aqui estamos!

aqui estamos!

"NADIE PUEDE SER FELIZ SIN PARTICIPAR EN LA FELICIDAD PÚBLICA, NADIE PUEDE SER LIBRE SIN LA EXPERIENCIA DE LA LIBERTAD PÚBLICA, Y NADIE, FINALMENTE, PUEDE SER FELIZ O LIBRE SIN IMPLICARSE Y FORMAR PARTE DEL PODER POLÍTICO"

HANNA ARENDT

"LO IMPORTANTE ES QUE PODAMOS DISCUTIR, RAZONAR Y ENTONCES, NO HACER SOLAMENTE EJERCICIO POLITICO DE OPOSICIÓN, SINO ESCENCIALMENTE TRABAJAR POR LOS INTERESES DE NUESTROS REPRESENTADOS"

CRISTINA FERNANDEZ

viernes, 15 de febrero de 2019

Para pensar, debatir, comprender

Fragmentos.

Yo siempre pensé que la política, que la gestión no se construyen en un set de TV. Siempre fui una mujer con fuertes compromisos y vocaciones y desaciertos pero por sobre todas las cosas convencida de que la palabra, la voluntad, la conducta, el trabajo, la coherencia eran lo que valían. Y también me planteé entonces si era posible en épocas de la posverdad, de la posmodernidad, si era posible ganar una elección sin pisar un set de TV, y lo hicimos. Y la verdad que no es nada en contra de la TV, al contrario, es una industria importante, da trabajo a la gente, genera contenidos, no es una crítica a la TV, es una crítica a los políticos, no es una crítica ni a los periodistas, ni a los medios ni a los canales de TV. Ellos siempre quieren el espectáculo, es natural, el problema es considerar a la política como un espectáculo y no como una construcción social e institucional.  
Cristina Fernández, 31/08/17

Hablar de crisis cíclicas en general remite a la dinámica de la economía capitalista. En el caso de la actual crisis yo no hablaría de un declive propio de ese devenir cíclico, como la que sufrimos en 2001, sino de algo generado por la voluntad de un gobierno de cambiar el régimen económico. No estamos hoy frente a una crisis que produce una transformación del régimen económico, sino ante la voluntad de transformar el régimen económico poniéndolo en crisis. La salida que se produce en los 90, durante el menemismo, con la política de privatizaciones y la convertibilidad, esa fue una transformación que vino después de la crisis de hiperinflación. En los años del kirchnerismo las transformaciones vinieron después de la crisis del 2001. El gobierno de Cambiemos llega sin una crisis. Lo que hace es generar la crisis para poder cambiar el régimen
Alexandre Roig, sociólogo, Secretario Académico de la Universidad de San Martín, 10/2/2019

Porque de los poetas de los sesenta, Negro es el que tiene una visión social más amplia, más profunda y visceral. Y porque sus textos plantean un problema pero también una solución (…) “Nadie se salva solo en este barco / si no se salva el barco con nosotros / si nos hundimos todos en el charco / que nadie piense que se ahogarán los otros”. El tipo te está dando una salida. Te está diciendo «juntate, no creas que la salida es individual». A ver, yo nací en un conventillo de Azcuénaga y Rivadavia en 1955 y no puedo entender que le estén achacando al peronismo setenta años de no sé qué, porque fue el único movimiento que juntó, que vio en concreto que la salida no era individual. Eso de los últimos setenta años es una gran falacia, porque desde el 55´ hasta acá hubo más gobiernos militares o radicales que peronistas. Insólito.
Carlos Varela, cantor, actor y productor, 18/01/19

De la Coalición Cívica me fui porque vi como inminente la alianza con Macri. Los empresarios para mí siempre fueron un límite, deberían estar fuera de la política. El país no es una empresa y yo viví al macrismo en la Ciudad de Buenos Aires, donde destrozaron todas las cuestiones interesantes que tenía (…) En la Ciudad comencé a trabajar con el partido de Alberto Fernández, donde nos encontramos con problemas dentro del Frente Renovador. Creo que “la ancha avenida del medio” fue una propuesta fallida y no respondía a las necesidades de la gente (…) Lo que pido a la oposición es que deponga un tema personalista y tengamos la capacidad de construir ejes de acción, un programa que le dé entidad a la oposición (…) Queremos producción, inclusión social para los abuelos, los chicos, los que menos tienen. La democracia tiene una deuda con la pobreza, siempre oscilamos entre un 25 o 30 por ciento de gente que está por afuera del sistema (…) Lo dice alguien que nunca fue kirchnerista: cada vez que Cristina iba al Congreso yo me levantaba y le preguntaba a los gritos por las víctimas de trata. He sido muy crítica. Pero después de la experiencia que uno tiene con el macrismo, me doy cuenta que uno se hace kirchnerista, o al menos parecés. Con Néstor Kirchner hubo una concertación y un esfuerzo muy grande porque el peronismo fuera un movimiento de inclusión de distintas propuestas políticas (…) Lo que no pude ver del kirchnerismo en ese momento, y tuve que hacer todo un recorrido, hoy lo valoro.
Fernanda Gil Lozano, parlamentaria del Mercosur y ex diputada, 19/01/19

Voy a señalar esto: la causa cuadernos nunca tuvo los cuadernos. Solo unas imágenes digitalizadas y certificadas. Hoy salió una nota con audios, fotos, vídeos y los principales medios guardan silencio y no dicen nada. Más allá de todo, que vergüenza tan grande.
Graciana Peñafort, abogada del ex canciller Héctor Timerman, 9/02719

Hay cosas del peronismo que reivindico. Me pondría incluso una remera de Keynes. Sin profundizar tanto, me parece que, para países como el nuestro, sistemas socio económicos de producción, de mercado interno, de consumo, de PyMes que dan trabajo, es posible y necesario. Yo lo veía: en el año 2014 salía de la radio y tenía 3 o 4 muchachos esperando en la vereda porque querían anunciar en el programa. Eran dueños de pequeñas empresas y fábricas que, me contaban, habían crecido y tenían 7 o 15 empleados y les iba bien. Eso es la economía. No es tan complicado. Creo en un sistema de distribución sencillo, en donde la gente pueda tener trabajo y dinero en el bolsillo para poder gastar, en el que si hay que emitir un poquito se emite, si hay que tener un poco de inflación también (...) El kirchnerismo pasó y nos dicen que dejó todo roto y que se llevaron dos PBI... No sé. Hoy, Latinoamérica parece tener economías más o menos sanas para lo que se puede pretender en esta región, por lo cual aquél sistema económico de lo que se llamó la “Patria grande”, con gobiernos integrados hasta amistosamente, no parece haber sido tan desastroso. Basta ver el Ecuador que dejó Correa, la Bolivia actual con Evo, hasta el Brasil de Lula... ¿Era tan malo aquello? Yo no tengo ningún prurito ideológico: si a mí me demuestran que el liberalismo le mejora la vida a la gente, lo abrazo sin problemas, pero a lo largo de mis casi 59 años nunca pude ser testigo de eso en Argentina
  Beto Casella, periodista y animador televisivo, 10/2/2019

