aqui estamos!

aqui estamos!

"NADIE PUEDE SER FELIZ SIN PARTICIPAR EN LA FELICIDAD PÚBLICA, NADIE PUEDE SER LIBRE SIN LA EXPERIENCIA DE LA LIBERTAD PÚBLICA, Y NADIE, FINALMENTE, PUEDE SER FELIZ O LIBRE SIN IMPLICARSE Y FORMAR PARTE DEL PODER POLÍTICO"

HANNA ARENDT

"LO IMPORTANTE ES QUE PODAMOS DISCUTIR, RAZONAR Y ENTONCES, NO HACER SOLAMENTE EJERCICIO POLITICO DE OPOSICIÓN, SINO ESCENCIALMENTE TRABAJAR POR LOS INTERESES DE NUESTROS REPRESENTADOS"

CRISTINA FERNANDEZ

jueves, 12 de abril de 2018

Para pensar, debatir, comprender.

Fragmentos.

Quieren una reforma laboral en donde la gente cada vez trabaje más y gane menos, o sea, peores trabajos, peores salarios, y creo que es algo que no podemos ni debemos permitir. Primero, porque como dije adentro con los docentes, yo sostengo que la precarización laboral es la mejor aliada del narcotráfico, yo creo que cuanto peor trabajo tengamos, cuanto menos remunerado esté el trabajo, nuestros adolescentes, nuestros jóvenes son presas de un mundo en el cual los recursos sobran (…) México por ejemplo es el país con el salario más bajo de toda América Latina y hoy se puede ver el desarrollo, la importancia, la gravedad que ha alcanzado el tema del narcotráfico. Por eso creo que el tema de trabajo, de buenos salarios, y condiciones laborales adecuadas, creo que es un socio indispensable para que una sociedad pueda desarrollarse armónica y positivamente.
Cristina Fernández, 19/09/17

Al poder judicial le cuesta históricamente mantenerse a raya dentro de sus límites. No es simple porque muchas demandas sociales y políticas se canalizan, cuando la democracia representativa se corrompe o los actores políticos poco democráticos no aceptan la voz de las urnas, judicializando la vida política, reemplazando la deliberación democrática y la argumentación razonada por la denuncia permanente, con o sin sustento legal. Este “denuncismo” constante permite al poder judicial actuar arbitrariamente, tomando tales denuncias, muchas de las cuales son meras acciones políticas caprichosas para captar la atención de los medios, pero sin sustento legal alguno, para hacer un juego político propio, de presiones sobre otros poderes del Estado, o sobre actores de enorme peso y protagonismo, como Lula. El poder judicial elige qué denuncias toma y trabaja y cuáles no. Por eso las cárceles están llenas de pobres. Porque es un trabajo más simple. Requiere menos trabajo, menos evaluación. Y porque los pobres no ejercen presiones. No tienen contactos. No sobornan. No cooptan a nadie.  La clase política brasileña, casi en su conjunto, esta sospechada de actos de corrupción que no están siendo juzgados, pese a las evidencias criminales. Sin ir más lejos, el actual presidente de facto, Michel Temer, asalta el poder para evitar que muchos legisladores, que apoyaron el golpe, fueran investigados por actos de corrupción (…) Que Temer gobierne y Lula esté procesado por lavado de dinero es parte de este proceso político regional (invertido) donde los corruptos encarcelan a quienes, reivindicando los derechos del pueblo, los habían arrinconado políticamente.
Guido Croxatto, “Aforo”, UBA, Conicet, Director del Tribunal Experimental en DD.HH. Rodolfo Ortega Peña (UNLA). 7/04/18

Si alguien quiere saber qué es el peronismo... sólo tiene que tomar nota de lo que sus enemigos de derecha hacen con él.
Hernán Brienza, historiador, periodista, 14/4/2018

Después de veinte años de militar desde los medios de comunicación por una ley que despenalice y legalice la interrupción voluntaria del embarazo, hoy no puedo dejar de pensar en las 3030 mujeres que desde la recuperación democrática se murieron por abortos inseguros: todas muertes evitables. Y también, en las 135 que cada día se internan en hospitales públicos por problemas relacionados con una interrupción de embarazo: dos de cada 10 tienen 19 años o menos. No se trata de un Boca-River. Ni de aborto sí o aborto no. El aborto ya existe: son alrededor de 500 mil mujeres las que recurren cada año a esa práctica. La criminalización no las persuade de no abortar: lo único que logra, está demostrado, es poner en riesgo sus vidas y su salud (…) Las políticas públicas integrales en salud sexual y reproductiva permiten incluso, bajar la tasa de abortos. ¿Qué dudas pueden tener, a esta altura, los legisladores? ¿Qué pretenden los que se pronuncian en contra? No van a poder tapar el sol con las manos. El aborto seguirá existiendo y sin despenalización y legalización, seguirá matando. ¿Es tan difícil entenderlo?
Mariana Carbajal, “Está en juego la visa de las mujeres”, periodista, 11/04/18

