aqui estamos!

aqui estamos!

"NADIE PUEDE SER FELIZ SIN PARTICIPAR EN LA FELICIDAD PÚBLICA, NADIE PUEDE SER LIBRE SIN LA EXPERIENCIA DE LA LIBERTAD PÚBLICA, Y NADIE, FINALMENTE, PUEDE SER FELIZ O LIBRE SIN IMPLICARSE Y FORMAR PARTE DEL PODER POLÍTICO"

HANNA ARENDT

"LO IMPORTANTE ES QUE PODAMOS DISCUTIR, RAZONAR Y ENTONCES, NO HACER SOLAMENTE EJERCICIO POLITICO DE OPOSICIÓN, SINO ESCENCIALMENTE TRABAJAR POR LOS INTERESES DE NUESTROS REPRESENTADOS"

CRISTINA FERNANDEZ

viernes, 23 de junio de 2017

Para pensar, debatir, comprender.

Fragmentos.

Yo quiero volver a ser parte de un movimiento político donde lo importante es el pueblo, los que sufren, los que necesitan, los comerciantes que tienen que levantar la persiana, los empresarios que dan trabajo. Esta es la Argentina que queremos, esto es Unidad Ciudadana, para que lo entiendan todos y todas (…) Cuando uno ha participado en partidos políticos toda la vida, la propia endogamia de los partidos políticos hace que los dirigentes se sientan más importantes que la sociedad (…) Pongamos energía en organizar a los ciudadanos y ciudadanas, el insulto y el agravio déjenselo a ellos. Tenemos que organizarnos por el desempleo, las tarifas, la deuda, los  beneficios para jubilados que ya no están.
Cristina Fernández, acto en estadio, 20/06/17

 Al final, estamos dándoles vueltas siempre más o menos a las mismas cuestiones; a la condición humana misma, si se quiere (…) Para mí, sacar una cosa de un lugar y ponerla en otro son pequeñas revoluciones (…) Yo tengo entusiasmo, pero el entusiasmo no consiste en la felicidad sin más, como si su posesión fuera una especie de acto voluntario. Me entusiasmo cuando logro poner una traba a la maquinaria. Llámese industria, mercado, televisión. Y el arte es eso, un obstáculo a la maquinaria. Ese es mi entusiasmo. Que no venga Rozitchner a hablarme de entusiasmo, porque yo no quiero pintar gris sobre gris, no quiero reproducir la maquinaria, quiero ponerle un obstáculo. A veces lo logro, a veces no. Esos son los pequeños movimientos que creo que hay que hacer. De este modo, sí, me sigo entusiasmando. Me entusiasma pensar en que se pueden hacer estallar las cosas. Me entusiasma pensar a la música como una promesa de comunidad libre y emancipada. Esa voluntad no se ha apagado en mí. Cuando combato a la mayoría, por no decir todas, de las medidas de este gobierno, me siento aquella militante que tuvo en algún momento 16 o 17 años. En ese sentido, sí, yo soy una militante. Y eso me entusiasma profundamente. 
Liliana Herrero, cantante, 14/06/17

El manifiesto de la clase diplomática, criticó “el uso de la fuerza para reprimir o inhibir manifestaciones” repitiendo la advertencia divulgada hace una semana por la ONU y la OEA. “Rechazamos cualquier restricción al libre ejercicio del derecho de manifestación pacífica y democrática (...) cabe al Estado garantizar la seguridad en las manifestaciones así como la integridad del patrimonio público, tomando en cuenta la proporcionalidad del uso de las fuerzas policiales”. En esa última frase los miembros del Palacio Itamaraty parecen confirmar que la agresividad de la policía no se compadeció con la conducta inofensiva del grueso de los indignados, mientras unos pocos autodenominados Black blocs lanzaban molotovs y destruían los portones vidriados de algunos ministerios. Las sospechas de que los activistas más exaltados no eran realmente activistas fue manifestada el lunes pasado por la senadora Gleisi Hoffmann del Partido de los Trabajadores, en entrevista con este diario. “Fue una movilización realmente muy importante que desde el gobierno quiso ser desnaturalizada con los incidentes de los supuestos Black blocs (...), no llegué a ver  a los  supuestos Black blocs  pero todos los relatos indican que la policía fue pasiva con ellos y después enfrentó a la masa de manifestantes” dijo Hoffmann, que seguramente hoy será elegida presidenta del PT en el cierre del Sexto Congreso abierto el jueves por Luiz Inácio Lula da Silva (…) Algunos de los  firmantes del texto “Diplomacia y Democracia” expresaron su preocupación ante el desprestigio internacional que significa Temer. Esos funcionarios de carrera comentaron, a condición de anonimato, que se pueden “cerrar las puertas” del mundo hacia Brasil, y lamentaron la carta agresiva que Brasilia envió a la  OEA y la ONU, en respuesta a las críticas por la represión policial.
Darío Pugnotti, “Protesta de diplomáticos democráticos”, periodista, 3/06/17

No hay nada más verdadero que la ficción. Una novela es verdad porque yo te digo que es una novela y la leés sabiendo que es una ficción. En cambio en la política, hay un montón de discursos que uno los escucha y como ciudadanos nos quedamos pensando, ¿pero esto que me está diciendo es cierto o es mentira? No sabés cuánto de verdad hay en el discurso político. En la ficción hay una doble negación, en el sentido de que sé que es ficción y por lo tanto es verdad porque es ficción. En el discurso político, yo ya no sé quién de los que habla habla con la verdad o no. Unos le creerán a unos y otros le creerán a otros, pero uno siempre tiene una actitud un poco desconfiada con respecto al discurso político. Además, como se empezaron a usar muchas herramientas del marketing, si el marketing se mete en el discurso político, yo cada vez le creo menos todavía. Esa cosa de que “hay que decir esto porque la gente quiere escuchar esto” habrá gente a la que le funciona, pero a mí me juega en contra. Cuando me doy cuenta de que algo es producto de una indicación de marketing, ya no le creo nada. Si hacen estas cosas es porque habrán estudiado que hay mucha más gente que no es como yo y que les cree. Yo siento como ciudadana que me están subestimando. A mí me gusta que me expliquen, que me den argumentos y que me hablen con la verdad, dentro de lo que se puede hablar con la verdad.
Claudia Piñeira, escritora, 10/06/17

Muchos dirigentes radicales van a seguir transitando por conveniencia la alianza con el macrismo, pero muchos votantes encontrarán en este partido un lugar donde recuperar su identidad histórica (…) Es un paso importante, trascendente, que ya se había dado medianamente con la conformación del partido Forja y luego la incorporación nuestra del MNA, donde conformamos lo que llamamos el radicalismo popular. Pretendemos representar a centenares de miles de radicales alfonsinistas que ya habían emigrado del partido y que ya incluso habían acompañado a Cristina en 2011, un fenómeno similar pero inverso de lo que le tocó a Raúl Alfonsín en los ochenta, que le tocó recibir los votos del peronismo. Tenemos vocación frentista y pensamos que hoy en la Argentina hay solo dos veredas: la vereda nacional y democrática y la vereda del proyecto conservador. Para nosotros, la unidad del peronismo es una condición necesaria por su gravitación en la política nacional para configurar un frente patriótico o ciudadano, pero no es una condición suficiente. Nosotros creemos que ha surgido un nuevo sujeto político de 2003 en adelante, con lo que se denomina como el kirchnerismo. En ese sentido, nos resulta esencial sostener el liderazgo de Cristina Kirchner como un factor de cohesión de política y de homogeneidad programática. Alrededor de esa experiencia histórica, que hizo desaparecer el bipartidismo y nos llevó a un escenario de bifrentismo, pensamos que hay que incluir a los sectores sociales agredidos por el macrismo: los trabajadores, los estudiantes, los sectores medios y los pequeños y medianos empresarios. Nosotros confiamos mucho en votantes y militantes del radicalismo que seguramente están entrando en profunda contradicción con las políticas económicas, sociales e institucionales de este Gobierno. Repugna la defensa histórica del radicalismo la criminalización del macrismo hacia los inmigrantes, los jóvenes e incluso hacia sus adversarios políticos. Esa criminalización debilita la democracia.
Leopoldo Moreau, ex dirigente radical, partido MNA-Forja, 15/05/17

