, ya llegan y se instalan. Con los provida ha llegado un nuevo tipo de violencia que puede volverse compleja y ante el que hay que estar alertas. Porque la inercia del poder siempre ha sido manipular y disciplinar para mantenerse en la captura del presente, y prometer cualquier cosa para el futuro, siempre para más adelante, siempre otro semestre, otra década. La dominación, así, es la manipulación del tiempo: detienen a millones en el pasado y les prometen cosas para el futuro. Mientras tanto, en el presente, que es lo único real, ellos se quedan con todo. El peronismo les resulta repulsivo porque precisamente una de sus premisas es darles dignidad ya, ahora, y permitirles el ingreso no sólo a un sistema sino al tiempo que comparten con el resto de la sociedad (…) Los abortos en el presente no se hacen con perejil. Mueren las que han quedado detenidas, doblemente detenidas en el tiempo ya ido y en la imposibilidad de decidir sobre sus cuerpos. Nunca cuando hay una muerte evitable las cosas son así. En este caso, las cosas podrían ser diferentes si por ejemplo hubiera menos hipócritas y cínicos dedicados a la política y ocupando bancas en el Senado. 
Sandra Russo, “Elizabeth”, escritora, periodista. 18/08/18

Mientras las guerras internacionales, los conflictos internos, la inseguridad, las persecusiones y la violencia en general continúan en el mundo, la cifra total de personas obligadas a escapar de sus lugares de origen sigue aumentando. Según datos difundidos ayer por ACNUR (…) precisó que a fines de 2017 unos 68,5 millones de personas de todo el mundo habían sido obligadas a abandonar sus hogares debido a alguna de las razones mencionadas. Las situaciones más críticas se verificaron en Sud Sudán, la República Democrática del Congo y Bangladesh. Global Trends se publica cada año en ocasión de celebrarse el 20 de junio la Jornada Mundial del refugiado. El informe, precisó la misma agencia, no contiene el análisis de los casos de gente repatriada a la fuerza, del uso de los refugiados como chivos expiatorios, de refugiados encarcelados o privados de la posibilidad de trabajar y de distintos países que se han opuesto incluso al uso de la palabra “refugiado”. Estos casos –varios de los cuales están sucediendo ahora en Europa y particularmente en Italia desde que el derechista y racista Matteo Salvini ocupa el ministerio del Interior– han sido analizados por ACNUR en documentos separados. Pero lo que queda claro gracias a los datos de Global Trends es que el 85 por ciento de los refugiados reside en países en vías de desarrollo, y no en países ricos de Europa o Norte América como muchos creen. Cuatro refugiados de cada cinco se quedan en los países límitrofes al suyo, precisó el informe, y la mayoría de los que escapan son jóvenes. El 53 por ciento son menores de edad y muchas veces viajan sin su familia.
Elena Llorente, “Se trata de reconocer la voz de los refugiados”, periodista, 20/06/18

Pensar la política como acción, aunque sea sin la certeza de tener la razón, es algo que se hace desde los griegos. En los tiempos que corren en un país como la Argentina, pensar la política es darse cuenta que los gobiernos de derecha son normales, disciplinan la sociedad para poder gobernar. Y lo normal, no es lo que nos gusta como personas, sino lo que ocurre, entre muchos y a muchas. Tiene la razón un gran teórico argentino, Vicentico: los caminos de la vida no son como queremos que sean, los gobiernos no son como queremos que sean, la gente corriente no piensa como queremos que piense. Pensar la política es darse cuenta de qué manera lo que proponemos públicamente puede generar acuerdos con quienes no están de acuerdo; hacernos responsables de lo que ocurrirá cuando nos expresamos en público. Por eso, en la Argentina, es una irresponsabilidad decir “que se caiga este gobierno”, el dirigente puede creer que el gobierno “cae”, pero no se fija en los costos, no se hace responsable y, si el gobierno no cae, o cae, los costos los pagan siempre los pobres y los débiles, los explotados y marginales, ellos sufren directamente y, a veces con sus vidas, la represión. Hay que hacerse responsable de los efectos de lo que se dice y hace en política. “No queremos cambiar los hombres, sino las relaciones entre los hombres”, decía Hannah Arendt. Y para ello, no sólo importa tener la razón, sino -y a veces de manera decisiva - parecer que se la tiene.
Eduardo Rojas, charla en el Encuentro del Nodo Federal de la Red Mujeres con Cristina en CABA, docente e investigador UNSAM, 18/03/17