Son temas siempre dolorosos y delicados para Alemania, que muchas veces prefiere, desde la prensa y la opinión pública, ocultar el pasado o reservarlo a grupos de contención psicológicas (las esvásticas están prohibidas en la vía pública, por ejemplo). Durante las rondas de prensa, el director señaló ese hecho como disparador para poner en imágenes las consecuencias de un atentado casero. Según él, durante los 90, los grupos de neo nazis eran adolescentes más o menos reconocibles por sus cabezas rapadas, su animosidad antisocial y un contexto pobre de pocas ambiciones de ascenso, pero durante los últimos años, y con la nueva ola de nacionalismo y fascismo que Europa viene atravesando, el nazismo se fue invisibilizando en las calles, en distintas clases sociales, hasta llegar a atentados caseros, llevados a cabo por civiles de clases medias y medias altas ilustradas, agrupados en partidos democráticos. 
Fernando Krapp, “Sombras y niebla”, hablando sobre el director hijo de turco Fatih Akin, periodista 4/03/18 

Como soy grande (por no decir vieja) he sido protagonista de varias épocas de distinto signo en nuestro país y vivir por suerte hace 35 años en una democracia. Y pensé que, efectivamente, estábamos viviendo en un estado de derecho. Pero parece que me equivoqué conforme a lo que últimamente está pasando. El modelo que se propugna desde el gobierno no es un “cambio”, es una vuelta al pasado. El concepto de seguridad nacional, que caracterizó a las dictaduras latinoamericanas durante el pasado siglo, correspondiente a la división del mundo en dos bloques, y que caracterizaba al “enemigo interno” –entonces correspondiente al disidente político–, pasó a ser, luego del fin de la “guerra fría”, la seguridad ciudadana y los nuevos enemigos son caracterizados como el “narcotráfico”, el “terrorismo” y, en general, la “delincuencia” (…) Es lo que se conoce como “mano dura”, que propugna dejar de lado las garantías constitucionales en aras de una supuesta “eficiencia” y que hace aparecer como si el tema de la seguridad se solucionara agravando penas y procedimientos y otorgando más facultades a las fuerzas de seguridad (…) Este discurso lleva a enfocar el fenómeno criminal con la lógica de la guerra y a plantearlo en la dinámica amigo-enemigo (…) El proyecto de ley de Hitler, que se llamó de “Extraños a la comunidad”, comprendía a marginados sociales, mendigos, vagos, ladrones, estafadores de poca monta, contra los que las SS querían proceder, eliminándolos. Se daba en ese proyecto el control total a la policía y se declaraba la guerra al enemigo interior (…) Como enseñaba el maestro Francesco Carrara, “La insensata idea de que el derecho punitivo debe extirpar de la tierra todos los delitos, lleva a la ciencia penal a la idolatría del terror, y al pueblo a la fe en el verdugo” (…) ¿Cómo le explico a mis alumnos que se puede privar de la libertad o matar a alguien sin un juicio previo? ¿Qué alguien puede ser considerado culpable sin que haya pruebas que lo establezcan? ¿Que la presunción de inocencia constitucional no existe? Que cualquiera pueda denunciar a alguien por algo que no se sabe qué es, ni qué pruebas hay?
Lucila Larrandart, “¿Volvemos a los valores de la dictadura?”, Profesora Consulta de la Facultad de Derecho de la UBA, 13/02/18

Doscientos años después del nacimiento de este prócer de la utopía, pareciera que la pregunta es ¿Qué cosas de Marx hay que conservar? Y la respuesta es sin duda, la naturaleza política de su pensamiento. Para él, cambiar el mundo es lo mismo que interpretarlo. E interpretarlo es también ponerlo en escena. De esta manera el Cervantes se vuelve durante ese día –y esperemos que también todos los que vendrán– en ese foro de debate, ese espacio donde la ciudadanía se encuentra para repensarse, que siempre fue el teatro.
Mercedes Halfon, “Crónicas marxianas”, periodista, 1/04/18

Cuando se pierde una elección es el momento de ser audaz y nosotros hemos optado por ser conservadores. El país ha cambiado tanto y tan rápido que nos cuesta entender cómo es esa nueva gente. Los nuestros han cambiado también. Cuando has generado diez años de estabilidad económica y has mejorado de manera sustancial la vida de la gente, esa gente no puede desear lo mismo (…) Los sectores conservadores honestos saben que Bolivia nunca ha estado mejor para hacer negocios o en términos de inclusión democrática (…) El problema es que si a nosotros nos sacan del gobierno hasta los sectores conservadores razonables se sumarían a cualquier persecución contra el presidente. En general los adversarios nos siguen teniendo ganas (…) Necesitamos que se jubile la oposición clásica conservadora de este país, que gobernó Bolivia con unos números de miseria, para que baje la posibilidad de venganza y restauración. Si esto sucede, yo no tendría problema con que el principal líder opositor sea el alcalde de La Paz, Luis Revilla, que es otra oposición e hizo una campaña muy inteligente en el referéndum.
Manuel Canelas, 36 años, politólogo, Vice Ministro de Planificación de Bolivia en el gobierno actual de Evo Morales, abril de 2018.