Gobernar no es administrar. Es una tarea mucho más compleja. Para llegar a lo que se proponen, los gobiernos deben orientarse por criterios muy diferentes a los que aplica el sector privado (…) alcanzar lo que podríamos denominar eficacia pública: los resultados se obtienen gradualmente y por un conjunto de decisiones que deben esperar su oportunidad, en un campo minado por intereses encontrados (…) Con estos criterios, y en un continente signado por la exclusión, los Estados garantizaron un piso de derechos sin que esto supusiera una contraprestación. Nadie debía "agarrar la pala" al recibir la Asignación Universal por Hijo o la pensión por discapacidad. Estos programas sociales son eficaces porque materializan un precepto constitucional, y son eficientes porque logran resultados de bienestar en plazos más breves y para más personas que un capitalismo que nunca aprende. En este contexto, tomar la información del SINTyS para recortar pensiones en nombre de una racionalización del gasto es, antes que una virtud técnica, una posición ante la vida. Concluir que una niña con hemiplejía no tiene derecho a una pensión porque pertenece a una familia propietaria de un vehículo, ofende a la inteligencia. Debatir el porcentaje de discapacidad que supone el síndrome de Down es, directamente, un insulto. Prefiero nuestras equivocaciones. Nuestras ineficacias e ineficiencias. Seguramente no ganemos ningún Premio a la Calidad, ninguna consultora aprobará nuestros procesos, pero nuestra gente sentirá que está adentro, abrigada por el Estado. Y si vamos a certificar normas de calidad, que sean las nuestras, las que podemos pensar como Pueblo, las que hacen realidad (pido disculpas por la digresión) la felicidad del Pueblo y la grandeza de la Nación.
Claudia Bernazza, “Eficacia y Eficiencia “PRO”, ex diputada nacional, Cood. Comisión de Estado Instituto Patria, 18/06/17

Sencillamente es difícil redistribuir ingresos. En realidad, todo el lenguaje político de “redistribución” es anacrónico, evoca los tiempos antiguos en los que el activo productivo más importante era la tierra. La tierra es divisible y puede ser explotada por unidades familiares. Pero no hay otro insumo productivo que se pueda distribuir con la misma facilidad. En consecuencia, es posible que haya barreras simplemente tecnológicas para la igualdad económica. Y como ningún sistema político es capaz de superarlas, no debemos culpar a la democracia por no lograr lo que ningún sistema de instituciones políticas pueda lograr. Sin embargo, la desigualdad económica tiene maneras de filtrarse en el terreno político. Si las características que se están ignorando afectan diferencialmente la capacidad de ejercer derechos políticos o si pesa en forma desigual la influencia política de individuos desiguales, se está violando la condición de igualdad política. 
Adam Przeworski, Qué esperar de la democracia, Límites y posibilidades del autogobierno, Ed 2010, intelectual polaco-estadounidense, profesor de ciencia política Universidad de Nueva York

Red Mujeres con Cristina 

Déjanos tus comentarios para el debate político 
Para comunicarte con nosotras: redmujeresconcristina@gmail.com 
Facebook: Red Mujeres con Cristina

viernes, 16 de junio de 2017

Para pensar, debatir, comprender.

Fragmentos.

Esa violencia simbólica del hombre contra la mujer que se atreve y que va por el lugar que es de él. Yo creo que muchos sintieron que yo iba por el lugar que era de ellos y, lo que es peor aún, también muchas congéneres que también formateadas en ese patriarcado consideran una adversaria, o alguien peligroso o una enemiga casi de género o de sexo que una mujer se atreva a lo que ellas consideran o les han metido en la cabeza que no pueden atreverse jamás. Por lo tanto debe ser eliminada porque es una competencia que no es buena. O es un ejemplo que no debe mostrarse ni a ella ni a sus hijas ni a sus nietas. Porque, a ver… y esto para culminar, para terminar, esto lo dije una vez en una reunión de género en Naciones Unidas en Roma que el hecho de que seamos el 50% de la población debería no reducirnos a tener que soportar sobre nosotras conductas de minoría. ¿Cómo se puede ejercer sobre el 50% de la población del mundo conductas de violencia simbólica, verbal y la última que es la física? Pero primero hay una violencia simbólica, después hay una violencia verbal y finalmente sobreviene la violencia física. ¿Cómo se puede hacer esto?  Compañeras de género, y acá permítanme dirigirme a las compañeras de género… Tenemos un problema dentro de nuestra propia agrupación, dentro de nuestro propio partido y tenemos que trabajar fuertemente en eso porque yo estoy absolutamente convencida que esa es una de las batallas que primero tenemos que dar para realmente volver a ser la mitad del mundo.
Cristina Fernández, 13/05/17

Cuando inspirada por el anhelo de igualdad entre los seres humanos, la acción política concibe que sin ella no resulta posible la libertad ni la diferencia; que sin ella sólo imperan la dominación, la prepotencia, la explotación, y que ninguna libertad puede convivir con la dominación como lógica de las relaciones sociales. No hay libertad ni diferencia sin igualdad (aunque sí puede haber igualdad sin libertad, y la historia enseña el deber de rechazarla cuando se plantea de ese modo). No hay liberalismo político sin justicia social. Por ello el neoliberalismo económico es el obstáculo mayor del liberalismo en tanto sistema de las libertades individuales y colectivas (…) Libertad, igualdad y fraternidad –al igual que memoria, verdad y justicia– son palabras que se protegen entre sí y adquieren su significado pleno cada una por relación a las otras. La construcción de una fraternidad popular entre las distintas organizaciones acaso contribuya a revitalizar los combates por la igualdad y las libertades que el macrismo denuesta, y acaso logre dotar a las luchas sociales con una afectividad de la que los puros conceptos carecen.
Diego Tatián, “Construir fraternidad”, profesor de la Facultad de Filosofía y Humanidades (UNC), 1/06/17

Lo que presentamos hoy son observaciones preliminares. Para poder comentar y valorar unas sobre otras y hacer comparaciones incluso con otros momentos, es necesario más tiempo de reflexión. Los pasados diez días han sido intensos para nosotros: visitamos diferentes provincias, diferentes lugares, nos reunimos con autoridades, sociedad civil y detenidos. No estamos en condiciones de hacer ese análisis ahora, pero una cosa que nos es muy clara es que la sociedad necesita prestar atención a esta situación. No miren para otro lado. Es importante enfatizar dos puntos. Estamos acá porque el gobierno nacional nos invitó. Nuestra visita no hubiera sido posible si no hubiera existido esa invitación (…)  No hemos recibido invitación desde 2003. Ahora sí lo hicieron aun sabiendo que nuestro mandato es pesado, que hay problemas muy arraigados en la sociedad que debíamos analizar y evaluar. Apreciamos mucho que aun así lo hayan hecho, lo vemos como una disposición al diálogo, algo que no ha pasado en los últimos 15 años. Pero eso es el pasado. Nosotros queremos mirar al futuro y queremos ver en él un compromiso constructivo. Hoy (por ayer) nos enteramos de que fueron propuestos los tres miembros civiles para integrar el comité del Mecanismo Nacional de Prevención contra la tortura, algo que se venía exigiendo desde hace años y es muy importante que empiece a funcionar ese comité. Por otro lado, es necesario decir que la Constitución argentina incluye las leyes internacionales como leyes de valor dentro del territorio. Los tratados internacionales son fuente de legislación  y así es como deben tratarse y entenderse.
Elina Steinerte, integrante del “Grupo de Trabajo sobre Detención Arbitraria” de la ONU 19/05/17

Uno de los mayores desafíos de toda democracia es determinar el alcance y el sentido de lo que entendemos por libertad de expresión. La libertad de expresión fue comprendida desde comienzos del siglo XIX como una forma de contención frente al absolutismo. Así nació el Estado de Derecho. El liberalismo nació con autores como Locke defendiendo este derecho como un derecho humano inherente, anterior al Estado. El Estado sólo era legítimo en tanto respetaba estos derechos naturales inherentes del individuo que los tenía por el solo hecho de ser tal. Por eso se lo pensó como frontera a la censura o la persecución. A grandes trazos ésta fue la doctrina que rigió durante dos siglos. El individuo se hacía valer frente al Estado con su libertad de ser escuchado. De poder alzar la voz. Hacerse ver y poder defender su identidad. Cuando ese derecho esencial desaparece o es mancillado, cuando no se puede hablar, desaparecen siempre las personas, sus tradiciones, voces, reclamos, sus culturas. Su palabra. Por eso es planteado como primer derecho. Porque una persona que no se puede expresar, que carece de esa libertad básica, a menudo es una persona perseguida cuya identidad no se respeta. La libertad de expresión es fundamental en una democracia. El problema es cuando esa libertad no es para todos. Cuando la libertad se convierte en un concepto vacío. Cuando no hay igualdad en la libertad de expresión. Cuando no hay igualdad en la palabra ni en los derechos. Cuando no son todos libres, sino sólo algunos. Cuando la libertad de expresión se convierte en una cáscara para defender intereses, pero no derechos.
Guido Croxatto, “La ley y la palabra”, 12/11/13, UBA, Conicet