Para nosotras el grupo es una posición política. No fue pensado de antemano; nos empezó a pasar con la praxis. Tanto en el teatro como en la política, nos formaron con la creencia de que siempre hace falta un líder y que las cosas, cuando las decidimos entre todos, no funcionan. Me acuerdo que en la contratapa del libro en que publicamos nuestras obras (Entropía, 2015), Spregelburd escribió: “Una vez más el teatro le enseña algo a la política”. No digo que tengamos ese lugar, pero sí la idea de resistir aquella creencia. Durante años sentíamos que no éramos tomadas demasiado en serio por nuestra manera de trabajar, por no contar con un autor o director. Necesitábamos una demostración de que existía público (…) Y el público ve a un grupo cuando ve la obra. El gran atractivo es la maquinaria grupal. Vivir esa experiencia como público tampoco es común  (…) Eso es algo que pudo ser posible entre mujeres. No me animo a decir que entre hombres no lo es, pero sí que fue posible entre mujeres (…) No queríamos confirmar lo que ya sabemos y hacer unos hombres machistas que no reflexionan sobre su machismo (…) Al meternos en el mundo de esos tipos, empezaban a aparecer hombres que también son víctimas, que por sus condiciones laborales están sometidos a sobreactuar su masculinidad para sobrevivir. El patriarcado hace mierda a hombres y mujeres, y la decisión de que sean trabajadores no fue menor.
Laura Paredes, actriz representando un hombre en una obra de teatro, 14/02/19

No creo que nos falten ideales. Estamos rodeados de gente que quiere salvar el planeta, que va a curar a heridos a la otra punta del mundo, que sirve comidas a los refugiados, que lucha por restituir la vida en los barrios desheredados. Hoy muchas más personas que se entregan de las que había en mi época. No nos faltan ideales, nos faltan subjetivaciones colectivas. Un ideal es lo que incita a alguien a hacerse cargo de los otros. Una subjetivación colectiva es lo que hace que todas estas personas, juntas, constituyan un pueblo
  Jaques Ranciere, 10/4/2016 

Red Mujeres con Cristina 
Déjanos tus comentarios para el debate político 
Para comunicarte con nosotras escribimos a: redmujeresconcristina@gmail.com 
Facebook: Red Mujeres con Cristina

viernes, 1 de febrero de 2019

Para pensar, debatir, comprender.

Fragmentos.

Este neoliberalismo ha servido para romper los lazos de solidaridad, pero fundamentalmente para que la gente no pueda identificar adecuadamente lo que le conviene en materia de gobierno y de políticas gubernamentales (…) Acá se le aseguró a todos los trabajadores argentinos que no iban a pagar ganancias. A los comerciantes que no iba a aumentar la presión tributaria. Acá no se dijo que se iba a eliminar la movilidad jubilatoria. Es muy diferente a lo qué pasó en Brasil (…) Debemos acuñar una nueva categoría de frente social, cívico, patriótico, en el cual se agrupen todos los sectores que son agredidos por las políticas del neoliberalismo. Que no es de derecha ni de izquierda (…) La falta de trabajo debe ser buscada no en los inmigrantes, sino en las políticas públicas que se han implementado. Cuando se agota la argumentación del capitalismo comienzan a surgir los movimientos de extrema derecha que tratan de justificar los problemas encontrando culpables. Debiera plantearse el capitalismo qué clase de capitalismo es este, que es malo consumir.
Cristina Fernández, 19(11/18

Habitualmente se mencionan "condiciones", "cualidades", "atributos" que deberían exhibir las/los Candidatos, pero esas cualidades las pueden portar muchas. Lo importante, es la capacidad política para interpretar las aspiraciones del pueblo e ir pensando cuánto de ello tenemos en cuenta a la hora de asumir compromisos políticos.
Rosi Muñoz, integrante de la Red Mujeres con Cristina del Nodo Mendoza y Nodo Federal, 21/01/19

En un momento Osvaldo Soriano le hace decir a un personaje aquella frase que escuchamos tanto: "Yo no me meto en política, soy peronista". Hoy, la frase es al revés: "Yo no me meto en política, no soy peronista". Se supone que el que hace política es el peronista. Hoy, mucha gente se jacta de que no tiene ideología, es como una virtud. Es un individuo casi victimizado, que hace lo que tiene que hacer. Como si dijera: "yo no tengo riñones". Hay como una aceptación de un orden de cosas, que hay que cumplir y ya. Entonces, cuando aparece peronismo tiene que andar explicando todo. Si tiene sectores de derecha o de izquierda. Como si eso no pasara en cualquier otro espacio político. El peronismo aparece como el lugar de todos los defectos. Y el peronista disfruta de ese lugar incómodo. El peronista tiene un costado punk. Disfruta de eso de meter las patas en la fuente. A pesar de que el peronismo tuvo sus planes quinquenales, la planificación, una mirada sobre el orden, se lo ve como algo pasional. Y al peronista le gusta verse así. Y se da que cuando el peronismo no molesta, no es interesante. El menemismo hizo muchas cosas que estos papafritas no se animarían a hacer. Como reprimir un alzamiento militar o terminar con conscripción. Solo un peronismo pudo hacer algo tan osado como el menemismo. El peronismo es tan irrespetuoso que a veces no respeta ni a su propia historia (…) El peronista tiene eso del punk, goza con molestar, con ser incómodo. Goza en que el burgués se asuste un poco. Disfruta de esa mezcla de miedo y odio que a veces provoca. Y no es solo el peronista de clase baja el que molesta. También el de clase media alta, el ilustrado. ¿Por qué este hijo de puta se nos hizo peronista? Hay como una traición de clase. Aún con sus sectores conservadores, el peronismo molesta. 
Pedro Saborido, guionista y escritor, co-equiper de Diego Capusotto, 20/01/19

El de las cloacas con Roousselot. El condenado por contrabandista de autopartes. El que quebró al Correo Argentino. El de las escuchas ilegales. El que fugó U$$ 112 millones antes de devaluar. El que figura en Panamá Papers. Anuncia #LeyDeExtincionDeDominio. Increíble.
Victoria Tolosa Paz, concejala FPV, en La Plata, 22/01/19

Es fácil decir “el que las hace las paga”, y al mismo tiempo aprovechar su cargo de presidente de la Nación para intentar que sus empresas no paguen la deuda por más de 70 mil millones de pesos que tienen con el Estado por el negociado del Correo. Fue en el discurso cortito que dio para anunciar que había sancionado por decreto la confiscación de los bienes de quienes hayan sido acusados por narcotráfico o corrupción (…) “El que las hace las paga” es una frase hueca para el gobierno que blanqueó capitales negros de sus familiares y amigos y que trató de no pagar las deudas de sus empresas con el Estado. Pero también es una frase peligrosa porque confirma que Cambiemos puede convertir la campaña electoral de este año en una cacería de brujas contra sus opositores.
Luis Bruschtein, “Igual que la inflación”, periodista, 22/01/19