Red Mujeres con Cristina 

Déjanos tus comentarios para el debate político
Para comunicarte con nosotras: redmujeresconcristina@gmail.com 
Facebook: Red Mujeres con Cristina

miércoles, 28 de marzo de 2018

Para pensar, debatir, comprender.

Fragmentos.

El avance de la derecha lo hacen también sobre la destrucción de la política y la democracia. Preservar a la democracia, preservar los contratos sociales entre los ciudadanos cuando votan y los dirigentes cuando llegan al gobierno no es solamente una cuestión de convicciones o de ética es una cuestión de continuidad y seguridad democrática. No habrá democracia y las derechas seguirán avanzando en la medida que todo sea igual. Sea igual decir la verdad que mentir. Y es más, luego el neoliberalismo tuerce este y dice: la política y los políticos son todos iguales para finalmente siempre proponer situaciones extremas, salidas por derecha que es típico, además, de toda sociedad en desesperación (…) ¿Por qué una sociedad se inclina por propuestas extremas? Por desesperación muchas veces, por desesperación y también por falta de formación y de información.
Cristina Fernández, en el Parlamento Europeo, Bruselas, 11/05/17

La creatividad de los grupos antiderechos no tiene límites. Si no fuera porque lamentablemente suelen encontrar eco en quienes tienen la función de votar leyes o decidir políticas públicas, sus ideas deberían terminar en algún sketch de Capusotto. Que las mujeres que quieren interrumpir voluntariamente un embarazo sean forzadas a continuarlo, convertidas en incubadoras humanas, hasta la semana 20 o 21 de la gestación para luego “sacarles del vientre” un feto con pocas chances de sobrevida, para que siga creciendo con asistencia artificial o que el Registro Civil anote en un libro “a quien ha fallecido dentro del vientre materno cualquiera sea la causa de muerte”, poniéndoles nombre y sexo, son iniciativas que cuesta tomar seriamente. Pero más cuesta entender por qué quienes las promueven –una diputada de Cambiemos y otra del FpV– se preocupan tanto por dar protección al producto de una gestación antes que a la vida de las mujeres, que pretenden decidir sobre sus propios cuerpos. Cada vez que se abre alguna posibilidad de debatir el proyecto de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito surge este tipo de proyectos (…) Como se puede ver, los grupos antiderechos encuentran voceros y voceras en casi todas las bancadas. Pretenden tapar el sol con las manos. Hoy, en este mismo momento, más de una mujer en el país está interrumpiendo un embarazo. A esas mujeres es a las que hay que proteger. La legalización del aborto salva vidas. Las de ellas, las de tantas.
Mariana Carbajal, “Impresentables”, periodista 15/03/18

La escala de Francisco en Temuco, inicialmente señalada como una de las más riesgosas para el papa, culminó finalmente sin sobresaltos. A su paso Jorge Bergoglio volvió a dejar en claro su defensa de las culturas indígenas, respaldó a las comunidades originarias que luchan por sus derechos, y simultáneamente subrayó la importancia del encuentro y del diálogo, (…) También dice que en nombre de la unidad no se pueden legitimar “las injusticias personales o comunitarias”. Y que “la riqueza de una tierra nace precisamente del hecho que cada componente sabe compartir la propia sabiduría con los demás”. Porque, agrega, “necesitamos de la riqueza que cada pueblo tenga para aportar, y dejar de lado la lógica de creer que existen culturas superiores o culturas inferiores”. Manteniendo siempre la tensión discursiva entre la búsqueda de la unidad y el rechazo de la violencia el papa rescató que “el arte de la unidad exige auténticos artesanos que sepan armonizar las diferencias en los ‘laboratorios’ de los pueblos, de las calles, de las plazas y de los paisajes”. Y por ese motivo no se trata de “un arte de escritorio o hecho solo de documentos, es un arte de escucha y reconocimiento”. Pero, al mismo tiempo, dijo Francisco, “no se puede pedir el reconocimiento aniquilando el otro porque esto produce solo mayor violencia y división”. Bergoglio fue contundente en este punto: “la violencia llama a la violencia, la destrucción aumenta la fractura y la separación”. Remató señalando que “por esto decimos no a la violencia que destruye, en ninguna de sus formas” y pidió explorar “el camino de la no violencia activa como estilo de una política de paz” reivindicando el diálogo como un camino hacia la unidad.
Washington Uranga, “Las penas de Arauco”, periodista, 18/01/18

Falta aún tiempo para lograr determinar qué fue el kirchnerismo, si consideramos que todo sucede en el tiempo histórico donde el capitalismo no tiene un exterior asignable desde una perspectiva revolucionaria. Parafraseando a Lacan, el sujeto es menos libre de lo que se cree, pertenece a una trama de determinaciones que lo encadenan, y a la vez es más libre de lo que se atreve porque esas determinaciones no lo agotan, siempre permanece un hiato, una abertura donde el sujeto puede decidir su proyecto. En ese lugar comienza lo político y es allí donde me parece que se cifra el destino de la apuesta kirchnerista.
  Jorge Alemán, Carta V a Ricardo Forster