Participé de la visita de Merkel como miembro del consejo del Parque de la Memoria, en representación de los organismos de derechos humanos. Merkel es un personaje muy importante, iba a estar en el país por un día solamente y yo tenía algunas cosas para decirle. Lo pensé dos veces, pero concluí en que no podía no acercarme y hacerle ese comentario, que no fue mucho, pero salió (…) Ella lo escuchó muy bien. No me dijo nada, pero sí escuchó. Yo le dije por último que no queríamos nunca más el silencio y le dije que se lo decía a ella. Luego caminó el parque, nos encontramos en el muelle y transitamos el rito de las flores. Entonces, se conmovió, me preguntó si Franca era mi única hija, qué edad tenía y enfatizó la necesidad de hablar con los jóvenes. 
Vera Jarach, Madre de Plaza de Mayo, 11/06/17

¿Por qué defendemos la escuela pública? Si uno desea un país más democrático e igualitario, la educación es un derecho. Si el derecho no incluye una educación de alta calidad, al menos tan buena como la formación a la que acceden las elites, no estamos garantizando plenamente la igualdad de oportunidades. Cada vez que la escuela pública ve afectado su funcionamiento de manera que la educación que puede ofrecer está por debajo de las escuelas privadas, se lesiona el derecho de los niños a recibir conocimientos en igualdad de condiciones. El mundo real está lleno de desafíos, y la escuela es un sitio estratégico para que la sociedad aprenda a convivir en la heterogeneidad. Esto no podría lograrse si la formación “privada” no estuviera regulada por el Estado en algunos contenidos básicos. De hecho, según la ley, todas las escuelas son de carácter público, sólo que algunas son de “gestión privada”. El Estado debe ejercer una regulación basada en acuerdos y consensos amplios so¬bre el currículum de todas ellas. 
Alejandro Grimson y Emilio Tenti Fanfani, investigadores , marzo 2017

Quien plantea la igualad como objetivo a alcanzar, a partir de la situación no igualitaria, la aplaza de hecho al infinito. La igualdad nunca viene después como un resultado a alcanzar, debe ubicársela antes. La desigualdad social misma la supone: quien obedece una orden debe desde ya y en primer lugar comprender el orden dado, en segundo lugar tiene que comprender que debe obedecerlo. No hay ignorante que no sepa una infinidad de cosas y toda enseñanza debe fundarse en este saber, en esta capacidad en acto.
acques Ranciere, El maestro ignorante, ed. 2003, filósofo francés

Red Mujeres con Cristina 

Déjanos tus comentarios para el debate político 
Para comunicarte con nosotras: redmujeresconcristina@gmail.com 
Facebook: Red Mujeres con Cristina

martes, 6 de junio de 2017

Para pensar, debatir, comprender.

Fragmentos.

Por desesperación y también por falta de formación y de información frente a una sociedad bombardeada aparentemente por información y por el acceso a las redes, tenemos claramente que hay un proceso de desinformación de la sociedad de cuáles son los verdaderos motivos por los cuales alguien consigue trabajo o no consigue. Por qué alguien tiene un bajo salario o no puede conseguir un mejor salario. Y entonces se reorienta esa desesperación y esa frustración ciudadana normalmente hacia otros compatriotas. Y normalmente no se la orienta hacia los que más tienen y que normalmente tienen algo que ver en la inequitativa distribución del ingreso. Paradójicamente se reorienta esa frustración, esa desesperación, esa necesidad de tener salario y trabajo hacia los que menos tienen y se reorienta eso bajo las formas de xenofobia, de odio, de desprecio al pobre, de desprecio al inmigrante, de desprecio al refugiado como si ellos fueran la causa y no el efecto de un orden internacionalmente injusto.
Cristina Fernández, en el Parlamento Europeo, Bruselas, 11/05/17

Ella nunca fue sólo ella, sino lo que representa y a los que representa. Nuestro sistema de representación está tan nublado que incluso quienes desde los alrededores de lo que fue el kirchnerismo en el poder destratan o descalifican a Cristina, no advierten que haciéndolo destratan y descalifican a los millones que se siguen sintiendo representados por ella sí y por otros no. Ese cuidado que tuvo Cristina en no descalificar a nadie no lo han tenido con ella, e implicaba no sólo la intención de no prestarse al juego ajeno de los trapos sucios, sino el respeto por las bases de otros dirigentes u organizaciones que han afirmado que ella ya no los conduce. Tiene tanta conciencia de la necesidad de esa unidad, que se saltea que hace poco uno de esos dirigentes salió al ruedo diciendo que “era hora de los pantalones bien puestos y no de estar debajo de una pollera”. El machismo no te lo deben, te lo enrostran, te lo refriegan por la cara. Del mismo modo, Macri y Massa quieren “frenarla”, pero son impotentes porque ella no viene sola, sino con la identificación política de millones. Eso no lo dicen, quizá ni lo piensen, pero hace mucho que el factor Cristina no se explica solamente con su astucia y su inteligencia, ni con su rango político, a todas luces el más claramente opositor de la escena posible. Es que esa voz, esos conceptos contextualizadores, esa necesidad de acción política potente, coinciden con el reclamo que de todo eso hacen desesperadamente los argentinos golpeados a quienes han votado para que se opongan a lo que viven hoy. (…) Hoy ni siquiera es una mujer: esos varones de pantalones bien puestos, si los tienen tan bien puestos, deberían comprender que los que quieren a Cristina no la quieren porque es mujer, sino porque sabe dar peleas, y porque no se rinde.
Sandra Russo, “No es que sea una mujer”, periodista, 27/05/17

Claro. Bueno, de alguna manera, las dos decisiones de la Corte Suprema argentina que antes mencioné empiezan a apuntar hacia esa posibilidad, lo que podría realmente representar una baja en los niveles de los estándares internacionales en materia de crímenes de lesa humanidad. Porque si lo hace Argentina, que fue el país en el que todo el mundo se inspiró para llevar a toda la humanidad un mensaje de que no se puede olvidar, de que no se puede permitir que graves violaciones queden impunes, de que es posible realizar juicios, establecer las responsabilidades manteniendo la democracia, la estabilidad institucional en el marco de la justicia común del país, con todos los derechos respetados, ¿qué le queda al resto? El proceso de memoria, verdad y justicia argentino es un legado que a nosotros como latinoamericanos nos enorgullece porque estas conquistas argentinas fortalecieron y fortalecen las luchas de la sociedad civil en la región para obtener un nivel de reconocimiento respecto a los derechos a la verdad y a la memoria que otros países en el mundo recién están empezando a entender. El efecto simbólico de un retroceso en Argentina en materia de memoria, verdad y justicia sería drástico para la comunidad internacional de derechos humanos [Decir “derechos humanos del pasado] es una premisa equivocada. Esta agenda, la de memoria, verdad y justicia, es la agenda del futuro. En el futuro debemos desestimular nuevas violaciones a los derechos humanos, y el mejor desestímulo es el ejemplo de la lucha contra la impunidad, de la debida responsabilización en lo que ocurrió en el pasado. A lo que esta agenda apunta es a la regla de oro de la democracia: la advertencia a los posibles violadores del futuro, a los posibles dictadores del futuro, que no violen derechos humanos porque en algún momento la historia va a encontrarse con ellos. Este mensaje es un mensaje civilizatorio, con contenido ético muy relevante. Estamos todo el tiempo hablando del futuro.
Paulo Abrao, secretario general de la CIDH, 28/05/17

Se me hace raro cuando alguien dice “yo soy músico y no debo hablar de política”. No es que debas o no, es imposible no expresar tu forma de sentir si estás viendo ciertas cosas (…) Vivo en Barcelona pero voy mucho a Colombia, unas tres veces al año. Y ahora como se firmó el proceso de paz tuvimos mucho trabajo, sin quererlo. Nos llamaron para estar en muchas marchas y charlas. Ha sido muy bonito, porque es la primera vez que el arte forma parte tan importante de un proceso de paz en el mundo. Normalmente los artistas siempre éramos los locos o los primeros que nos perjudicábamos por los recortes en la cultura. Nosotros en Colombia no hemos vivido lo que se vivió en Argentina. La guerra no se podía nombrar, hasta ahora, y nunca había habido una dictadura. Entonces, no había habido un proceso de contar estas historias. En nuestras canciones no está eso, pero va a empezar a estar.
Marta Gómez, cantautora colombiana, 14/05/17