Coincidimos en los objetivos fundamentales que son en primer lugar defender a la provincia de La Pampa y en segundo lugar lograr una unidad para poder enfrentar al gobierno nacional. Nosotros como provincia nos hemos sentido muy discriminados por este Gobierno y hemos tenido que hacer frente a la gestión del gobierno provincial con presupuestos propios. Es una provincia que no tiene deudas, (…) Ojalá esto pueda replicarse a nivel nacional, el [ex gobernador pampeano, Rubén] Marín es el secretario de Acción Política en el PJ y está trabajando arduamente con el presidente [José Luis] Gioja. Ojalá se puedan dejar de lado las diferencias y unirnos en lo que nos preocupa, que es la economía que está cada vez más difícil porque seguramente va a costar mucho tiempo reflotar a este país después de los que estamos pasando. La Banca de la Mujer es casi única en el mundo. Está constituida por todas las mujeres que integramos el Senado. A pesar de que la ley sobre el aborto no salió, nosotras no nos consideramos derrotadas. Creemos que no alcanzó para tener los votos, pero sí alcanzó para visibilizar una problemática que preocupa a gran parte de la población (…) Argentina tiene muy buena legislación sobre estos temas, la cuestión es quién controla el cumplimiento de las leyes (…) En principio nos solidarizamos con las mujeres que han sido abusadas o acosadas, con las que están prostituidas y con las que están explotadas. Hicimos un comunicado apoyado por todas mujeres del Senado, en el que recalcamos que no es no, y el “no es no” debe ser respetado por todos los hombres. Las mujeres ya no nos callamos más.
Norma Durango, senadora del PJ y titular de la Banca de la Mujer, 22/01/19

Analistas políticos y voceros del oficialismo suelen comparar la crisis económica actual con la que se produjo en 1995, cuando Carlos Menem obtuvo la reelección, para restar trascendencia a los efectos de la recesión sobre el humor del electorado. Mauricio Macri puede ganar los comicios de este año a pesar de la caída del PIB así como el riojano lo logró con la economía en plena ebullición por el Efecto Tequila, sostiene esa interpretación (…) Frente a ello, desde la oposición advierten que la experiencia de 1995 fue una excepción (…) Las elecciones del 14 de mayo de 1995 que dieron el triunfo a Menem se produjeron con la economía recién entrando en crisis y después de cuatro años con tasas de crecimiento de entre el 5,8 y el 9,1 por ciento (…) Menem, además, quedó identificado como el garante de la Convertibilidad. Fue el “voto cuota”, por los créditos en dólares contraídos por millones de argentinos (…) En contraste, ni los medios ultra M ni los consultores de la city alineados con el actual gobierno pueden dejar de reconocer que el modelo económico de Cambiemos es un gran fracaso desde el primer día (…) Frente a una economía que anotará en 2019 su tercer año de recesión en cuatro de mandato, con record de inflación en 27 años y record de caída de actividad desde 2002, el escenario es claramente distinto al de 1995, cuando Menem consiguió la reelección.
David Cufré, “2019 no es 1995”, periodista, 19/01/19

El concepto de razón populista responde al fundamento mismo de la política democrática, sin él no hay actores sino pura administración y gestión de expertos, no hay pueblo. La razón o saber popular se traduce en solidaridad efectiva según un método específico: encadenar o poner en red de equivalencias diversas demandas sociales; es decir, método que constituye actor colectivo, gana “unidad simbólica”, al reconocer valor universal a una demanda “particular” que se extiende en serie. Gramsci llamó a este proceso hagemonía. Razón populista entonces equipara razón de pueblo (todo) y de plebe (los de abajo), “por eso la idea de pueblo supone un juego dialéctico complejo” de reivindicaciones que juegan como deuda a cobrar o vacío a ocupar, “significante vacío” (“instituible” sin institución). Todo régimen político viable combina “regulación institucionalista (Uruguay, Chile) y regulación populista (Bolivia, Venezuela)”, aunque en el populismo exitoso la figura del líder es decisiva: negocia el grado de separación aceptable entre experiencia particular e “ideal”, entre extensión de aquella e intensificación de éste. El supuesto que la frontera o grieta que separa a los “de abajo” de los “arriba” es estable “tiene el problema de la falta de realismo”, no hay actor político “estúpido”, siempre puede traducir su razón en una razón generalizada. El populismo “radicalmente democrático” traduce la igualdad en una política, no “gestión de expertos”.
Ernesto Laclau: “Demandas sociales e identidades políticas”. Conferencia dictada en el Ministerio de Trabajo Empleo y Seguridad Social, Buenos Aires 11 de abril de 2008 (Nota de registro hecha por Eduardo Rojas).

Red Mujeres con Cristina 
Déjanos tus comentarios para el debate político
Para comunicarte con nosotras escribimos a: redmujeresconcristina@gmail.com 
Facebook: Red Mujeres con Cristina

jueves, 17 de enero de 2019

Para pensar, debatir, comprender

Fragmentos.

Si traicionan las banderas, si vuelven a querer restaurar un orden conservador, no voy a ser yo el problema. El problema van a ser ustedes porque crecieron en un país distinto. Se equivocan, no voy a ser yo el problema, el problema van a ser los millones de trabajadores que consiguieron trabajo, el problema van a ser los millones de jóvenes que por primera vez tuvieron un empleo, una computadora o pudieron ir a la universidad a pocas cuadras de su casa. El problema van a ser millones de jubilados incorporados a sus derechos y que dos veces al año le reajustan sus jubilaciones. El problema van a ser los miles de científicos y científicas que por primera vez sienten que la patria, que su país los tiene en cuenta y les da los instrumentos y los elementos para llevar a cabo sus ilusiones, sus estudios y devolverle al país lo que el país le ha dado a ellos a través de la universidad nacional, pública y gratuita. El problema, el problema no voy a ser yo, van a ser inclusive, algunos de los que hoy no me quieren y que no se dan cuenta que lo que se logró no fue solamente por mérito del trabajo, sino porque hay un proyecto de país que incluye, que dignifica, que moviliza y que permite progresar en la vida cotidiana.
Cristina Fernández, 1/05/17

Demasiado poco, demasiado tarde: tal fue la respuesta de los Chalecos Amarillos ante la repentina vuelta atrás del gobierno francés en diciembre respecto del aumento del impuesto a las naftas. Los Chalecos Amarillos, que sumieron en el desorden a Francia con protestas violentas, quieren más, mucho más, y lo quieren cuanto antes: impuestos más bajos, salarios más altos, liberación del persistente miedo económico, y una vida mejor (…) Lo que engloba estos alzamientos, más allá de las demandas, es el rechazo de los partidos, los sindicatos y las instituciones de gobierno existentes, a todos los cuales se los considera incapaces de dar respuesta a lo profundo de sus reivindicaciones y de proporcionar una barrera contra la inseguridad económica (…) Fue en las lujosas calles comerciales de París, la Avenue Kléber y la Rue de Rivoli – símbolos insolentes del privilegio urbano en comparación con las provincias apagadas de las que surgieron los Chalecos Amarillos– donde el sábado destrozaron las vidrieras (…) “Todavía no han entendido nuestras exigencias”, dijo Roussel [Portavoz del movimiento en Marsella]. “Fue como un petardo en el agua”, opinó acerca de la suspensión por seis meses del aumento impositivo a los combustibles decretada por el gobierno. Las protestas van a seguir, prometió: hasta que se hagan concesiones más profundas.
Adam Nossiter, “Las huellas de los Chalecos Amarillos”, periodista, 5/01/19