Las mismas redes que se tejieron para organizar la acción internacional del 8M se activaron de inmediato frente al asesinato de Marielle Franco. La novedad no es sólo el eco afectivo para calmar un dolor que ahora es común sino también que tergiversar la información o pretender quitarle su carácter político no es una acción posible en tiempos de feminismos organizados que no reconocen fronteras.
Sonia Tessa, “Conmovidas y rabiosas”, periodista, 23/03/18

Somos un partido nuevo con muchas ganas de hacer cosas y con escasísimos recursos para la difusión. Entonces, hemos hecho una agresiva tarea con medios no hegemónicos, con sectores académicos que puedan difundir esto y con las centrales sindicales. Y, sobre todo, tratar de hacer una onda expansiva entre los que nunca votaron. Habitualmente vota el 30 por ciento del padrón, entonces, el otro 70 no se siente interpelado para nada y queremos ver si podemos llegar a ellos. Es un modo de pescar afuera de la pecera. Hemos tratado de insistir sobre todo a gente joven que movilice amigos y de generación intermedia que nunca se sintieron interpelados por el Estado italiano. Y para nosotros es fuerte plantear que vamos a ir por el derecho a tener derechos.
Damián Loreti, candidato a diputado italiano por Sudamérica (Partido Democrático de Italia), 25/02/18 

La política es la historia del presente (…) La actualidad del peronismo es la construcción de una síntesis que como toda síntesis tiene que superar las anteriores. Cada tiempo político expresa una identidad colectiva. (…) La etapa de Néstor y Cristina fue la interpretación de los derechos sociales, de excluidos y trabajadores. Hoy la identidad colectiva es distinta. Para la nueva identidad se requiere entender esto de unidad en la diversidad. Es el tema central (…) [La] concepción individualista de la política es excluyente de la base de construcción de poder. La frase debería ser: “no importa de dónde vengan, lo importante es a dónde vamos”. La política se rige por los principios de contradicción, coherencia y convicción. Si no tenés convicción no podés tener coherencia, si no tenés coherencia te podés contradecir. Nosotros tenemos que identificar la matriz de pensamiento que nos defina ideológicamente y que doctrinariamente identifique nuestra nueva síntesis colectiva (…) En este encuentro de militancia hemos observado la representación territorial y política de distintos partidos que forman parte de esta heterogeneidad. De nuevo, se trata de interpretar una identidad colectiva y de expresar una nueva síntesis. Primero hay que identificar cuáles son los actores, y estamos en esta primera fase. Después llegarán los acuerdos programáticos que la darán sustancia al proceso. Y luego llegará la elección de un método para definir quién pueda liderar esta etapa. Cuando en 2002 y 2003 el pueblo argentino ingresó en una crisis muy profunda, el pueblo argentino eligió el liderazgo de Néstor Kirchner. Y él no defraudó las expectativas. Interpretar correctamente la identidad colectiva de un pueblo significa la capacidad de construir un poder político que exprese la nueva síntesis (…) Los que en algún momento decidieron ayudar al gobierno en aras de la gobernabilidad finalmente hipotecaron el futuro de los argentinos. ¿Qué es lo que podemos hacer? Convencerlos de que estaban equivocados e interpretar correctamente el fenómeno hacia adelante, pero ya el tiempo pasó. La única manera de gobernar es generando mayorías populares y eso se logra desde una heterogeneidad.
Jorge Capitanich, intendente de Resistencia, 18/03/18

Red Mujeres con Cristina 

Déjanos tus comentarios para el debate político 
Para comunicarte con nosotras: redmujeresconcristina@gmail.com 
Facebook: Red Mujeres con Cristina

viernes, 16 de marzo de 2018

Para pensar, debatir, comprender...

8 de marzo Día Internacional de la Mujer,

Desde la Red Mujeres con Cristina invitamos a las mujeres argentinas a ser protagonistas de este tiempo.
Sabemos que la política es pensamiento y decisión, palabra y acción. Recuperarla implica reconocernos como mujeres activas y constructoras de democracia.
 Circulemos y escuchemos la palabra política.
¡Liberta ya, a Milagro Sala!

Fragmentos.

Si tuviera que elegir el mayor logro del colectivo feminista en Argentina, es el auténtico proceso de cambio cultural que está construyendo. Ya nadie podrá insultar impunemente a una mujer por su condición de tal o ser festejado por los medios de comunicación. Y si lo hacen, sabremos que son machistas. Ya nadie podrá preguntarle a una mujer como iba vestida cuando la agredieron sexualmente. Y si lo hacen, sabremos que son machistas.  Ya nadie criticará a una mujer por decir presidenta en lugar de presidente, ni se burlará cuando se dirija a todos y a todas. Y si lo hacen, también sabremos que son machistas. Ya nadie podrá agraviar a una persona por su decisión de unir su identidad al género. Y si lo hacen sabremos que, además de machistas, son despreciables. Parecen cambios menores. Pero créame, no lo son. El machismo, el patriarcado (este concepto se lo debo a mi hija feminista), es antes que nada una construcción cultural. Y de su derrota dependen todas las otras victorias: la política, la economía y la social. En este segundo Paro Internacional  de Mujeres –tercero nacional en Argentina- hay una primera victoria: ya nada volverá a ser como antes.
Cristina Fernández, 9/03/18