No podemos ubicar el corazón de esta vorágine de violencia y desintegración solamente en la corrupción que prolifera en el mundo de la política. Este es, por hoy, un mundo subordinado al del gran dinero y, sobre todo, al gran dinero que no puede decir su nombre, a las finanzas clandestinas que se funden, casi invisibles, en la gran corriente financiera legitimada por las leyes, la economía, los capitales y las costumbres. La corrupción es un subproducto, no un origen de la vorágine que nos arrastra. El capital financiero, al cual la vertiginosa revolución tecnológica, uno de cuyos productos es la digitalización, ha dado los instrumentos para tomar el mando de la economía, la política, la comunicación, los proyectos educativos y, last but not least, las tecnologías, las doctrinas, el destino y el uso de los ejércitos y las fuerzas armadas. Hoy su empresa es subordinar los vastos mundos de la vida a su comando y a sus fines ciegos e impersonales. Y no es perversión, sino la forma y el destino del Gran Dinero en el cambio de época que estamos viviendo en este siglo XXI.
Adolfo Gilly, “México, la vorágine”, historiador y politólogo argentino radicado en México, 19/05/17

De joven. Fue muy difícil, porque vivíamos en una burbuja, sometidos y desinformados. Aparentábamos lo que no éramos. Las personas que nos rodeaban decían “qué capo es tu viejo”. No había quienes nos dijeran “mirá este hijo de puta lo que hizo”. Una vez que escuché un testimonio en un juicio ya no me hizo falta nada más. Hasta hoy me da aberración. Siento calma, perdí el miedo y adquirí la madurez necesaria. Lo de la marcha fue conmovedor. Hay que tener la memoria despierta. Me siento acompañada porque somos millones (…) Su sola presencia infundía terror. Al monstruo lo conocimos desde chicos, no es que fue un papá dulce y luego se convirtió. Vivimos muchos años conociendo el horror. Y ya en la adolescencia duplicado, el de adentro y el de afuera. Por eso es que nosotros también fuimos víctimas. Ser la hija de este genocida me puso muchas trabas. 
Mariana D., se cambió el apellido hace un año, es la hija del represor Miguel Etchecolatz, mayo 2017

Hasta ahora, la mayoría de las reflexiones sobre la democracia se concentraron en los problemas de representación, la mala representación. Creo que hemos ingresado en régimenes políticos en los que hay que reconocer que el poder central suplantó al Poder Legislativo. Sin embargo, la democracia fue concebida para que se instalara un poder parlamentario representativo. Debemos hacer que ese poder ejecutivo participe de la democracia porque ahora está participando a medias en la democracia. El Poder Ejecutivo forma parte de la democracia mediante el sufragio universal que elige al jefe del Estado. Pero es sólo un permiso para gobernar que no está acompañado ni de un código de circulación, ni de una escala de sanciones. El gran problema de nuestras democracias consiste en que tenemos una democracia electoral, lo que yo llamo una democracia autorizada, pero no contamos con una democracia de ejercicio. Hay teorías sobre las instituciones, pero no existe una teoría democrática sobre la práctica. Creo que los ciudadanos se dan cuenta de que lo que está en tela de juicio no son las instituciones sino los comportamientos políticos. Por eso es preciso que los comportamientos políticos participen de la democracia (…) asistimos a la instalación de democracias autoritarias. Es el caso de la Rusia de Putin, de la Turquía de Erdogan.
Pierre Rosanvallon, sociólogo francés, 29/11/15

Red Mujeres con Cristina 

Déjanos tus comentarios para el debate político
Para comunicarte con nosotras: redmujeresconcristina@gmail.com 
Facebook: Red Mujeres con Cristina

viernes, 26 de mayo de 2017

Para pensar, debatir, comprender...................

Fragmentos.

Quiero dirigirme a todos y cada uno de ustedes, a los jóvenes trabajadores, a los  Se me ocurre la necesidad, para no poner en crisis la democracia entre otras cosas, de construir nuevas arquitecturas institucionales aprovechando a través de la extraordinaria difusión de las redes sociales de mecanismos por los cuales los ciudadanos puedan reclamar, exigir el cumplimiento de los programas electorales. Esto es clave para la construcción democrática. Esto es clave, además, para detener el avance de la derecha. Porque el avance de la derecha lo hacen también sobre la destrucción de la política y la democracia. Preservar a la democracia, preservar los contratos sociales entre los ciudadanos cuando votan y los dirigentes cuando llegan al gobierno no es solamente una cuestión de convicciones o de ética es una cuestión de continuidad y seguridad democrática. No habrá democracia y las derechas seguirán avanzando en la medida que todo sea igual. Sea igual decir la verdad que mentir. Y es más, luego el neoliberalismo tuerce este y dice: la política y los políticos son todos iguales para finalmente siempre proponer situaciones extremas, salidas por derecha que es típico, además, de toda sociedad en desesperación (…) ¿Por qué una sociedad se inclina por propuestas extremas? Por desesperación muchas veces, por desesperación y también por falta de formación y de información.
Cristina Fernández, en el Parlamento Europeo, Bruselas, 11/05/17

En el caso argentino, no hubo justicia por mano propia ni tampoco resignación, sino lucha ciudadana por memoria, verdad y justicia. Los dañados pospusieron el hecho de que el crimen había sido cometido contra ellos o contra sus seres queridos y advirtieron antes que nadie –aún hoy– que los genocidas habían transgredido “el orden imperante en el género humano” (…) Si un Estado olvida por algunas de las ramas del gobierno que hay crímenes que conspiraron contra el género humano al ser cometidos, ofende por ese hecho a otros Estados que forman parte de la comunidad internacional (…) Ofende y olvida que, en estos casos, las disposiciones legales deben interpretarse de modo tal que las decisiones dejen en claro la violación del principio según el cual el delito no se comete solamente contra la víctima, sino contra la comunidad (Telford Taylor). Se trataba de una cuestión de justicia, no del prestigio de una institución o de la sacralización de una lectura de texto determinada. Quien viola dicha ley es un enemigo común y puede ser juzgado por todos cuantos forman la comunidad de las Naciones, por conculcar el contrato básico de existencia de dicha comunidad (…) Ninguna de estas ideas es nueva. Tarea de la Corte es renovarlas, no archivarlas. E imperativo de todos los jueces, siempre, es tenerlas presente, con independencia de lo que la Corte haya dicho. En nuestro sistema no existen los jueces “inferiores”. Salvo que elijan serlo.
Rafael Bielsa, “Razonar y recordar”, ex canciller, 17/05/17

Me interesa el feminismo cuando está recorrido por la clase social porque el género y la clase no se pueden separar. A veces la literatura habla de una especie de nebulosa clase media muy parecida, con los mismos problemas de tipo sentimental; a mí me interesa utilizar la literatura para hablar del desclasamiento, la injusticia y la desigualdad. Lo peor de todo es que creo que a muchos escritores no es que no les interesa la variable de clase, sino que creen que no existe, como si viviéramos en mundos paralelos. Las clases sociales existen (…) Desde el punto de vista narrativo dar voz a esas voces es muy complicado porque te puedes sentir un usurpador o puedes incurrir en la inverosimilitud a la hora de utilizar un registro literario o una mirada que aparentemente no encajaría con esos personajes que tú quieres retratar. Por eso para mí era tan importante hablar (…) del derecho a la queja desde el privilegio o desde la conciencia de un privilegio. Yo no me muero de hambre, pero tampoco tengo la vida regalada (…) Tengo la impresión de que los verdaderamente maltratados, los invisibilizados, los lúmpenes del mundo están tan cansados, están tan débiles, que no dicen ni “mu”. Al final, lo que pasa con el sufrimiento, lo que pasa con la precariedad, es que puede producir indignación o rebeldía, pero también todo lo contrario: una enorme carga que te impida moverte.
Marta Sanz, escritora española, 13/05/17

Con mucha tristeza. Soy un actor, no manejo todos los temas ni tengo que tener todas las respuestas. Pero me preocupa y mucho. Creo que hay un gran problema cultural y esa es la base de todo. Creo que lo único que nos puede salvar es la inteligencia. Me veo como un ciudadano en construcción constante de su pensamiento, aunque sin renunciar a sus valores históricos. Trato de no dejarme llevar solo por la crítica. No le di mi voto al presidente, así que no me puedo sentir engañado por sus promesas electorales. No sé hasta que punto justifica reclamarle a alguien que va a seguir gobernando según sus propias creencias. A mí me enoja mucho más la oposición. ¿Dónde están los peronistas, los radicales, los socialistas? Los votamos para que representen determinadas ideas y ahora miran para otro lado. Es como si yo anunciara Romeo y Julieta y cuando la gente viene al teatro soy Don Mateo. No da. Le tenemos que exigir mucho más a nuestros representantes en el Congreso. Costó mucho que estén esas bancas y su deber es respetarlas.  
Juan Leyrado, Actor 2/04/17 