Red Mujeres con Cristina 
Déjanos tus comentarios para el debate político 

Para comunicarte con nosotras escribimos a: redmujeresconcristina@gmail.com 
Facebook: Red Mujeres con Cristina

viernes, 28 de septiembre de 2018

Para pensar, debatir, comprender.

Fragmentos.

Si no hay igualdad tampoco hay libertad. Si yo no puedo decidir qué vida voy a tener, si voy a ser condenada solo por ser pobre, si no voy a tener educación porque mis padres no pueden pagarla, si no voy a tener salud porque no puedo pagar un médico, no hay libertad, aunque se vote cada dos años. Libertad hay cuando cada uno puede elegir su vida, la que quiere tener y eso es lo que siempre quisimos, tener mucha libertad y mucha igualdad (…) este proyecto de nación, de país, de sociedad que hemos querido darle libertad, yo no recuerdo, a ver si ustedes recuerdan alguna otra etapa de nuestra vida institucional donde haya habido tanta libertad para todos, para los de abajo, para los del medio, para los de arriba, para que cada uno pueda decir y hacer algunas veces cosas que no debieran ni decir ni hacer, pero tener el derecho a hacerlas y decirlas y que nadie por ello los castigue. Y aunque todavía nos falta mucho para la gran equidad y la gran igualdad, creo que hemos avanzado y mucho, y seguimos avanzando. Claro, cuanto más se avanza en la equidad y en la igualdad, es cuando muchas veces más se ataca, porque hay que distribuir las cosas un poco mejor y entonces algunos pueden sentirse afectados. Yo pienso que tendrían que reflexionar, sé que van a reflexionar en algún momento, porque hay un mundo que está cambiando y está demostrado que cuando hay cosas que unos pocos tienen tanto y cuando la mayoría no tiene nada, no duran mucho tiempo, porque hay momentos en que las sociedades se terminan rebelando contra esas cosas. 
Cristina Fernández, 16/12/2010

Es evidente que el presidente desconoce que la III Conferencia Regional de Educación Superior de América Latina y el Caribe (CRES), que coorganizó el propio gobierno nacional a través de la Secretaría de Políticas Universitarias junto con el CIN, la Universidad Nacional de Córdoba y la UNESCO, reafirmó en el mes de junio de este año en la ciudad de Córdoba, “el postulado de la educación superior como un bien público social, un derecho humano y universal y un deber de los Estados”. Y no sólo eso. La Conferencia expresó en el preámbulo de su declaración final que “estos principios se fundan en la convicción profunda de que el acceso, uso y democratización del conocimiento es un bien social, colectivo y estratégico esencial para poder garantizar los derechos humanos básicos e imprescindibles para el buen vivir de nuestros pueblos, la construcción de una ciudadanía plena, la emancipación social y la integración regional solidaria latinoamericana y caribeña”. A cien años de la Reforma Universitaria no se puede seguir sosteniendo que la universidad es un privilegio. La universidad, señor presidente, es un derecho de los individuos y de la sociedad. Cuenta Ud. con nuestra disposición para generar las políticas necesarias que lo garanticen. 
Gabriela Diker, “La universidad es un derecho, no un privilegio”, rectora de la Universidad Nacional de General Sarmiento (UNGS), 23/07/18