Creo que es correcto pensar que llegamos donde llegamos teniendo en cuenta el papel de los medios, que se dedicaron siempre a desacreditar a la política y a afirmar que el neoliberalismo es la única salida a la crisis. Pero hay que tener en cuenta que en estas elecciones hubo un contra espacio que le ganó lugar a los medios tradicionales. Y ese contra espacio fueron las redes sociales e Internet, y eso es algo que tenemos que reflexionar. Bolsonaro, por ejemplo, no estuvo en ningún debate. Nosotros corremos un riesgo al pensar que Internet es solo una nueva plataforma, pero no es sólo eso. La tele sí es solo eso, es el espacio donde la gente ofrece una versión de la historia. Internet no. Internet es un espacio de organización y de presencia de la gente: la gente está ahí como en una asamblea popular permanente, habla, oye. Entonces creo que hay algo aquí que es más profundo y tiene que ver con cambios muy intensos para las nuevas generaciones que delinea un cambio en la forma de relacionarse en sociedad.  
Manuela D`Avila, ex candidata a vicepresidenta por el PT en Brasil, 25/11/18

Pagar alquileres, abonar las boletas de luz y gas, adquirir medicamentos o comprar audífonos. Esos son algunos de los destinos que reciben, cada vez con más frecuencia, los préstamos otorgados por la Anses a los jubilados, pensionados y titulares de la AUH. Un informe elaborado por la mesa de Políticas Sociales de la Fundación Germán Abdala sostiene que la pérdida de la capacidad de compra de los haberes convirtió a los créditos en un instrumento para acceder a bienes y servicios de primera necesidad. “La demanda de las personas se concentra en la necesidad de obtener dinero para garantizar consumos básicos y no para asegurar sus derechos de la seguridad social. El derecho pasa a ser deuda”, explica a PáginaI12 el delegado general de la Junta Interna de ATE-Anses, Diego García (…) “Los trabajadores del organismo sienten que atienden en una financiera”, advierte el representante gremial (…) Queremos que la gente que más lo necesita siga teniendo acceso a créditos a una tasa razonable para equipar su casa (…) expresaron desde La Anses ante la consulta de este diario (…) El informe elaborado por la Fundación Germán Abdala ofrece una visión distinta sobre el destino que reciben los préstamos (…) las personas solicitan el dinero para pagar el alquiler del cuarto de la pensión en la que viven, la tarifa del gas o de la luz, los audífonos que el programa de salud pública no les brinda y cualquier otro gasto más ligado a la supervivencia que a la realización de un proyecto (…) “La idea de redistribución equitativa del ingreso, reparación y democratización de derechos, ha sido reemplazada por la de gobernabilidad, como capacidad de ejercer el control de los sectores sociales más perjudicados por el ajuste”.
Tomás Lukin, “Pedir préstado para llegar a fin de mes”, periodista, 2/01/19

Me desempeñaba como director de la televisión pública paraguaya y en ese momento se dio el golpe de Estado, la destitución del gobierno de Fernando Lugo. Sentí que la clase social de la cual provengo, una clase privilegiada, había apoyado ese golpe con tal de no perder los privilegios. Cuando suceden esas crisis uno se pone a pensar de dónde viene y entiende cosas que usualmente tiene naturalizadas, se hace preguntas que antes no se hacía. Empecé a reflexionar sobre el entorno en el cual crecí. Un mundo de mujeres, además. Un mundo de Mamá, tías, abuelas, niñera. Mi memoria del mundo tiene que ver con esas voces de mujeres y, a partir de allí, comencé a buscar una forma de contar algo (...) Comencé a escribir algunos diálogos y a tratar de entender las impresiones que tenía de ese lugar del cual yo venía, en un sitio tan particular como Paraguay, que tiene una larga historia de autoritarismos y que ha sido siempre muy machista, pero donde, a pesar de ello, las mujeres han tenido históricamente un rol muy importante (…) un país donde la gente está constantemente presa: en una clase social, en una relación, en una casa (…) Ustedes los argentinos tienen una frase que me gusta mucho: la idea de vivir en un termo. La gente que vive en un termo se pierde de muchas cosas y cuando, de repente, tienen la oportunidad de salir (…) y empezar a mirar alrededor, esas personas ganan mucho, empiezan a desear, a sentir, a vivir (…) Supongo que es algo universal y que la historia también podría ocurrir en Argentina. Tal vez no en Buenos Aires pero sí en alguna provincia, como Santa Fe. Es algo muy latinoamericano, esa burguesía de apellidos largos y bolsillos cortos que, con el tiempo, comenzó a perder estatus económico. 
Marcelo Martinessi, director de cine paraguayo, 2/12/18

“Ahora, en conciertos, marchas y hasta en el preámbulo de la final suspendida de la Copa Libertadores, se escucha más bien otro eslogan: ‘Mauricio Macri, la puta que te parió’. O se lee con demasiada frecuencia su versión de redes sociales, #MMLPQTP”. No se publicó en Página12, sino en el New York Times el martes pasado (…) El artículo del New York Times muestra a un Macri desbordado por situaciones que se le escapan. Un personaje que no está a la altura de los problemas y los empeora. Y sobre todo describe a un gran mentiroso, nada peor para la imagen internacional de un presidente. 
Luis Bruschtein, “El anfitrión de un mundo en crisis”, periodista, 1/12/18

Me molesta la idea de que el pueblo es burro y no desconfío de la historia que tiene sus ritmos y sus lugares de paso, siempre provisionales siempre transitorios aunque a veces fatídicos y tenebrosos. Predico el largo plazo tan difícil de procesar por nuestros Estado liberales y eurocéntricos a derecha y a izquierda.  No descreo que las conciencias puedan ser hasta cierto punto manipuladas. Pero soy antropóloga y por lo tanto mi premisa es que todo lo afirmado por los pueblos debe ser considerado un enunciado y como tal hace referencia a una realidad. En otras palabras hay un dicho ahí. Hay un dicho en toda votación Es imprescindible intentar entender qué es lo que dicen los votantes aunque a primera vista parezca ininteligible y absurdo. Aunque voten por la muerte. Las conciencias son manipulables, sí, pero es necesario que exista una condición de posibilidad, mar de fondo estado de ánimo, resentimiento y sobre todo error estratégico grave que permita esa manipulación 
Rita Segato, “Limitaciones de los gobiernos de Lula y Dilma” antropóloga, diciembre 2018

Red Mujeres con Cristina 
Déjanos tus comentarios para el debate político
Para comunicarte con nosotras escribimos a: redmujeresconcristina@gmail.com 
Facebook: Red Mujeres con Cristina

viernes, 4 de enero de 2019

Para pensar, debatir, comprender...

Bienvenido 2019!

La Red Mujeres con Cristina les propone este año militar, organizarnos y pensar colectivamente para una gran alianza, lograr la unidad para ganar en las urnas, y tejer entre todxs esperanzas para construir un país más inclusivo, democrático y popular. 

Fragmentos.