Leer los informes después del femicidio de Micaela es asomarse a una crónica anticipada de lo que pasó. Leer el fallo del juez, asomarse a una resolución de rutina, tomada en la soledad de un despacho (…) Todos los días, la Justicia argentina evalúa los delitos sexuales con los mismos parámetros que usa para cualquier otro tipo de crímenes. Rossi habilitó la libertad condicional a Wagner porque pudo: el sistema le permite obviar los informes; el sistema no considera que haya algo específico en los delitos sexuales (la mayoría de las víctimas son mujeres), como tampoco en otras manifestaciones de violencia machista. En el penal, Wagner nunca había realizado un tratamiento psicológico por sus delitos sexuales; no había espacio ni profesionales que pudieran brindárselo. Uno de los informes señaló que Wagner era como todos los condenados por violación: “logra y sostiene una adaptación y participación en el marco de la institución” pero “no alcanzaba un análisis profundo y sentido respecto de los actos reprochables que cometió”; no demostraba “indicadores de compromiso afectivo en relación al delito cometido” y tampoco “una genuina valoración respecto del daño producido”. No se arrepentía, no le importaba haber cometido esos crímenes; eso no era raro, no lo convertía en un monstruo, porque “no escapaba a la habitualidad”. Fue uno más. En Argentina, la Justicia todavía está tremendamente lejos de ser justa para las mujeres. El sistema sigue considerando que es lo mismo robar un almacén que violar a una mujer o pegarle hasta matarla o simplemente humillarla de diversas formas, como ejercicio de poder machista. Es por lo menos mezquino, miserable usar el femicidio de Micaela como excusa para cuestionar un paradigma judicial con enfoque de Derechos Humanos (…)  en lugar de leer en él cómo es posible que ese funcionamiento exista.
Soledad Vallejos, “A la caza del monstruo”, periodista, 11/04/17

La crisis es tan global que se nos hace difícil hacer análisis. (…) en un mundo en el que carecemos de liderazgos políticos y populares. Hay cuarenta puntos de guerra en el mundo, es una guerra mundial balcanizada. No sabemos hacia dónde vamos, nadie sabe hacia dónde vamos. Tengo la impresión de que estamos en un vuelo ciego, de un avión sin piloto estamos inmersos en una gran crisis sistémica, que pone en duda un modo de vivir. La crisis ecológica es de tal gravedad que no podemos dimensionar el daño que está causando y tampoco alcanzar a ver la gravedad de la crisis que estamos enfrentando. La estrategia de los poderosos consiste en salvar el sistema financiero, no en salvar nuestra civilización y garantizar la vitalidad de la Tierra (…) No es posible analizar Argentina o Brasil solo desde aquí. Tenemos que mirar nuestras realidades en el marco de la crisis de la globalización, de la planetarización dependemos los unos de los otros y cada país no puede salvarse por sí mismo, encontrar su propia salida (…) El objetivo del imperio es eliminar los liderazgos progresistas y de izquierda de raíz popular. La estrategia para hacerlo es usar la represión, por una parte, utilizar a la Justicia (Poder Judicial) con ese propósito y deslegitimar la movilización popular como lucha política. No hay leyes, sino poderes en disputa (…) Se pretende el desprestigio de la política presentándola como el mundo de los sucios, donde todos son corruptos. Los gestores, los gerentes que actúan por fuera de la política. Y esto es muy peligroso, porque, yo creo, no se resuelve nada sin pasar por el mundo de la política.
Leonardo Boff, teólogo y escritor, 14/05/17

Porque el héroe revolucionario, el líder de masas, tiene una densidad de la que carece el demagogo o el caudillo que apela solamente a lo irracional de las multitudes para servirse de ellas. Hombres que momentáneamente fueron seguidos por las masas y que en nada las sirvieron, abundan en la historia. Hitler y Mussolini reunían también multitudes, no para movilizarlas en defensa de la libertad del hombre y de los pueblos sino para integrarlos en el orden capitalista, al conjunto de mitos fantasmagóricos (…) Pero el héroe del pueblo, el líder revolucionario, no es un fenómeno personal sobreimpuesto a la realidad que permite su surgimiento, sino un protagonista que integra esa realidad y expresa las fuerzas del crecimiento, la ansia de libertad de los oprimidos, la voluntad nacional de constituirse como comunidad soberana. Entonces el héroe se carga de contenido, de belleza, de fuerza, porque en él se objetivan anhelos y ansias, aspiraciones multitudinarias que irrumpen cuando a determinadas condiciones históricas se une la voluntad de las clases y de la nación explotada.
Cooke J. W.: “Peronismo y revolución” en J. W. Cooke: Obras completas. Tomo V.

Red Mujeres con Cristina 
Déjanos tus comentarios para el debate político 

Para comunicarte con nosotras escribanos a: redmujeresconcristina@gmail.com 
Facebook: Red Mujeres con Cristina

viernes, 19 de mayo de 2017

Para pensar, debatir, comprender.............

Fragmentos.

Dije que esto debía convocarnos a todos más allá de las oposiciones entre las posiciones ideológicas. Sostuve además y sigo sosteniendo que los Derechos Humanos no son ni de izquierda ni de derecha, y que realmente por la calle pueda caminar gente que violó, torturó, desapareció chicos, tiró gente al mar, a mí no me entra en la cabeza, no me entra en la cabeza que haya gente que pueda apoyar eso. Con lo cual creo que la defensa de la democracia no sólo le debe caber a las organizaciones de derechos humanos, que han sido un puntal formidable en todo esto, sino a toda la sociedad. Creo que es bueno para todos que vivamos en un país en donde los genocidas no caminan por la calle y creo que por eso la convocatoria (…) Estamos por lo pronto con respecto a derechos humanos ante una nueva Corte automática o mayoría automática. Es muy preocupante, porque uno de los logros más importantes que creo que nadie puede discutirnos es aquella interpelación que Néstor (Kirchner) le hizo al Parlamento al poco tiempo de haber asumido para construir una Corte y una Justicia absolutamente independientes. Y vaya que construimos una Corte absolutamente independiente.
Cristina Fernández, 11/05/17

Trato de sacarlo de mí porque si no queda en una impresión personal y no sé cuánto sirve. El fallo es desastroso para toda la sociedad, sus consecuencias, que las tendrá, las vamos a tener que pagar todos, no solamente los que fuimos víctimas de la última dictadura. Entiendo que estos que están a punto de ser liberados son de los peores criminales que tenemos en el país, no quedan muchas dudas de eso. Permitirles salir en libertad después de haber sido condenados por los peores crímenes que pueden existir es una decisión poco ética, entiendo. Y que solo cinco personas en un fallo dividido la hayan tomado; tres en realidad, y decidido revertir un proceso histórico que llevó décadas, es preocupante. Si se deja libres a estos criminales, ¿con qué cara luego evalúan a cualquier otro crimen? (…) Nunca pensé que íbamos a llegar a esta instancia, es un gran retroceso. Me sorprende que podamos retroceder tanto.
Ignacio Montoya Carlotto, nieto recuperado, 7/05/17

Durante 25 días y 25 noches el domicilio simbólico de la educación pública se ubicó en el km 0 de la Argentina (…) ¿Cuánta tinta se usó para estampar en remeras y guardapolvos las consignas en defensa de la Escuela Pública? ¿Cuántos cuentos se leyeron? ¿Cuántas manos se levantaron para preguntar al profesor sobre el final de la clase pública? La enumeración exhaustiva es improbable. Imposible el inventario acabado  de los abrazos (…) ¿Por qué en 2017 el gobierno nacional decidió hacer lo contrario y creó este conflicto de manera alevosa y provocativa? (…) era necesario, no sólo castigar salarialmente a un sector de los trabajadores organizados, sino fundamentalmente hacer que se note. Que el ejemplo inculque el miedo. Inventar un conflicto para ganarlo no es ningún invento. Está en el manual de los gobiernos neoliberales. Lo hizo Reagan con los controladores aéreos en 1981. Thatcher con los mineros en 1984 (…) libreto, escrito décadas atrás, en la génesis de los neoliberalismos (…) Pero no. La perseverancia y la palabra, dos herramientas que conocemos los que trabajamos mucho con ellas hicieron que a la lluvia de los palos, 48 horas después, la suceda el sol de los abrazos. Se levantó la Escuela Itinerante. La derrota relámpago de los manuales neoliberales que tenía que ser ejemplo para el resto de los trabajadores se convirtió en el centro de escena para la solidaridad colectiva. Tomando la enseñanza de lo ocurrido más de tres décadas atrás en el hemisferio norte, la Escuela Itinerante logró, como la Carpa Blanca en los ‘90, contrarrestar el aislamiento planificado con el apoyo masivo de la comunidad. Cuando se izó la bandera en la puerta de la escuelita no sólo se mantuvo en pie el reclamo educativo. También se consolidó la vigencia del derecho a reclamar ante las autoridades.  Ganó la democracia.
Eduardo López y Mariano Denegris, “La escuela itinerante se multiplica”, secretarios general y de comunicaciones de UTE, respectivamente, 6/05/17