1 Paramos porque somos parte de una historia colectiva e internacional.
Toda lucha feminista es la que nos tiene a las mujeres, lesbianas, trans y travestis organizadas contra el patriarcado y el capitalismo en las calles, en las plazas, en los lugares de trabajo, en las casas y en las camas.
Primera parte del documento leído en la marcha del 8M, 8/03/18

El problema de la política no es descubrir hechos nuevos acerca de la sociedad; los hechos están allí para ser tenidos en mente. Para cada uno de nosotros, el problema es descubrir qué posición ocupamos en la relación con esos hechos: ¿con quién estoy en comunidad?”.
          Linda M. G. Zerilli, “El feminismo y el abismo de la libertad”. 

Muchas veces nos preguntaron por qué una Central Sindical se debería involucrar en el debate del aborto. La respuesta es sencilla: porque las trabajadoras abortan y, como el resto de las mujeres, se ven sometidas a la humillación de la clandestinidad. Desde su nacimiento, la CTA abrazó la causa de los derechos de las mujeres. En los primeros congresos se votaron declaraciones que incluían los temas de violencia de género, derechos sexuales, reproductivos y el derecho al aborto. Este posicionamiento fue inspirado por dirigentes feministas que formaron parte de la Central desde sus orígenes. Fue posible también gracias a la concepción de un sindicalismo socio–político, que considera la centralidad de lxs trabajadorxs. La clase trabajadora crece en heterogeneidad, el modelo sindical es puesto en tensión por estas transformaciones y el planteo por la construcción de un nuevo sindicalismo, debe partir del reconocimiento de la perspectiva de clase, pero en articulación con otros movimientos sociales, que también nuclean trabajadorxs, pero que se reúnen desde identidades como desocupadxs, economía popular, mujeres, pueblos originarios, entre otras. Un debate que sigue abierto y nos desafía en nuevas propuesta de unidad del movimiento obrero (…) Este 8 de marzo las mujeres trabajadoras paramos y nos movilizamos en una articulación de unidad junto a las centrales sindicales, las organizaciones sociales y de la economía popular. La mayoría compartimos también la séptima presentación del proyecto por la despenalización y legalización del aborto, que nos augura protagonistas de un debate que debe dar el Congreso Nacional, pero que tiene gran fuerza social organizada para sustentarlo. 
Estela Díaz, “Poder feminista, sindical y popular”, Secretaria de Igualdad de Género de CTA Nacional, 10/03/18

Encontrarme e intercambiar ideas con Paulo Freire siempre me ha reafirmado la importancia fundamental de la educación como quehacer político. Como una certeza de que hay que seguir adelante sin desistir nunca, y que no hay, o no debe haber, contradicción entre la acción política y el ser cuidado (…) Como educadora popular tengo la absoluta convicción, confirmada miles de veces por la práctica, de que los conocimientos más importantes que tenemos que construir, y las transformaciones más importantes para cambiar la sociedad, salen de la experiencia procesada de la gente.
María Valeria Rezende, escritora y educadora brasileña, 28.12.09.

Paro internacional. El feminismo naciente, o renacido, goza de buena salud y de un potente universalismo. Este jueves, en las más distantes latitudes, millones de mujeres gritaron en todas las lenguas “si nuestras vidas no valen, produzcan sin nosotras”. Voces dispersas en más de 60 países piensan el 8M, desde las particularidades de sus territorios, pero también en busca de un idioma compartido en el que encontrarse y reconocer sonoridades, goces y formas de resistencia común.
Dolores Curia, “Y el mundo tembló”, periodista, 10/03/18

Hoy decirnos feministas no es algo negativo como lo era hace cuatro años (…) No somos tontas y vamos a entrar. Está peleada la cosa, pero existe la posibilidad de hablar y razonar con las personas que tienen dudas y no son fundamentalistas. Se ha abierto la reflexión en los grandes medios. Hay que darle un cauce para llegar. Que se escuchen las voces de las compañeras de la campaña por el aborto legal (…) Estamos en un momento extremadamente difícil para el pueblo en general y las mujeres en particular. Somos un movimiento con una gran energía, entusiasmo y hasta somos por momentos personas felices participando de una marea, porque vivimos cambios importantes. A mitad del siglo pasado las mujeres no votábamos (…) Las feministas siempre dijimos que lo personal es político, ¿cómo vamos a negarnos a la política? No fue partidista, se señalaron las políticas públicas en contra de las mujeres, las políticas de ajuste que lleva a cabo este gobierno. Vivo el paro como un proceso, porque nos reconocemos en nuestras ancestras y vamos caminando hacia adelante, con compañía y con una misma.
Liliana Daunes, después de la marcha, periodista feminista, 11/03/18