El voto es complejo de saber por qué se da (…) Esto que dice Bullrich de que hay que aprender a vivir en la incertidumbre después se te viene en contra. Es, por ejemplo, la incertidumbre que deben tener los del ARA San Juan, o los jubilados (y muchos de ellos los votaron). Después, sabemos quiénes son: un gobierno de ricos que trabaja para su clase social y los que tienen que hacer el sacrificio son siempre los mismos, los que están acostumbrados a hacerlo. Mientras tanto, hay un relato, una narrativa que le dice a esos sectores: “Vos podés construirte a vos mismo, podés ser tu propia empresa, podés emprender un proyecto. No esperes nada del Estado (…) Un deseo que después no se cumple porque con esta política económica la mitad de la gente queda afuera.
Diego Capusotto, actor, 3/01/18

Más allá de que han transcurrido quince años y las sociedades han tenido que enfrentar ataques terroristas, nuevos virus y enfermedades, catástrofes ecológicas, incertidumbres económicas y el resurgimiento del autoritarismo, parece que la última década no ha hecho más que acentuar la “nueva era de la angustia”. A los viejos dilemas del sujeto que se relacionan con la cuestión de encajar en un medio determinado, se agrega la presión de “sé tú mismo”, de tomarse a uno mismo como objeto de su propia creación, un imperativo que para Salecl contribuye a generar sensaciones de culpa y angustia, de falta de adecuación, “efectos colaterales de la ideología de las opciones infinitas” (…) “Ha habido debates luego de que el país se independizó a principios de los ‘90. La iglesia y los partidos de derecha quisieron prohibir el aborto, pero no tuvieron éxito porque las personas están acostumbradas a que el aborto sea legal, incluso las personas que son religiosas no se oponen al aborto. Por suerte, el aborto no ha sido un problema político en Eslovenia y lo cubren los seguros médicos, así que no hay que pagar por el aborto, algo que los partidos de derecha siempre quieren cambiar cuando insisten en que las mujeres deben pagar por los abortos y los anticonceptivos. Pero no tienen éxito porque la gran mayoría de las personas apoyan el aborto de manera completa. El aborto es un derecho humano esencial para las mujeres y se crean divisiones económicas enormes cuando está prohibido porque pone en peligro la vida de las mujeres, en especial la vida de las mujeres pobres. Las mujeres ricas siempre abortan, aun cuando esté prohibido por la ley”, agrega la filósofa eslovena.
Silvina Friera, “La angustia es un sentimiento necesario para el ser humano”, periodista, entrevista a Renata Salecl, filósofa y socióloga eslovena, 16/08/18

Corría la sesión legislativa del 27 de marzo de 1910 cuando el diputado del Partido Autonomista Nacional, Lucas Ayarragaray, entretuvo a los presentes con el siguiente concepto: "Este país, que en su población ya tiene elementos étnicos bien inferiores, debe precaverse trayendo elementos de orden superior. Para ello resulta necesario seleccionar la corriente inmigratoria con la idea de incorporar elementos sanos, y poder así tener una raza futura bien construida". A casi once décadas de semejante proclama civilizatoria, recrudecen en Argentina los embates xenófobos del Estado. Pero se trata de una práctica que, en ocasiones, a sus hacedores se les escapa de las manos. Lo prueba el embarazoso episodio desatado el último miércoles por un simple operativo de rutina: la represión a un grupo de vendedores ambulantes senegaleses. El asunto siguió con la cacería de integrantes de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), quienes reclamaban ante la Comisaría 38ª la libertad de los primeros (…) Tales dos extremos temporales del racismo autóctono sugieren que ese trastorno ideológico sobrevuela la historia nacional como un fantasma apenas disimulado. Aunque con sus propios matices.
Ricardo Ragendorfer, “La xenofobia como signo del derrumbe”, periodista, 23/09/18