Hay que ver qué pasa. Pero asustarme o alegrarme por lo que pueda suceder, en eso creo que podemos caer en una gran imprudencia. En ser profetas o de calamidades o de bienestares que no se van a dar, ni una ni otra. Se verá. Veremos lo que hace y ahí se evalúa. Siempre lo concreto. El cristianismo, o es concreto o no es cristianismo. Es curioso: la primera herejía de la Iglesia fue apenas muerto Cristo. La herejía de los gnósticos, que el apóstol Juan la condena. Y era la religiosidad de spray, de lo no concreto. Sí, yo, sí, la espiritualidad, la ley… pero todo spray. No, no. Cosas concretas. Y de lo concreto sacamos las consecuencias. Nosotros perdemos mucho el sentido de lo concreto. A mí me decía el otro día un pensador que este mundo está tan desordenado que le falta un punto fijo. Y es precisamente lo concreto lo que te da los puntos fijos. Qué hiciste, qué decidiste, cómo te movés. Por eso yo frente a eso espero y veo.
El papa Francisco, 22/01/17

Tomamos las armas por el pueblo vasco y ahora las dejamos en sus manos, para seguir dando pasos al objetivo de lograr la paz y la libertad en nuestro pueblo, porque para avanzar en la agenda de soluciones hay que adquirir compromisos”, con estas palabras la banda terrorista ETA anunció este viernes en un comunicado a la cadena británica BBC su desarme total, aunque sin hacer explícita referencia a su disolución. Así, cuarenta y nueve años marcados por el miedo y la violencia se culminarán hoy en las afueras de la localidad francesa de Bayona, cuando se formalice la entrega de la localización de su arsenal a los jueces y las fuerzas de seguridad galas. El 8 de abril del 2017 será la fecha con la que, si todo sale de acuerdo a lo pautado, los libros de historia sellarán el largo período de lucha armada que empezó con la fundación de Euskadi Ta Askatasuna (expresión que en euskera significa “País Vasco y libertad”) en 1958, como reacción a la represión sistemática de la cultura y la lengua vasca durante la dictadura franquista, y que se cobró 829 víctimas mortales y 324 etarras encarcelados.
Flor Ragucci, periodista, 8/04/17

En la historia hubo un Estado que estudió, elaboró, distribuyó, legalizó y hasta ordenó el consumo de drogas psicoactivas: el Estado nazi (…) Desde 1933 el gobierno de Adolf Hitler desplegó una estrategia represiva antidroga con serias consecuencias para quienes llevasen adelante una conducta adictiva. Se basó en La Ley del Opio del Reich. La Alemania nazi escarmentaba al adicto, lo encerraba y no le evitaba el cuadro de abstinencia. Los adictos a narcóticos fueron estigmatizados como “personas psicopáticas”. Se les impedía el matrimonio y la descendencia (…) Al mismo tiempo un grupo de farmacólogos del Reich en 1937 crearon una droga que tenía la propiedad de quitar el sueño y el hambre y producían euforia (…) La metanfetamina fue desarrollada como una especie de “antidroga” llamada a sustituir todas las sustancias ilegales y su consumo no estaba sancionado. Todo lo contrario. Fue considerada una panacea (…) En el Estado nazi los médicos “debían mantener la capacidad de rendimiento del individuo, y de ser posible, aumentarla”. La Pervitina cuadraba en forma perfecta con el clima de meritocracia y con la necesidad de salir de la depresión posterior a la Primera Guerra Mundial. La droga se convirtió en un éxito social. Millones de personas la consumían en forma diaria y fue protagonista de un hecho inédito en la  historia militar: el empleo de drogas psicoactivas en forma sistemática y planificada por parte de las fuerzas armadas de un país para enfrentar un escenario bélico (…) A los pocos meses del uso masivo, comenzaron a conocerse informes de sobredosis y adicción a la sustancia e incluso surgió la expresión “cadáveres de la Pervitina”. Pero el Estado nazi desoyó esos reportes. Decretar la ilegalidad de la sustancia no era un objetivo del gobierno aun frente a la evidencia médica. El desarrollo de una sustancia que aumentara el rendimiento era un hecho político no negociable. De aquí sale una gran lección: la ilegalidad de una sustancia no obedece a una lógica médica sino que representa una estrategia política. 
Federico Pavlovsky, “High Hitler, el Estado nazi fabricó adictos”, médico  

Los antiguos filósofos de la política del siglo XVII distinguían, y acá con esto voy a introducir una palabra que me parece consustancial a la democracia, distinguían perfectamente  entre derecho y ley. Que nosotros homologamos, que nosotros utilizamos casi como sinónimo. Me parece fértil considerar este matiz, esta distinción que hacía, por ejemplo, Thomas Hobbes. Sobre todo, el discurso, el relato, como le gusta decir a Cristina, tiene en el centro el concepto de derecho. Y sobre todo una fórmula que circula como esas fórmulas inciertas, indeterminadas pero que parece que ha sido muy productiva pero a la vez tiene el riesgo de banalizarse, que es el derecho a tener derecho, qué es una expresión de Hannah Arendt, donde en la misma expresión, derecho, en un caso quiere decir una cosa y en el otro otra. En el relato de Cristina, tener derecho es  un ejercicio, el derecho es una posibilidad, una potencia, un deseo (…) Me parece que también hay que pensar dialécticamente y en un sentido muy delicado la relación de los derechos y la relación de los deseos con la ley. La democracia es el derecho más la ley. No en un sentido puro e inmediato, no en el ejercicio sin mediaciones, no en el uso de la fuerza, sino que el derecho es ese conflicto, ese litigio enormemente productivo entre el derecho y la ley. La ley limita al derecho. La ley establece lo que está permitido y lo que está prohibido. En una democracia ese juego entre el derecho y la ley, el derecho que vulnera muchas veces la ley, y la ley que llega tarde y que  inscribe los  derechos de la ley. Una democracia puede llegar a producir una ley que, en lugar de limitar solamente el derecho, lo exprese.
Diego Tantián, “Pensamiento político circulante, las mujeres y el cambio cultural”, Primer Encuentro Nacional de la RMcC, decano de la Facultad de Filosofía y Humanidades, UNC, 10/09/11

Red Mujeres con Cristina 
Déjanos tus comentarios para el debate político

Para comunicarte con nosotras escribanos a: redmujeresconcristina@gmail.com 
Facebook: Red Mujeres con Cristina




viernes, 5 de mayo de 2017

Para pensar, debatir, comprender.............

Fragmentos.

Les pido que nos den una mano para reconstruir la Argentina. Y, por favor, no lo estoy haciendo desde mi persona, me excluyo, me excluyo y que nadie grite nada, me excluyo porque es necesario enseñar a pensar a la gente sin que la confundan con falsos dilemas o estúpidas contradicciones, o un nombre o un apellido.
Cristina Fernández, acto frente a dirigentes gremiales, 4/05/17

Estamos en un ciclo de crisis orgánica del capitalismo. No hay escondida en la afirmación ninguna profecía. No hay implícita la propuesta de volver al capitalismo fordista de la última posguerra ni la utopía de una rápida reestructuración revolucionaria; es la afirmación de un hecho visible, el de que el mundo de los próximos años va a ser cualitativamente diferente del que hoy habitamos. La crisis orgánica no es sólo, ni principalmente, una crisis económica, es una crisis de múltiples dimensiones, una crisis civilizatoria. Hemos vivido en los últimos años impresionantes avances tecnológicos junto con la apropiación simbólica de esos avances por parte de una cosmovisión individualista posesiva, mercantilista y competitiva que legitimó una inédita experiencia de concentración de la riqueza (hoy una decena de individuos es más rico que la mitad de los habitantes del planeta). Paralelamente se ha incrementado el capital crítico de las consecuencias de esa experiencia, proveniente de fuentes ideológicas y políticas de muy diversas y contradictorias tradiciones que tienden a una convergencia pocas veces vista.  (…) No es solamente que Trump y las tendencias proteccionistas que se insinúan en el capitalismo central afectarán nuestras balanzas comerciales y la tasa de interés de nuestra deuda (clave fundamental del dominio corporativo global, dramáticamente incrementada por el gobierno macrista). Se trata de pensar a nuestro país dentro de una dinámica política global, cuyo signo es la crisis política de un modo de dominación. Y los argentinos estamos en una buena posición histórica para pensarnos dentro de esa dinámica. Tuvimos nuestro propio estallido contra la política realmente existente en los últimos días de 2001 (…) y un proceso posterior que replanteó la cuestión de la gobernabilidad; hasta la crisis, gobernabilidad significaba seguridad jurídica para los grandes negocios, desde entonces y por un período importante pasó a significar igualdad e inclusión (…) Ahora entramos en una etapa de definiciones electorales. Hay que desear que la política pueda saltar la valla del pensamiento chico que empieza y termina en la prioridad del propio partido y de la propia estructura y abrir un debate que vaya más allá de octubre y se pregunte sobre el futuro del país (…) Ese parece ser el signo de los nuevos consensos que hay que lograr entre nosotros.
Edgardo Mocca, “Los limones y la crisis”, intelectual,  29/01/17