Sólo puede ver y experimentar el mundo tal como éste es “realmente” al entenderlo como algo que es común a muchos, que yace entre ellos, que los separa y los une, que se muestra distinto a cada uno de ellos y que, por este motivo, únicamente es comprensible en la medida en que muchos, hablando entre sí sobre él, intercambian sus perspectivas. Solamente en la libertad del conversar surge en su objetividad visible desde todos lados el mundo del que se habla. Vivir en un mundo real y hablar sobre él con otros son en el fondo lo mismo, y a los griegos la vida privada les parecía “idiota” porque le faltaba esta diversidad del hablar sobre algo y, consiguientemente, la experiencia de cómo van verdaderamente las cosas en el mundo.
Hannah Arendt, ¿Qué es la política?, ed. 1997

Red Mujeres con Cristina 

Déjanos tus comentarios para el debate político
Para comunicarte con nosotras: redmujeresconcristina@gmail.com 
Facebook: Red Mujeres con Cristina

viernes, 2 de marzo de 2018

Para pensar, debatir, comprender.....

Fragmentos.

Nunca entendí el capitalismo que me decía que tenía que ajustar y sacarle cosas a la gente para que la gente viva mejor, la verdad no lo entiendo. Yo no puedo entender que alguien tenga que renunciar a derechos básicos para poder vivir mejor, no creo en esa sociedad porque en términos de tiempo es una sociedad que no tiene sustentabilidad política, y lo que nosotros necesitamos como gobernantes y ustedes necesitan como empresarios es sustentabilidad, que la gente esté dispuesta a vivir en ese modelo y en esa cosa que le proponen. Porque cuando la gente no está dispuesta no está dispuesta a vivir en ese modelo que le proponen y en esa sociedad que ven injusta, ve que tiene que pagar él y el otro que se llevó un montón de plata no pone nada y todavía dar sermones, la gente se pone nerviosa y pueden pasar cosas que no queremos que pasen.
Cristina Fernández, ante empresarios, en Barcelona, 19/05/10

Un 13 de octubre de 1945, unos generales atildados y melifluos brindaron porque había desaparecido Perón de la escena política, de una vez y para siempre, luego de su detención en el buque que lo llevaría a la isla Martín García. Algo verdaderamente curioso, pues apenas cuatro días después se sucedieron los tumultuosos acontecimientos del 17 de octubre, que inauguraron un ciclo de primacía del peronismo en la política nacional. Pocas veces se vio tanta falta de perspectiva histórica. Pero aun así, desde entonces no cesaron de surgir los falsos profetas que auguraron la muerte del peronismo como elemento central de la vida política argentina. Y no dejaron de equivocarse, uno tras otro (…) Muchos dirán que unidad no es amontonamiento. Frase tan bonita como insulsa. Hay que juntar todo, sin excluir a nadie. Hay que ordenar, claro, con reglas de juego ciertas y previsibles. De allí surgirán los liderazgos,  que ciertamente ofrecerán un horizonte de futuro plausible (…) Somos un movimiento plural que abreva en la diversidad para afirmar su propia fortaleza. La unidad de tantos matices diferentes sólo es posible si reconocemos cinco cosas: 1) La primera es desterrar de nuestro vocabulario la palabra traidor. 2) En segundo término, recuperar la alegría entendida como el optimismo de sabernos el vector que expresa los anhelos, necesidades y sueños de las grandes mayorías (…) 3) En tercer lugar debemos reconocernos como una construcción colectiva, en la que nadie es dueño de todos los aciertos ni nadie es dueño de todos los errores. 4) En cuarto lugar debemos realizar una profunda autocrítica. Nótese que no dije crítica hacia otros compañeros, dije autocrítica hacia nosotros mismos (…) 5) Por último, construir reglas de juego claras. Debemos abrir paso a las PASO, democratizar los debates y la toma de decisiones. 
Florencia Casamiquela, “La unidad es nuestra utopía”, Cumplir-PJ, 13/02/18

Durante dos años acapararon el imaginario de las dos mitades de la sociedad que parió la elección del 2015. Fueron ideas-fuerza, deseo de multitudes y utopías que alimentaron ilusiones y esperanzas contrapuestas. Pero la realidad fue mellando la potencia de esas frases que en estos dos años provocaron y convencieron. “Vamos a volver” y “Llegamos para quedarnos” han sido dichas con certeza de un lado y del otro de la cancha, pero la historia demuestra que nunca se vuelve al mismo lugar y que nadie es eterno. El “Llegamos para quedarnos” fue la llave para alinear díscolos entre funcionarios nacionales y provinciales. Y los que llegaban estaban convencidos de lo que decían (…) Desde el otro lado, la consigna “Vamos a volver” planteaba la ilusión de una continuidad no interrumpida o el desconsuelo por esa derrota sin tomar en cuenta sus consecuencias (…) El debilitamiento de “Llegamos para quedarnos” reanimó al peronismo, pero ya no con el “Vamos a volver”. El peronismo de izquierda o de derecha nunca tuvo vocación testimonial (…) Despertó también con la conciencia de sus propias limitaciones y la necesidad de encontrar nuevas herramientas (…) Aparecen referentes de convocatorias amplias en la provincia de Buenos Aires y en la CABA, que de alguna manera se proyectan hacia todo el país. Ese proceso se produjo cuando la lógica oficialismo-oposición desplazó a la de kirchnerismo-antikirchnerismo que estaba desmantelando a la oposición. En algunos sectores se llegó a hablar de la unidad del peronismo sin Cristina Kirchner (…) La síntesis la hizo Alberto Fernández: “Con ella no alcanza y sin ella no se puede”. Esa definición implica darle al proceso de reagrupamiento un signo opositor como rasgo central.
Luis Bruschtein, “Cantitos de cancha”, periodista, 10/02/18