El PT tiene al líder más grande del Brasil. Sería muy pretencioso de mi parte querer agregarle algo a Lula, sin embargo sí creo que mi candidatura ilustra el deseo de las mujeres por no quedar afuera de la política. Creo que es importante también nosotras, las mujeres de izquierda, tengamos el derecho a ocupar nuestro espacio. Entonces no es sólo lo que los comunistas le agregan al PT, sino también lo que nosotras las mujeres y la juventud tenemos para decir. Nosotros tenemos que dar el debate de las desigualdades estructurales, por ejemplo, la región del sur es más rica que la del nordeste y hay diferencias no solo económicas sino de raza y género. Entonces creo que estos son los debates que se vienen ahora, además tenemos que poner en claro que la gente en la calle y que la gente participando es imprescindible para los cambios que se vienen (…) fui militante por muchos años creyendo que eso no era un tema muy central, sino que los temas económicos eran los importantes y el feminismo era un tema más periférico (…) Con el tiempo, la vida me fue demostrando que estaba equivocada. Muchas veces el ser mujer me perjudicó en la política, siempre lo leí en clave feminista pero hace poco tiempo que tenemos espacio para hablarlo entre las mujeres y reconocernos entre nosotras. Hace doce años cuando fui la parlamentaria más joven y más votada del país, la gente decía que yo era una mujer hermosa y yo contestaba que no, que estaba en la lucha, que estaba con los estudiantes y ellos me contestaban: “¡Ay, que aburrida que sos! ¿por qué no aceptas que sos hermosa?”; pero yo les decía que no es que acepto o no acepto, es que la discusión es otra. La realidad cambió y hoy tenemos más espacios para hablar. Las mujeres hemos creado el espacio, entre nosotras y para la sociedad. 
Manuela D´Avila, candidata a vicepresidenta de Brasil en la lista del PT de Lula, 13/08/18 

El documental muestra la imagen del peronismo militante, una imagen de lucha, resistencia y triunfos, sobre todo a favor de los más humildes. Después de haber guardado el material por más de cuarenta años, el objetivo de realizar la película fue no dejar la memoria subordinada al olvido. El peronismo es el único movimiento popular que subsiste en Latinoamérica, a pesar de sus contradicciones (…) hay que recuperar una palabra casi sagrada del peronismo, que es la lealtad. La lealtad es la coherencia de algunos dirigentes. Por eso, el trabajo está destinado a toda la militancia peronista, y muestra a un pueblo unido cada vez que la historia lo exigió. Hoy, más que nunca, tienen que ser los nuevos militantes los que deben tomar el bastón de mando y reafirmar que la lucha continúa.
Jorge Gusmán, director de la película La lucha continúa, 7/09/18

Red Mujeres con Cristina 
Déjanos tus comentarios para el debate político 

Para comunicarte con nosotras escribimos a: redmujeresconcristina@gmail.com 
Facebook: Red Mujeres con Cristina

viernes, 21 de septiembre de 2018

Para pensar, debatir, comprender.

Fragmentos.

Para que se entienda, como lo reconoce expresamente V.S., “nos encontramos frente a una situación inédita, en tanto la convocatoria es el resultado de una decisión del Tribunal revisor” y no del magistrado que tiene a cargo la instrucción de esta causa desde su inicio, único habilitado por la ley procesal para adoptar tal temperamento. Ante esta grave irregularidad -una más en la larga persecución a la que vengo siendo sometida desde hace dos años y ocho meses- a través de mi defensa he dejado constancia de ello interponiendo un recurso de casación en contra de la resolución inválida dictada por la Cámara y recusé a los jueces que la firmaron, por carecer de toda imparcialidad frente al caso. En suma, una vez más, me encuentro frente a jueces que carecen del atributo básico para ejercer la jurisdicción y desarrollan en mi contra lo que se denomina un “proceso ofensivo” en el cual, como señala Beccaría en su reconocida obra De los delitos y de las penas, en lugar de buscarse de manera imparcial la verdad se convierte al imputado en un enemigo, sin que las pruebas o la ley constituyan freno alguno para tal impulso.  
2. Sin embargo, lo que resulta aún más grave es que se me cita a prestar declaración indagatoria sin que exista ningún estado de sospecha sobre la comisión de algún delito que me pueda ser atribuido.
Cristina Fernández, escrito presentado antes el juez Casanello, 18/09/18