Las causas con actores económicos fue la última capa que se incorporó al proceso de justicia de las muchas desde la transición de la democracia. Aún durante los tres gobiernos del kirchnerismo no había claros avances en las investigaciones contra empresas y mucho menos los habrá ahora, en un gobierno de empresarios (…) Luego hubo casos emblemáticos (de retrocesos) como el sobreseimiento de Julián Ercolini a Papel Prensa, fallo que la secretaría de derechos humanos no recurrió (…) Aun así, en esos casos, esto se lee en el contexto de que son las reglas de la causa judicial. A lo que voy es que lo que sucedió con la fecha del 24 de marzo muestra que este proceso ya se autonomizó de la voluntad política y es un consenso y logro de la sociedad argentina, que no está dispuesta a que retroceda. La voluntad política puede mejorar las condiciones para que las causas avancen, pero no hay margen para un retroceso, por ejemplo, con la sanción de una ley que los interrumpa. Me parece que los pisos están muy altos y muy consolidados. Esto le quedó claro al propio gobierno el año pasado con la visita de Barack Obama, cuando Mauricio Macri tuvo que salir a las corridas a organizar la reunión con los organismos: hay un reconocimiento de la comunidad internacional a la Argentina por ese proceso, que genera que no existan retrocesos, porque también la clase política es consciente de eso. Otra cosa es que el poder ejecutivo lo ponga en el centro de la agenda y lo promueva: sabemos que no es así. A nivel discursivo, Macri habla mal de estas cosas, con distancia, se le nota (…) Lo que se ve no es una política de Estado que marque el rumbo en el proceso de Memoria, Verdad y Justicia, pero en esa falta, hay intersticios, no hay única posición. Por eso, el principal activo hoy de estas políticas es el consenso social.  
Gastón Chiller, director del Centro de Estudios Legales y Sociales, 24/03/17

Inseguridad. “El ámbito más inseguro para las mujeres es el familiar. Eso no excluye que hay muchas situaciones de violencia sexual y femicidios que ocurren en la vía pública. Tenemos que volver a discutir una agenda de políticas de seguridad con enfoque de género y una perspectiva feminista. Las mujeres tenemos el derecho a disfrutar de la nocturnidad, a vivir las ciudades. No podemos vivir atemorizadas de que nos pueden violar o asesinar. Tenemos que pensar cómo hacer para que el espacio público sea más seguro para las mujeres”, señala Malacalza. Y reclama políticas públicas integrales para la prevención de la violencia de género. Integrales significa que tiene que haber un compromiso de todos los actores gubernamentales, judiciales y del ámbito legislativo. Las políticas tienen que desestructurar la relación de dominación entre los géneros. Y deben incluir, apunta, capacitación a los operadores de la justicia. Y no pensar solo en la emergencia. “La agenda de la Subsecretaria de Género y Diversidad de la provincia de Buenos Aires es la implementación de la línea 144, refugios y botón antipánico. Es decir, se reduce a la emergencia. No están pensando en la problemática del empleo, en cómo las políticas económicas de ajuste afectan hoy a las mujeres, ni en políticas penitenciarias, entre otros ejes necesarios”.
Mariana Carbajal, “Los debates pendientes”, Periodista, 11/04/17

La anomalía Macron y la otra extrema anomalía democrática que es la ultraderecha dirimirán en Francia un antagonismo de alcance mundial. El imparable liberalismo ha sabido derrotar a quien se le ponga enfrente. Marine Le Pen es su renovado adversario. La señora Le Pen, autoproclamada “candidata del pueblo”, prometió liberarlo de “la globalización rampante”. Desde su punto de vista, parece todo lo contrario. Si el adversario de Emmanuel Macron hubiese sido otro, la victoria del centrista liberal pro europeo no estaba garantizada. La presencia de Marine Le Pen es un candado para la continuidad imperturbable del modelo “moderno”: joven, suelto, próspero, urbano, escasamente igualitario, conectado, ni de izquierda ni de derecha, ni social ni anti social, amigo de las libertades, sobro todo de la empresarial. 
Eduardo Febro, “Ballottage de antagonismos, Europa vs. Frexit”, periodista, 24/04/17

La pobreza la sienten los que la sufren. Su medición es totalmente relativa. Cuando se decía en 2002 que la pobreza era más del 50 por ciento, se estaba usando como parámetro una canasta básica total integrada por el consumo promedio de una persona de clase media baja, calculando calorías, carne, pastas y otros consumos no alimentarios. Esa canasta se usaba desde los años 80 y fue la que se usó también durante el kirchnerismo. Cuando empezó a circular la medición de la UCA, daba varios puntos por arriba de la medición anterior y por esa razón fue que la empezó a usar la oposición de aquel entonces, actual oficialismo. Cuando el Indec reelaboró ahora la composición de esa canasta básica total para ponerla acorde con las cifras de la UCA, (…) 35 por ciento más cara que la anterior, lo cual corre también para la medición de la UCA. No se trata de que una es mejor y la otra peor y está bien que se actualicen los datos. En realidad, eso habla bien del kirchnerismo porque quiere decir que los hábitos de consumo de la clase media baja mejoraron mucho. Lo que no se puede es comparar las mediciones. Según el investigador Daniel Schteingart, la canasta actual mete 13 puntos más de pobres que la anterior. Y si se midiera con esta canasta, la pobreza de 2002 sería del 67 por ciento y el kirchnerismo entregó el gobierno con 29 por ciento (…) Según Schteingart, la actual canasta es una de las más exigentes de América Latina, es casi el doble que la de Brasil, que tendría más del 40 por ciento de pobres si se aplicara esta canasta. Con esta aclaración resulta estúpido decir que ahora hay menos pobres que en 2006 o que durante el kirchnerismo.  O que el kirchnerismo dejó más pobres que en Brasil o México (…) Schteingart aclara que tampoco se puede hacer comparaciones con estos parámetros entre países porque todos tienen una medición diferente de acuerdo con sus hábitos, culturas y posibilidad de acceso a determinados bienes. Haciendo estas aclaraciones sobre la metodología, el Indec y la UCA coinciden que se pasó del 29 por ciento en 2015 a 33 por ciento en 2017. (…) es importante aclarar este tema porque se usan los números para confundir y hacer creer que la pobreza siempre va a existir o que se combate dándole más riqueza a los ricos. Se ha querido demostrar que por más que se creen millones de empleos, se jubile a millones de ancianos a los que no les hicieron sus aportes o se les conceda la Asignación Universal por Hijo a las jefas de hogares humildes, cualquier esfuerzo que se haga no logra hacer que las personas vivan con dignidad haciendo retroceder la pobreza. La defensa del salario y las jubilaciones es luchar contra la pobreza. En cambio todas las políticas del gobierno actual crean más pobreza haciendo más ricos a los ricos. Y hasta las mismas cifras que ellos miden se lo está diciendo.
Luis Bruschtein, “Pobreza bajo cero”, Periodista, 11/03/17
  
Vista con la perspectiva de la política, la verdad tiene un carácter despótico (…) Los hechos están más allá de acuerdos y consensos, y todo lo que se diga sobre ellos -todos los intercambios de opiniones fundados sobre informaciones correctas- no servirá para establecerlos. Se puede discutir, rechazar o adoptar una opinión inoportuna, pero los hechos inoportunos son de una tozudez irritante que nada puede conmover, exceptuadas las mentiras lisas y llanas. El problema es que la verdad de hecho, como cualquier otra verdad, exige un reconocimiento perentorio y evita el debate, y el debate es la esencia misma de la vida política. Los modos de pensamiento y de comunicación que tratan de la verdad, si se miran desde la perspectiva política, son avasalladores de necesidad: no toman en cuenta las opiniones de otras personas, cuando el tomarlas en cuenta es la característica de todo pensamiento político (…) [Esto] no implica adoptar ciegamente los puntos de vista reales de los que sustentan otros criterios y, por tanto, miran hacia el mundo desde una perspectiva diferente; no se trata de empatía, como si yo intentara ser o sentir como otra persona, ni de cortar cabezas y unirse a la mayoría, sino de ser y pensar dentro de mi propia identidad, tal como en realidad no soy. Cuantos más puntos de vista tenga yo presentes cuando estoy valorando determinado asunto, y cuanto mejor pueda imaginarme cómo sería y pensaría si estuviera en lugar de otros, tanto más fuerte será mi capacidad de pensamiento representativo y más válidas mis conclusiones, mi opinión.
Hannah Arendt, “Verdad y política” (1961).