En ningún momento él se reunió con la parte que más sufrió. Quiero preguntarle por qué felicitó a una persona que mató a otra persona. Quiero pedirle que no se meta, que tiene mucho poder, pero estamos hablando del poder de la Justicia, que deje que sea todo claro y transparente, porque hay muchos videos contundentes no le importa el policía (Chocobar) ni mi familia (…) sino acreditar el gatillo fácil, permitir que cuando se equivoque un chico sea matado por la policía, no permitir que sean juzgados. Mi hijo fue juzgado por el propio policía (…) [He recibido] muchísimas amenazas a través de las redes sociales. Son amenazas de perfiles de Facebook truchos. Quieren callarme la boca, que no siga con esto, pero yo voy a seguir hasta que el asesino esté preso.
Ivonne Kukoc, mamá del adolescente ultimado por el política Luis Chocobar con dos tiros por la espalda, 10/02/18.

La derecha hizo el golpe, pero ha pasado más de un año y no consigue tener otro candidato que un neofascista, defensor de la dictadura militar, sexista y violento, como Jair Bolsonaro. Un diputado que en la sesión de destitución de Dilma Rousseff dedicó su voto al general que la había torturado cuando tenía 19 años. Por otro lado, la candidatura de Lula no para de crecer y lidera todas las encuestas electorales. A pesar de todos los ataques, el PT sigue siendo el partido con mayor número de militantes y mayor capilaridad en la sociedad brasileña. 
Lula da Silva, 28/01/18

Confirmaron que es un gobierno de ricos para ricos que usa la mentira para sostenerse y apela a la represión cuando la mentira no alcanza (…) Están poniendo en riesgo a futuras generaciones de argentinos. El gobierno tiene una ideología meritocrática, lo cual de por sí constituye una visión individualista del mundo, pero además implementa una versión tercermundista de esa ideología que la hace doblemente perversa porque en una sociedad patrimonialista como la argentina nadie es rico por sus propios méritos. Los méritos están definidos sobre la base de tu éxito económico y tu obediencia a una determinada forma de vida que, además de reducir al ser humano a mero consumidor, no está al alcance de todos. Todas las otras formas de vivir y aportar a la sociedad que no generan rédito monetario, como las prácticas solidarias o el cuidado de la familia, no se consideran meritorias. Esto se contrapone a la tradición humanista, al ideal de la justicia social, a la idea de San Agustín sobre el compromiso del Estado con el bien común. Un sistema que niega a un tercio de sus hijos la mera posibilidad de acceder a la tierra, el techo y el trabajo genera frustración y violencia social (…) hay que entender que estamos frente a un gobierno que no aborda la exclusión social más que como un problema de seguridad y así va a seguir hasta que otra fuerza político-electoral triunfe en las elecciones. En este marco, las organizaciones sociales tenemos un doble rol: denunciar la naturaleza destructiva e injusta del modelo y hacer lo que esté a nuestro alcance para resolver los problemas cotidianos y construir puestos de trabajo en la economía popular. Tenemos que evitar la depresión, la drogadependencia y el alcoholismo, tres síntomas del deterioro extraeconómico. Tenemos que combatir la malnutrición y las muertes por gatillo fácil. Todas estas son tareas del aquí y el ahora. No podemos esperar. Por eso, aunque tengamos proyectos antagónicos con el gobierno hay que convivir. Necesitamos ejercer la tolerancia y el respeto aun en contextos de enormes diferencias. Los discursos extremos entre políticos que en definitiva no se plantean la superación del capitalismo y tienen diferencias de modelo y de modales pero no de sistema son para la gilada. A veces sirven para estupidizar a la militancia, para que no tenga pensamiento propio (…) Acusarnos de “dialoguistas” en términos peyorativos es tonto. ¿Dialogan las FARC y Juan Manuel Santos y no voy a sentarme con funcionarios de un gobierno surgido del voto?
Juan Grabois, líder de la CTEP, 2/01/18 