Yo quiero volver a ser parte de un movimiento político donde lo importante es el pueblo, los que sufren, los que necesitan, los comerciantes que tienen que levantar la persiana, los empresarios que dan trabajo. Esta es la Argentina que queremos, esto es Unidad Ciudadana, para que lo entiendan todos y todas (…) Cuando uno ha participado en partidos políticos toda la vida, la propia endogamia de los partidos políticos hace que los dirigentes se sientan más importantes que la sociedad (…) Pongamos energía en organizar a los ciudadanos y ciudadanas, el insulto y el agravio déjenselo a ellos. Tenemos que organizarnos por el desempleo, las tarifas, la deuda, los beneficios para jubilados que ya no están.
Cristina Fernández, acto en estadio, 20/06/17

Osvaldo no se ha ido, seguirá siempre con nosotros, porque al narrar historia hizo historia, que no se agota en el relato de cualquier hecho pasado, sino en la memoria de los hechos que determinan o condicionan nuestro presente. Y en ese presente nos encontramos con Timerman, la última víctima de la crueldad de nuestra historia (…) A Timerman lo mataron o, al menos le aceleraron arteramente la muerte. Nadie es ingenuo y todos saben que deprimir a un enfermo de cáncer le produce la muerte. Nadie ignora que interrumpirle un tratamiento le quita posibilidades de vida. (…) Esto es lo que une las dos existencias que culminaron su curso en los últimos días del año. Uno recuperó la memoria del pasado de crueldad, el otro testimonió la continuidad de la crueldad en el presente. Ambos unidos en la aporía agustiniana: el pasado ya no es, el futuro aún no es y el presente es una línea divisoria entre dos cosas que no son. Los unirá siempre en la memoria popular la continuidad de la crueldad argentina. Pero no todas fueron malas noticias en los últimos días del año. La extrema crueldad tiene un efecto paradojal: hace reflexionar. Hubo tres juezas que absolvieron a otra víctima de la crueldad, a Milagro. Y otras juezas también tomaron decisiones conforme al derecho, que parecía ya no regir en nuestra Patria. Juezas, sí, mujeres, por suerte, como las Madres hace más de cuatro décadas. Aprendan los hombres.
Eugenio Raúl Zaffaroni, “La esquina Bayer y Timerman, profesor emérito de la Universidad de Buenos Aires, 2/01/19

Él trataba de ocultarme lo que estaba sufriendo, pero yo me daba cuenta de que las condiciones eran terribles. Si hasta el trato con las visitas era malo. A las mujeres nos hacían pasar de a tres o cuatro a un baño. Nos obligaban a sacarnos toda la ropa y después saltar y toser, saltar y toser, era como un juego para ellos. Se divertían viéndonos hacer eso. Todo lo que nosotros llevábamos, los policías se lo quedaban. Desde un paquete de galletitas hasta un detergente. Nos rompían las cosas, nos revoleaban los tupper con comida al piso. Hice todo lo posible por sacarlo de ahí, pero siempre nos respondían que no se lo podía trasladar porque en las cárceles no había lugar. Los policías dicen que hubo un intento de fuga, que dos de los chicos estaban limando la reja de la celda y que al ser descubiertos prendieron fuego los colchones, pero cualquiera que haya ido a esa comisaría sabe que era imposible escaparse por ahí; hubieran salido a un pasillo, donde hay otra reja, y si también lograban pasarla, iban a tener que atravesar la puerta en donde estaban todos los policías. Esa versión es una barbaridad.
Matilde mamá de Elías Soto, uno de los 33 carbonizados muertos en la Comisaria 3 de Esteban Echeverría el 15 de noviembre 2018, 2/12/18

Jair Bolsonaro dispara interpretaciones en varias direcciones. Algunas son unívocas, forman parte de un mismo ideario. Es ultraderechista, xenófobo, misógino, homofóbico y ultramontano. Pero además estimula comparaciones que lo colocan en un territorio donde solo se pueden cosechar incertidumbres. Impredecible, se dice que es. Un presidente fuera de control, tal vez (…) Sus seguidores o votantes refractarios al Partido de los Trabajadores, lo apoyaron en las urnas en primera y segunda vuelta porque querían un cambio. No les importó medir las potenciales consecuencias. Tanto como que hacen la mímica de ese gesto que el presidente patentó – de disparar con los dedos, como si tuvieran un arma – en un país que tiene 63 mil homicidios por año. Luiz Alberto Gómez de Souza, un académico cristiano prestigioso escribió la semana pasada en Carta Maior, un conocido portal de izquierda: “Lo más escandaloso es, en este momento, la ausencia de una estrategia del lado progresista que está medio perdido, y con el PT cerrado en torno al problema de Lula, no de Brasil. Todo está en la mano de la derecha, que va a intentar controlar a Bolsonaro o derribarlo”.
Gustavo Veiga, “Bolsonaro y las vueltas de la historia”, 2/01/19

El trabajo de pensamiento más lúcido que encontramos últimamente viene de la antropología y de la filosofía. Menciono tan solo los que más me han impactado y abrieron nuevos horizontes de pensamiento: la propuesta de Rita Segato sobre lo que denomina “Mandato de masculinidad” es un aporte indiscutible y que nos ayuda a entender algo de lo que sucede. Ella dice: “Naturalmente, las relaciones de género y patriarcado juegan un papel relevante. La masculinidad está más disponible para la crueldad porque la socialización y el entrenamiento para la vida del sujeto que deberá cargar con el fardo de la masculinidad lo obligan a desarrollar una afinidad significativa entre masculinidad y guerra, entre masculinidad y crueldad, entre masculinidad y baja empatía. Las mujeres somos empujadas al papel de objeto, disponible y desechable, ya que la organización corporativa de la masculinidad conduce a los hombres a la obediencia incondicional hacia sus pares –y también opresores– y encuentran en aquellas las víctimas a mano para dar paso a la cadena ejemplarizante de mandos y expropiaciones”. “El “fardo” de la masculinidad. Inmejorable definición, popular y expresiva (…) Esa reflexión de la autora me parece notable: no alcanza con pensar en nuestra constitución subjetiva familiarizada si no la vemos envuelta en la escena del mundo en que habitamos. 
Daniel Waisbrot, “El fardo de la masculinidad”, psicoanalista, 13/12/18

 La globalización y el cambio tecnológico producen enormes beneficios para la humanidad. Pero al mismo tiempo, vemos por todos lados a aquellos que son quienes pierden con la globalización, aquellos a los que se deja en el camino: gente, regiones, sectores, que sienten bronca, que muchas veces piensan que los gobiernos no hacen un esfuerzo suficiente para hacer frente a sus problemas y sus dificultades (…) El cambio climático está avanzando más rápido que lo que habíamos pensado. Esto significa que lo que estamos enfrentando es una situación increíblemente difícil (…) Tengo la profunda convicción de que los problemas (como el aumento de la temperatura terrestre y de los océanos y la multiplicación de los desastres naturales) deben tomarse muy seriamente por parte de la comunidad internacional. Pero la verdad es que después del Acuerdo de París hubo un cierto desvanecimiento de la voluntad política para afrontar estos asuntos (…) estamos enfrentando desafíos globales: terrorismo, cambio climático, la no capacidad para manejar las olas migratorias, y está claro que no hay forma de que estos desafíos globales puedan ser abordados de manera aislada (...) Aun con todos los problemas y contradicciones, yo creo que la única manera de que podamos producir resultados es uniendo a las personas para la cooperación internacional.
Antonio Guterres, Secretario General de la ONU, 30/11/18