Casualmente mi día del jueves, antes de la marcha, el agua y el frío, había comenzado temprano con una reunión con un colega que enseña en una universidad británica con el que compartimos un proyecto de investigación. Inevitablemente conversamos sobre el contexto local. Según me contó, también en Gran Bretaña las y los docentes están en dificultades. También allí en 61 universidades debieron marchar este año a una inédita huelga de 14 días para frenar un proyecto de recorte en sus pensiones. El espejo británico nos muestra la imagen de lo que está en juego, de lo que podría ser nuestro futuro si visiones como las que plantea la derecha se abren camino.  Allí el sistema universitario se viene orientando desde hace tiempo según una lógica mercantil (…) Pero sin dudas es hacia allí hacia donde nuestra derecha local quisiera llevarnos. En esto y en todo. Margaret Thatcher, ícono del neoliberalismo, nos dejó una frase bien reveladora: “La economía es el método: el objetivo es cambiar el corazón y el alma de la nación”. No es casual que Argentina tenga un sistema universitario tan peculiar y que lo defienda con uñas y dientes. Si algo caracteriza nuestra sociedad desordenada, inestable y caótica son sus valores igualitaristas, su rechazo visceral frente a las formas de apartheid de clase que genera el mercado. No queremos que las universidades lo apuntalen. No queremos que también ellas se sumen a la generación de esa cultura fatalmente chata y vacía que queda cuando todo se orienta al éxito económico individual y a la valorización del capital. Ni más ni menos que eso es lo que está en juego. Por eso, también, fue que el jueves colmamos las calles. 
Ezequiel Adamovsky, “Cuánto vale pasar un día en una facultad”, historiador UMSAM, setiembre 2018   

Hugo es transformador para el actor y el público. Cuando conectás con ese material conectás con la vida, la alegría, el respeto, la solidaridad, el mirar al de al lado, ponerte en el lugar de otro. Valores que nos han enseñado a todos en nuestras casas (…) He transitado mucho la tele y la critico mucho en cuanto a los materiales. Como vehículo es fantástico. El problema no está en los objetos sino en el uso. Se los digo a mis hijos copados con las pantallas o a mi papá que se pelea con los celulares. Estoy con las dos generaciones. Cuando lo conocí a Hugo, yo tenía veintipico, estaba muy en la danza. Empecé con él en la tele. Fue muy importante. Yo tenía experiencia como bailarina en televisión pero esto tenía otro peso. Fue como una graduación (…) En el momento en que me encontró, me estaba despertando a todo. A lo que le pasa al de al lado, a la sociedad, a leer un libro. Me educó en la manera de mirar la realidad. Hice una especie de curso acelerado de comprensión social y política. Coincido en que los chicos no han cambiado. Pero sí pienso que los famosos millennials nacieron sin miedo. En este sentido, me emocionó lo que pasó con la lucha por la legalización del aborto, cómo se hicieron cargo les chiques.
Daniela Fernández, actriz, refiere a Hugo Midón, 15/09/18