Red Mujeres con Cristina 
Déjanos tus comentarios para el debate político

Para comunicarte con nosotras escribanos a: redmujeresconcristina@gmail.com 
Facebook: Red Mujeres con Cristina

jueves, 27 de abril de 2017

Para pensar, debatir, comprender...........

Fragmentos.

Yo quiero decirles a todos ustedes que mi compromiso es defender las fuentes de trabajo, que mi compromiso es defender el sostenimiento de la actividad económica que es lo que nos permitido mejorar la calidad de vida de los argentinos y que quiero hacerlo junto a todos los que producen en la Argentina. Pero también quiero decirles que es necesario un compromiso democrático, de respeto al otro, de respeto al disenso y a las diferencias. Poder acordar no significa estar de acuerdo con todo; poder acordar significa tener la fortaleza intelectual y espiritual para saber que no siempre podemos llevarnos todo, que también debe quedar algo para los demás (…) Ese es el objetivo que debemos perseguir todos: la Argentina de la igualdad de las oportunidades, La Argentina de la educación, de la producción, del comercio, de la unidad, del trabajo, por eso vamos y con eso seguimos.
Cristina Fernández, palabras en Villa María, Córdoba 6/03/2009

Hay muchas protestas, están las clases públicas en la carpa itinerante de los maestros, las protestas de los artistas por la situación del Incaa; hay movimientos que ven la situación como Ni Una Menos, que no solo está peleando para que no maten a las mujeres, sino que tiene una posición muy clara de lo que está defendiendo. Entonces no les pueden ofrecer papelitos de colores. Hay una claridad ahí que me parece muy interesante. ¿Qué están tratando de decirnos cuando dicen “el curro de los derechos humanos”? Es aterrador porque los derechos humanos no les atañen, y quieren dominar la situación y ser dueños del pensamiento. Había un tejido social herido que se estaba reparando con los testimonios y los juicios, pero ahora lo están cortajeando una vez más. Tenemos que trabajar de zurcidores invisibles y la palabra es una manera de zurcir. Creo que estamos actuando bien, que estamos viendo los peligros de frente, no estamos como en otros lugares donde meten la cabeza en la arena tipo avestruz (…) Tenemos que estar alertas para reparar ese tejido social. La fuerza del intelectual, la del pensamiento más lúcido, no propone respuestas porque no las tiene, pero va a plantear los problemas de una manera clara para ver las trampas en la que nos quieren meter.
Luisa Valenzuela, escritora, 25/04/17

 Es necesario que entiendan que a la democracia la deben comprender como un instrumento que institucionaliza la representación del pueblo en determinadas personas. Pero esas personas no son los dueños. Un plan económico debe ser del que gobierna pero nosotros, que representamos otro sector de la sociedad, les decimos lo que creemos que se debe corregir porque las consecuencias están a la vista, no?
Héctor Daer, miembro del triunvirato que dirige la CGT, 9/04/17

En la actualidad nos encontramos viviendo en una sociedad plural, en la que las expresiones de la tolerancia y el respeto a las diferencias son cada vez más necesarias. También asistimos a un proceso de creciente presencia pública de posiciones conservadoras, como la reciente del ministro de Educación, Esteban Bullrich. Se pretende con ello imponer sus concepciones de la moral y la ética. Estas posiciones, ancladas en otras épocas, intentan controlar las vidas de las personas y limitar su autonomía, sobre todo la de las mujeres desde distintas visiones de las religiones pero con el fin de disciplinar. En el caso de la jerarquía católica, ante el evidente fracaso de sus enseñanzas morales entre su propia feligresía –pues las estadísticas demuestran que en países de mayoría católica altos porcentajes de la población contravienen las enseñanzas de los obispos relacionadas con la sexualidad y la reproducción–, intenta influir en las políticas públicas y en la educación pública (…) La separación Iglesia-Estado ha sido difícil de aceptar para los dirigentes de la Iglesia Católica hasta ahora que el papa Francisco reivindica y propone el Estado laico. La aceptación católica de este principio es muy reciente, hace apenas cuarenta años que se reconoció en la Declaración .sobre la libertad religiosa del Concilio Vaticano II. Un hecho que deja atrás más de 17 siglos –desde la conversión de Constantino hasta 1966– de creencia inflexible en que la ley civil debe adecuarse a las enseñanzas morales de la Iglesia.
Marta Alanís, “Más papista que el papa”, dirigente de Católicas por el Derecho a Decidir, 26/04/17

El FpV, opina quien esto escribe, subestimó a Cambiemos en la previa de las presidenciales y ahora corre el riesgo de menospreciar las consecuencias de su derrota y del cambio de escenarios, nacional e internacional. Referir la derrota solo al engaño, la defección de las clases medias o el apoyo de los medios es reduccionista, más allá de que algunos de esos factores gravitaron mucho. También deberían repensarse errores y carencias propios, como paso necesario para presentar una propuesta renovadora y reconquistar el favor de las mayorías. Atribuir la diáspora de cuadros, legisladores o gobernantes solo a defecciones o bajezas personales es ignorar que esos procesos son casi ineludibles tras perder la hegemonía democrática. Suponer que el macrismo ha sido desenmascarado, que ha perdido (ya) todo peso electoral y que su caudal “volverá” al espacio nacional popular es otro desvío mecanicista posible. Son válidos, esenciales, los cuestionamientos a un proyecto de país para pocos, la redistribución regresiva del ingreso, el paraíso de la bicicleta financiera en dólares, los brotes autoritarios y hasta la inflación son  indiscutibles… pero no terminan de configurar una oferta electoral inclusiva. Si de oponerse a un proyecto neoconservador (o hasta de resistirlo dentro de la institucionalidad) se trata el frentismo es el comienzo de la respuesta de cajón. Quedan pendientes, nada menos, los retos y los engorros de conformarlo, fijar sus fronteras para que sea amplio y no fofo (…) Cuando vota, el pueblo ejerce poder, reorganiza las instituciones, se implica y se expresa. Esa presencia es la que embellece y da sentido al universo (a menudo confuso o taimado) de los “armados”, los pactos, las roscas y las intrigas de la política electoral. Que, como todo, son discutibles pero que no deberían suscitar indignaciones con frecuencia tan exageradas como berretas.
Mario Wainfeld, “Veinticuatro fragmentos del rompecabezas”, Periodista, 23/04/17

Estoy totalmente de acuerdo con el asunto de las palabras. Si esto era la dictadura, bueno, no saben lo que era la dictadura. Eso me parece contraproducente, bastardear las palabras, vaciar de contenido algo que debemos al contrario llenarlo de contenido. Y para mí eso no se justifica haciendo alguna asociación lateral entre personajes que estuvieron ahora y antes, porque eso se aplica a cualquier gobierno. Los intereses económicos en la Argentina no cambiaron, ni Kirchner, ni Menem, ni De la Rúa, ni Alfonsin desmantelaron a los grupos económicos. Esto no es la dictadura. Y decirlo es muy contraproducente. Ese espíritu se extiende hoy, porque mucha gente critica, sale con consignas simplemente porque no importa si son ciertas o no. No importa si uno las comparte o no. “Hay que pegarle a Macri”, se dice como se decía “hay que pegarle a Kirchner o a Cristina”. Eso puede estar bien en la pelea partidaria pero en un debate tan profundo, tan importante como el de los derechos humanos, el debate sobre la memoria es algo muy importante (…) Pero a la hora de discutir en serio estos temas, mejor que reflexionemos con un poquito más de complejidad.
Hilda Sabato, historiadora, 8/04/17

Hannah Arendt es muy consciente de la espacialidad del poder cuando escribe: ”Poder es lo que nunca sale de los cañones de los fusiles”. Con la angostura del cañón de un fusil no se corresponde ningún espacio. En el fondo es un espacio muy solitario. Por el contrario, la legitimación a cargo de otros crea espacio y genera poder (…) El concepto de “espacio de aparición” de Hannah Arendt, la polis es un “espacio intermedio”, el “espacio de aparición” “que destella como un espacio intermedio siempre que los hombres están juntos y hablando”, un espacio de convivencia “que surge cuando los hombres aparecen unos antes otros y en el que no solo están presentes al igual que otras cosas animadas o inanimadas, sino que aparecen expresamente”. El espacio de aparición es un espacio que se aclara y despeja actuando y hablando en convivencia.
Byung-Chul Han, Sobre el poder, 2016, intelectual coreano 

Red Mujeres con Cristina 
Déjanos tus comentarios para el debate político

Para comunicarte con nosotras escribinos redmujeresconcristina@gmail.com 
Facebook: Red Mujeres con Cristina



discusión política nodo Rosario