No soy feminista, dijo el otro día una actriz famosa y millonaria en una entrevista. No es la primera vez que una mujer dice algo así. No nos enojemos, compañeras. Pensemos qué de nuestras construcciones colectivas deja afuera a aquellas mujeres y disidencias que no compran combo completo. A esa también, la que dice que no es feminista, a la que es feminista y no sabe, a la que dice que no es pero goza de los avances del movimiento, a la que está en las barriadas y no se dice feminista pero sabe muy bien qué quiere decir “Ni una menos”. A esa también la queremos feminista, la queremos hermana. Estamos haciendo política. Desde la fundación de ese espacio que nos reunió en Ni Una Menos hacemos política. Una política que nunca se basó en descalificar ni en ser vigilantes de nadie, ni de amigxs ni de contrarixs. La construimos en el proceso de asambleas feministas donde confluimos miles para marchar juntas en las calles. Incluso con disidencias, buscamos una base común de demandas (…) No vamos a estar todas de acuerdo. Hasta hace unos años, las personas trans no eran bienvenidas en los Encuentros Nacionales de Mujeres –que ya están en hora de cambiar su nombre–, tampoco eran recibidas las trabajadoras sexuales. Esas barreras las derribamos nosotras. Porque lo que menos necesitamos son muros estilo Trump que nos separen de nuestras propias compañeras. Los tiempos nos llevan en una larga marcha a través de la emergencia de nuevxs actorxs políticos y sociales en los últimos años, a generar alianzas insólitas y alianzas estratégicas que nos dan la fuerza de lo colectivo. 
Marina Mariasch y Florencia Minici, “Un feminismo para el 99 por ciento”, ensayistas, escritoras e integrantes de Ni Una Menos, 12/11/18

Red Mujeres con Cristina 
Déjanos tus comentarios para el debate en: www.mujeresconcristina.com.ar 
Para comunicarte con nosotras escribimos a: redmujeresconcristina@gmail.com 
Facebook: Red Mujeres con Cristina

jueves, 13 de diciembre de 2018

Para pensar, debatir, comprender.

Fragmentos.

Yo puedo entender los discursos de la política, el coach mediático y demás, pero me parece que es hora, sinceramente, de que convoquen… Miren, si no quieren convocar a los que estaban antes no importa, pero tienen que organizar algo porque esto se va a tornar insostenible. Yo creo sinceramente que pese a que ustedes se la pasaron hablando durante tanto tiempo de la pesada herencia… Yo los miro a ustedes como una suerte de espejo invertido. Es como que ustedes proyectan en los otros lo que realmente está pasando, lo que son ustedes. Entonces, se la pasaron hablando durante dos años de la pesada herencia y la verdad es que nadie sabe cómo se va a hacer para pagar en 2020 la formidable deuda que ustedes han contraído, que tampoco se sabe dónde está. Porque en definitiva, ¿dónde están los más de 150.000 millones de dólares, en netbooks, en obras, en hospitales, en escuelas, en jardines de infantes, en rutas, en mejor salario para los científicos, en mejor salario para los universitarios? Está todo devastado, señor presidente. La pregunta es dónde fue toda esa deuda que contrajeron. Yo creo que uno de los problemas que tenemos que abordar en el tema de la inflación, por ejemplo, y de la restricción externa es también que tenemos otro récord. Argentina es el quinto país en formación de activos externos. Las clases empresariales finalmente terminan fugando la plata y formando activos en el exterior. 
Cristina Fernández, 15/11/18

las fuerzas progresistas tienen que crear la capacidad de remontar el ruido y volver a redefinir un camino más o menos claro y preciso de cómo superar este conjunto de adversidades que ahora agobia a la gente. En lo práctico las izquierdas tienen que hacer otras combinaciones de gestión económica y en lo político tienen que construir otro relato, otra manera orgánica de concentrar expectativas distintas a las que han prevalecido en las últimas décadas. Porque la izquierda llega al gobierno con un discurso movilizador agrupando a los agraviados, planteando una reivindicación, pero cuando fruto de sus acciones hay una parte que asciende socialmente, el discurso del desagravio ya no funciona. Y ahí es cuando tienen que complejizar el discurso. Y la otra cuestión clave es que las políticas de movilidad social de los sectores populares tienen que tener una sostenibilidad en el tiempo porque cuando no lo son, los sectores sociales que ascendieron fácilmente pueden adoptar el punto de vista de los sectores más conservadores que desde un inicio se opusieron a estas políticas de movilidad social. Y entonces se da la paradoja que gobiernos progresistas pierden por la votación de personas que habían logrado ascender socialmente gracias a la política económica de los gobiernos progresistas. 
Alvaro García Linera, vicepresidente de Bolivia, 22/11/18

El Presupuesto en rojo que aprobó el Senado, en vez de asignar partidas, las retira. Es un presupuesto al revés. Se trata de una lista que enumera cuánto se saca de cada rubro, un antipresupuesto. El país está en rojo pero no por comunista sino por quebrado. El gobierno de Cambiemos aprobó un presupuesto que es la expresión más clara de su dramático fracaso. Dramático para la gente de a pie, a la que los mismos que han hecho este desastre le reclaman sacrificios. Muchos de ellos lo votaron, (…) por razones en las que cada uno habrá creído, pero ya no se trata de creer, las consecuencias están a la vista, duelen en el alma, en la panza y en el bolsillo: casi 50 por ciento de inflación en 2018 y cien por ciento de devaluación, con un 20 por ciento de pérdida de capacidad adquisitiva del salario y el cierre de miles de empresas y comercios. Eso fue 2018, pero el Presupuesto que se aprobó el miércoles anuncia un 2019 aun peor. Ni siquiera lo pueden ocultar los medios y los periodistas del oficialismo. La quiebra del país es indefendible, 2019 será un año difícil para la clase media y los sectores más humildes. La caída de la industria, más del 11 por ciento, es un dato que arrastra a miles de familias a la miseria. En todo el planeta hubo un sólo país con peor resultado en ese andarivel y fue Burundi (…) El Presupuesto se aprobó el miércoles, al otro día los medios se rasgaban las vestiduras por las penurias que anuncia. Inmediatamente los legisladores del oficialismo anunciaron que insistirán el martes con el desafuero de Cristina Kirchner (…) El discurso impecable de Cristina Kirchner para fundamentar su rechazo al Presupuesto confirmó que está muy por encima del promedio de la política local y explicó el temor que le tienen. Al que le guste la política, puede estar de acuerdo o no, hasta le puede caer antipática la ex presidenta, pero es imposible dejar de reconocer su calidad.
Luis Bruschtein, “En rojo”, periodista, 17/11/18

Soy evangélica hace 30 años y pastora hace tres. Doy misa, predico, doy sermones, es un lugar de servicio. Es importante mi figura como pastora porque deconstruyo la figura de los pastores blancos, capitalistas. En Brasil es muy fuerte la teología de la prosperidad, el fundamentalismo, los pastores como verdaderos semidioses, que dominan las vidas de las personas, que dirigen los deseos de las personas. Es muy importante también mostrar que hay pastores evangélicos progresistas. En la última elección tuvieron un papel muy importante enfrentándose al discurso fundamentalista de los conservadores que apoyaron a Bolsonaro. Conseguimos hacer una alianza de evangélicos progresistas, feministas, con el frente de evangélicas en defensa del aborto. Volviendo a por qué de mi candidatura, cuando dos compañeros desistieron de su candidatura, Marielle vio la oportunidad de mi candidatura porque yo tengo pie en esos dos temas. Y en el Encuentro Feminista del año pasado en Uruguay conversamos de lanzar su candidatura y la mía.    
Mónica Francisco, diputada en la Asamblea Legislativa de Río de Janeiro por el Partido Socialista y Libertad que reemplazó a la asesinada Marielle Franco, 2/12/18           