Hay una decisión política de imponer miedo para ahogar una reacción popular que se ve venir a corto plazo y ya se siente en las calles: miedo a perder el trabajo, a no poder sobrevivir, ni estudiar ni curarse, que a mi juicio incluye el temor a enterarse de una destrucción programada del país para saquear nuestros recursos naturales. El ciudadano medio que mira TN o escucha Cadena 3 no quiere enterarse de nada que pueda quitarle el sueño. Es penoso percibir la destrucción de la conciencia política en lo que llamamos “clase media”, que no ocurre en las capas sociales bajas que no vacilan en reclamar sus derechos en la calle. Pienso que la creación de un “enemigo interior” forma parte de una estrategia para exhibir como peligrosas la militancia y la solidaridad.  En Año 1000, año 2000. La huella de nuestros miedos Georges Duby aporta que de la edad media nos vienen y perduran el miedo a la miseria y a las epidemias –la peste, el Sida–, que siempre hubo desprecio por los pobres y segregación a los suburbios. También siempre hubo chivos expiatorios, los judíos, los homosexuales. En tiempos de la Guerra Fría se implantó fuertemente el miedo a una invasión extraterrestre y al comunismo. El miedo es inherente a la condición humana, a su fragilidad y a la dependencia social entre unos y otros. Creo que uno de los peores miedos de la actualidad para quienes tenemos conciencia de ella, es a la intromisión tecnológica que devasta nuestra intimidad y nos deja expuestos y debilitados para el disciplinamiento.
Fernando López, ex juez y escritor cordobés, creador del Encuentro Internacional de Literatura Negra y Policial Córdoba Mata, 15/09/18 

Durante tiempos de la dictadura fue mucho más fácil traficar niños al extranjero. A las madres les decían que sus hijos fallecían, pero, como no se los mostraban, reclamaban y les decían ‘quedate callada’ o ‘te vamos a llevar presa’. Entonces, era más fácil por la misma represión del sistema y, además, por el poco control de la salida de los niños del país. Chile era una máquina de producir niños. Ya sea que pertenecían a un estrato socioeconómico bajo, o por la edad, es decir, que eran madres adolescentes (...) Además, dentro de la dictadura la red de tráfico de niños que estaba formada -además de por médicos y enfermeras- por asistentes sociales, jueces, abogados que tenían acceso a los tribunales y al registro civil. Todo lo que es del Estado, del sistema público. Se robaron niños en los hospitales públicos. Por eso es un problema de Estado.
Marisol Rodríguez, portavoz de la Red Hijos y Madres del Silencio de Chile, 11/09/18

Si tenemos el honor de que las Madres de Plaza de Mayo han tenido el peso y el desarrollo no solamente en la Argentina sino que han trascendido a un nivel universal, fue porque no entraron en la venganza. Fue lo que hizo que ellas pudieran tener la grandeza y la iluminación de haber seguido desarrollando una función, una formación, una estructura para que quede un registro de esto. La venganza queda en el hecho individual de vengar una situación personal. La generación de estructura funcionante queda como un registro que le sirve al resto de la humanidad. La grandeza que tiene el grupo de las Madres es esta. No sé cuánto se lo propusieron en forma individual ni si las condiciones se les fueron dando para que esto funcionara de esta manera. Y lo pongo a modo de ejemplo. Yo creo que la reparación reconcilia con el conjunto, repara el lazo social.
Nilda Rodríguez Rafaelli, psicóloga, 16/08/18

Hay que tomarse en serio la insubordinación de los privilegiados y ser capaces de entender cómo han hecho para conquistar mayorías, para construir mayorías políticas sólidas (…) Hay siempre una parte de verdad en el adversario, una parte de verdad que queremos combatir, pero nos la tenemos que tomar en serio. No existe falsa conciencia o falsos intereses de gente que tiene unos intereses pero que votan por otros. En política existen proyectos, horizontes, objetivos o identidades que son capaces de fundar mayorías que giran el rumbo de los países en un sentido o en otro. Los intereses no están dados esperando que alguien los represente, hay que dar batallas políticas (…) Ninguna acumulación de infamias, desvergüenzas, canalladas y atropellos va a sustituir la construcción de una alternativa posible que haga que quienes están indignados, hartos, resignados o tristes vean que tienen a su disposición la posibilidad o la alternativa de un orden nuevo.
Iñigo Errejón, dirigente joven del partido Podemos, España, en el Foro para la Construcción de una Mayoría Popular, 26/8/2017 en Bs As

Red Mujeres con Cristina 
Déjanos tus comentarios para el debate político

Para comunicarte con nosotras escribimos a: redmujeresconcristina@gmail.com 
Facebook: Red Mujeres con Cristina


discusión política nodo Rosario