Es algo que se siente. Se siente dolor y eso no es pasividad ni lamento, es dolor y está bien sentirlo. Duele porque se sabe de qué se trata. Duele porque hay algo común que atraviesa el cuerpo, el de cada quién y el cuerpo colectivo. Si algo ha conseguido el movimiento feminista es organizar una manera de sentir que estaba dispersa: ese malestar, ese hartazgo, esa frustración, no eran individuales, no eran de inadaptadas, no era porque lesbiana o porque demasiado puta y a tu edad nena con esa ropa, o a su edad señora todavía. Eso que se siente en el cuerpo es una zona común, habitable sólo si es común. Cuando se dice “nos están matando”, no es victimización. Es una memoria compartida de la supervivencia y es parte de la construcción de un plural que hace de esa supervivencia una vida con ganas de ser vividas. Nos están matando y todas somos Lucía. Y sin embargo ahí están todas, vivas. Y aun cuando cumplan con la performance de sentir la temperatura del asfalto para exhibir a la muerte, ahí están, vivas. Con memoria de las muertas, sí, pero vivas. Con memoria de las muertas y con la rabia que empuja para que de una vez por todas, el cuerpo deje de hablar de la amenaza.
Marta Dillon, “Vivas”, periodista, 7/11/18

El próximo gobierno tendrá frente a si un país sumido en la recesión, empobrecido, con vencimiento de corto plazo de una deuda imposible de pagar a la que se sumarán los vencimientos de la deuda contraída con el FMI por un préstamo que en gran parte habrá sido desembolsado durante el gobierno de Macri. Es decir, un país atado de pies y manos a la geopolítica norteamericana, endeudado sin remedio y sin posibilidad de pago. De ahí la necesidad imperiosa de conformar inmediatamente un frente nacional con todos los sectores que se oponen al ajuste del FMI (…) Algunos sectores políticos creen que el país se encuentra en esta situación como resultado de la aplicación de políticas neoliberales. Esto es una verdad a medias, y en tanto tal hace posible la manipulación y la cooptación para reproducir el status quo. Lo central no es definir la ideología de las políticas que se aplican sino la índole de la estructura de relaciones de poder que les da origen. Este es el nudo que hay que desatar (…) En este sentido dos criterios son esenciales a la construcción de un frente nacional que permita conciliar intereses contradictorios, impedir la cooptación y concretar un verdadero proyecto de desarrollo nacional con plena vigencia de la inclusión social:1) La desarticulación del control monopólico ejercido por grandes grupos económicos sobre los sectores estratégicos de la economía y las cadenas de valor global. 2) La participación organizada del ciudadano de a pie en la toma de decisiones y en el control efectivo de la gestión de sus representantes en todos los niveles en que se da la actividad social, desde el barrio y las empresas hasta el municipio, las provincias y la nación.
Mónica Peralta Ramos, “Después del G20”, socióloga, diciembre 2018

Vivimos un tiempo en el que se requiere una reflexión profunda sobre las lecciones del pasado. No siempre necesitamos considerar en profundidad esas lecciones, su tiempo pasado, su mundo pasado (afortunadamente) pero hay épocas de crisis de la vida social, crisis política, crisis económica dicen los expertos, en las que Gramsci leyendo a Marx decía: lo viejo del pasado no termina de morir, lo nuevo del presente no termina de nacer. Son esos tiempos de la vida social, de un determinado pasado y de un posible presente (…) Para ello, hay que darse cuenta que reflexionar no es pensar uno mismo, sino pensar con “otro”, es preguntarle al otro aquello que uno cree tener claro, y uno descubre así lo que piensa. Las crisis no son tiempos de claridad para nadie. Pensemos en la letra de Garúa de Enrique Cadícamo, explica el tipo de oscuridad en la que podemos vivir (el espacio atravesado por múltiples procesos, incluso materiales), se vive en sombras, en oscuridad, “hay que caminar muy lento”, pero hay que caminar. La teoría política crítica del capitalismo, en el siglo XX (Theodor Adorno o Max Horkheimer) dijo de esos tiempos que eran de una “dialéctica de la iluminación”, dialéctica, contraposición, de la razón política y de su claridad. Entonces diríamos hoy que en nuestro mundo y nuestra vida hay muchos elementos en desorden que no nos permiten ver bien, que no hacen caminar lento aunque caminemos, está tan oscuro que hasta “el cielo se ha puesto a llorar”, dice Cadícamo, hasta Dios se ha puesto a llorar, hasta el conocimiento máximo cuando hay crisis, se ha puesto a llorar. 
Eduardo Rojas, encuentro del nodo federal de la RMcC en CABA 3/11/18, docente e investigar Universidad Nacional de San Martín (UMSAN)

Red Mujeres con Cristina 
Déjanos tus comentarios para el debate político 
Para comunicarte con nosotras escribimos a: redmujeresconcristina@gmail.com 
Facebook: Red Mujeres con Cristina

viernes, 7 de diciembre de 2018

Para pensar, debatir, comprender..

Fragmentos.

Creo que es importante entender que no se sale de la recesión ajustando el gasto público; al contrario, lo que vamos a hacer con este presupuesto es profundizar el sufrimiento de la sociedad argentina. ¿Pero sabe qué, señor presidente? Va a ser, además, un sacrificio inútil. Yo he visto y escuchado que todos hablan de la necesidad de sacrificarnos. El problema es que todos los que hablamos sentados en estas bancas de la necesidad de sacrificarnos no somos, precisamente, los que nos sacrificamos. ¡Ninguno de los que estamos sentados acá tenemos autoridad moral para decirle a la gente que tiene que sacrificarse para salir adelante! Estamos todos bien vestidos, bien comidos, nos traen en auto, viajamos en avión. ¿Nosotros vamos a dirigirnos a la gente para decirle que se tienen que seguir muriendo de hambre o no tener trabajo, y que eso es el sacrificio? Pero, además, ¿ese sacrificio va a tener resultado? Todos sabemos que no es así. Todos sabemos que la recesión se va a profundizar, que es necesario señor presidente, señores legisladores y legisladoras, tomar políticas públicas activas. 
Cristina Fernández, 15/11/18

Algunas encuestas empiezan a mostrar que si Cristina Kirchner fuera candidata de la oposición, podría derrotar en segunda vuelta a Mauricio Macri. Falta mucho para las elecciones. Son encuestas muy lábiles y a veces puede tratarse de operaciones. Pero coinciden en mostrar movilidad, ascensos y descensos en la percepción positiva y negativa de la sociedad (…) Los campeones de lo propositivo ganaron con campaña negativa y ahora es lo único que tienen, se les acabó lo “pro”. Pero los focos de esa campaña fueron tan burdos que, aún teniendo el control de gran parte del Poder Judicial, esas denuncias empiezan a desinflarse y a poner al desnudo el mecanismo mafioso que las sostuvo. Pocas veces la política ha sido tan sucia. “A mí, Luis Barrionuevo y Jorge Lanata me llenaron la cabeza diciéndome que Lázaro Báez me quería matar. Y como yo creía que Báez me debía cuatro millones de dólares, pensé que era cierto que me quería matar. Yo tenía 25 años y acepté decir en televisión lo que ellos me dijeron que dijera” (…) Las declaraciones de Federico Elaskar, el principal testigo en la causa denominada “la ruta del dinero k”, muestran a Barrionuevo y Lanata como chantajistas (…) otro Lanatta, el condenado por el triple crimen de General Rodríguez, reconoció hace unas semanas que el equipo de Lanata (el periodista denunciado por Elaskar) cuando lo fue a entrevistar a la cárcel quería que dijera que un supuesto jefe narco, “La morsa”, era Aníbal Fernández, y que toda la entrevista fue montada para que hiciera esa mención, la cual era una patraña. Esa abierta operación mediática fue tan efectista que a pesar de que no tenía densidad para la justicia y no motivó ninguna causa en los tribunales, afectó el desempeño del candidato a gobernador bonaerense.
Luis Bruschtein, “Billonarios”, periodista, 24/11/18

La idea de la Cumbre de los Pueblos es visibilizar que quienes se reúnen en el G20 colocan en el centro los intereses de los mercados. Nosotros proponemos un debate para pensar alternativas que coloquen en el centro los intereses de los pueblos, de nuestras vidas y de la defensa de nuestros territorios, desde los días previos se vio un nivel muy alto de estigmatización y persecución a las organizaciones que estamos llevando a cabo esta cumbre. Nosotros intentamos generar alternativas, construcción del poder popular y, después de mucho diálogo, obtuvimos una habilitación para colocar las carpas y para poder movilizar. Los miembros del G20 llevan adelante y son garantes de flujos financieros ilícitos, que sostiene todo el poder corporativo.
Ximena Gómez, de la organización Democracia Socialista y miembro de Confluencia, 2/12/18 

Esta novela primero fue un corto (…) basado en algo que nos contaron dos chicos de la calle, de las ranchadas de Once y Constitución, que estudiaban teatro y actuaban en un corto que dirigimos. Se acercaron a decirnos que no estaba tan buena la historia, que tenían una mucho mejor ocurrida hace muchos años. Trabajaban para un guardia de la zona Norte porque eran invisibles, eran fantasmas. Nunca supimos exactamente los límites de la ficción y de la realidad. Filmamos ese corto un año después y de ahí se arrastró esa idea: que ellos se nombraban como invisibles. Cuando les preguntábamos por qué, nos decían que eran fantasmas que deambulaban por mansiones sin ser vistos y que sus robos eran “chiquitaje”; que no iba a saltar como un robo externo, sino como alguien que había robado dentro de la casa. Esta idea de chicos de la calle que no eran vistos es muy macabra. Ellos decían “A veces nos ponemos delante de una ventanilla y no nos ven” (…) La anestesia en las grandes urbes puede empezar a naturalizar que haya niños de cinco años en patas, con frío y lluvia, pidiendo comida. Uno debe preguntarse a qué grados de naturalización fuimos llegando en relación a la niñez, a la vejez, a los que están en la calle y a lo que pasa hoy en este país, que se empieza a caer de nuevo del sistema gente que tiene hambre (…)  La Argentina de hace un año ya era la Argentina del macrismo, en la que los niños de la calle la pasaban muy mal. Con lo que está pasando en estas semanas cobra más vigencia. ¿A quién le sorprendería que haya chicos de la calle explotados por guardias y policías? ¿O que sean más invisibles de lo que son hoy, cuando ya no alcanza para comprar leche y no está decretado como emergencia nacional?
Lucía Puenzo, escritora, directora de cine, 19/11/18

El ciudadano desconocido: Entre tantos motivos para preocuparse, brilla por contraste un ciudadano argentino, laburante él. El hombre con pilcha amarilla que recibió al presidente francés Emmanuel Macron y le estrechó la diestra. Gesto republicano e igualitario si los hay, caro a la cultura gala: les encanta dar la mano. 
Macron lucía perplejo ante la ausencia de comitiva oficial, el hombre suplió al Estado ausente. Un particular, un héroe sencillo y anónimo asumiendo responsabilidades importantes impuestas por circunstancias no buscadas como las que sabe encarnar Tom Hanks. La campera amarilla, emblema de manifestantes franceses que protestan contra los aumentos de combustibles, no incordió al visitante ilustre ya que lo alivió de la soledad. 
Mario Wainfeld, “Apuntes desde la ciudad sitiada, 2/12/18

Cristina, tranquila como ella sola, abaniquea con la / templanza de la sabiduría. / Ella sabe, (lo dice su mirada) / que si logra transmitir el mensaje, / habrá un futuro por diseñar. / Sabe también, que aunque la cataloguen de / setentista, es la más joven de todes, / porque al fin de cuentas, "la pasión por las ideas y la / compasión por el otro", / mantiene vivo el corazón. / Sabe entonces que hay que dar la disputa en las / redes, pero también en las calles, madres de todas las / batallas. / Sabe, que hay que encontrarnos entre los que rezan y / no rezan, y que para que algo vuelva a tener sentido, / se necesitan de nuevas arquitecturas institucionales, / que sean parte del corazón / de una nueva Argentina. / Sabe también, (lo dice su sonrisa de media vuelta) / que no será ni por izquierda ni por derecha. /  Que desde abajo va naciendo / Una nueva idea de pueblo / Un movimiento que germina / Y que en tierra fértil bien cuidada / ya plantó la semilla /  del pensamiento no binario / Sabe piensa y dice / que si incorporamos nuevas categorías de / pensamiento, / sin duda vendrán sus consecuencias, / que no son más que las acciones que les / corresponden / Quizás así cambien los vientos, con reflexión, y por / supuesto  mucho abaniqueo, y vuelva a verse en el / horizonte, / la posibilidad de construir una sociedad / con amor y solidaridad.
Diego Belaunzaran Colombo, periodista, actor 20/11/18

Para nosotrxs, para la oposición, la unidad es un objetivo, una meta a conseguir (…) Entendemos que para ensanchar y transversalizar nuestros movimientos, no podemos ni desplazar nuestras demandas ni seguir fragmentándonos. Tenemos que incluir todas las luchas, integrar las expresiones de distintos movimientos. Incluso si no se ajustan de manera perfecta a nuestros programas. Esos debates que daremos, hacia adentro, pero también hacia afuera como siempre, nos acercan a la utopía que perseguimos. Porque el feminismo se potencia en tanto esté en sintonía con los conflictos sociales. La transversalidad es sumar luchas, no adeptos (… )  Entendemos que los feminismos son parte de una rehabilitazación histórica contra el capital que no ocurría desde comienzos del siglo XX. Acá, ahora, está en juego la democracia y vamos a luchar por eso sin bajar ninguna bandera, sin renunciamientos. Parte del feminismo copó pantallas y vidrieras. También las calles. Qué proyecto político nos lleva a sostener nuestras demandas desde el poder es la pregunta que nos hacemos. Qué posibilidades tenemos quienes queremos cambiarlo todo de huir de la captura neoliberal y de llevar realmente a cabo nuestros proyectos. Qué proyecto político nos lleva a poder hacer realidad nuestros sueños, aún si en ese proyecto político debemos luchar incansablemente por ponernos de acuerdo. De luchar sabemos bastante quienes acompañamos desde hace décadas las luchas de lxs más humildes. Es posible que nuestros sueños no quepan en las urnas. Pero en la próxima posta del camino hay urnas. Y en las urnas entran también AUH, reformas laborales, cloacas, pavimentaciones, políticas de extractivismo de nuestros recursos, salud, educación. Y entonces, a las urnas, tenemos que usarlas.
Marina Mariasch y Florencia Minici, “Un feminismo para el 99 por ciento”, Ensayistas, escritoras e integrantes de Ni Una Menos, 12/11/18

Red Mujeres con Cristina 
Déjanos tus comentarios para el debate político 
Para comunicarte con nosotras escribimos a: redmujeresconcristina@gmail.com 
Facebook: Red Mujeres con Cristina

discusión política nodo Rosario