No quedará nada de él. Como no habrá nada de nosotros cuando muramos. Quedará sólo lo que de él hay en nosotros, como, en algún momento, quedará sólo lo que de nosotros haya en los demás. Y lo que queda en nosotros de Luciano Benjamín Menéndez son sus crímenes, las ausencias que dejó, el dolor que provocó. Por eso la muerte de los represores no trae alegría, sino la evocación de sus víctimas, de todo lo que pudieron haber sido, sus sonrisas en fotos viejas. La muerte no repara, no nos devuelve a los muertos, ni tampoco sus restos, no nos trae información sobre las personas que fueron apropiadas, no nos aporta justicia, memoria o verdad. Al contrario. Menéndez se fue con sus secretos, guardando para sí los momentos finales de miles de personas que ya no lo atormentarán, si alguna vez lo hicieron, si algo de humanidad se colaba en sus entrañas (…) Pero lo que ofrece cierta reparación no le compete a él, a que no quede nada de él, sino que tiene que ver con lo que hicimos nosotros: las catorce perpetuas conseguidas, los cantos en la calle pidiendo justicia, los abrazos después de las condenas, la emoción de hacer historia, de hacer que la historia se conozca, la satisfacción de la labor cumplida y la sensación de que entonces sí el futuro puede ser distinto. 
Victoria Ginzberg, “Reparación”, periodista, 28/02/18

Red Mujeres con Cristina 

Déjanos tus comentarios para el debate político 
Para comunicarte con nosotras: redmujeresconcristina@gmail.com 
Facebook: Red Mujeres con Cristina

viernes, 16 de febrero de 2018

Para pensar, debatir, comprender...

Fragmentos.

Ayer vi cosas muy oscuras, volví a ver oscuridad en la Argentina, gente de civil sin identificación, volví a ver gente que era manifestante y después se ponía chalecos de la policía. Esto ya lo vivimos. Yo no quiero volver a eso. Quiero una Argentina en la que absolutamente todos, seas de izquierda, de derecha, puedas expresarte libremente y no tengas miedo. Los argentinos no nos merecemos volver a tener oscuridad porque hemos trabajado mucho por la luz. Vivíamos en una sociedad en la cual todos se podían expresar. Inclusive podían insultarme, me habían tildado de algunas cosas, me habían amenazado, me he visto colgada en una manifestación y nadie reprimió y nadie hizo nada. Yo no quiero una sociedad con miedo al hablar. 
Cristina Fernández, 3/09/17

El mito de la Argentina europea es un engranaje muy importante del proyecto conservador en la Argentina. Es un momento central del relato macrista. La derecha tiene una hoja de ruta ideológica y política inalterable. ¿Por qué nuestro país no fue ni es un país importante y próspero como lo auguraba nuestro liberalismo conservador después de la independencia? Porque a pesar de ser un país rico (“con todos los climas”) fue atraído por el impulso a cerrarse al mundo, a sostener una querella profunda y testaruda sobre la distribución del ingreso, porque –en fin– predominó en su pathos ideológico el nacionalismo y el populismo. Ese relato ideológico encaja muy bien con el impulso aspiracional de las clases medias, atrae ciertas sensibilidades intelectuales no sin agregarle incentivos profesionales de fama y de ingresos y hasta tiene llegada a las clases populares por la vía de la seducción individualista y consumista. Si no fueran esas las condiciones políticas, las frases de Macri no tendrían la recepción entre favorable y pasiva que hoy siguen teniendo (…)  Cada vez es más difícil moverse en el territorio de una supuesta oposición apoyándose en la misma retórica de un gobierno orientado no solamente a batir electoralmente al peronismo sino a barrer sus bases materiales y a borrar sus huellas culturales. A la nueva Argentina macrista le gusta soñarse a sí misma blanca, educada y cosmopolita. Necesita para eso imaginar una Europa y unos Estados Unidos democráticos, liberales y defensores de la paz mundial. Y un tercer mundo necesitado de fusionarse con esos faros iluminadores de la época. De ese modo podrá esperarse la nueva lluvia de dólares atraída por el alineamiento incondicional de nuestros países, lo que haría innecesario cualquier impulso de industrialización y de desarrollo político y cultural independiente.
Edgardo Mocca, “Macri y el sueño de la Argentina europea”, periodista, 28/01/18

Para 2018, las medidas serán más duras. Según información a la que tuvo acceso Tiempo, el recorte de la nómina de trabajadores alcanzará el 15 por ciento. En paralelo, cerrarán entre diez y 12 hipermercados. Otros 16 se convertirán en "maxi", la versión mayorista de la empresa. "De esta manera, se ahorran mucho personal, ya que los 'Maxi' son galpones de almacenamiento que no requieren de reposición constante en góndolas y ese tipo de tareas” (…) En su web, la empresa destaca que la cadena tiene 20 mil empleados a nivel nacional. De concretarse el recorte del 15%, el número de despedidos rondaría los 3000 empleados. Carrefour cerró en 2016 algunos "market" (cada uno con cerca de 50 trabajadores) y, en paralelo, proliferaron los Carrefour Express. Una empleada de estos mini-super, explicó a Tiempo: "Son cinco empleados por cada local, que realizan las tareas de diez personas. Sos cajero, repositor y hasta encargado", ejemplificó. "Es difícil sindicalizarse porque no hay cantidad suficiente de empleados por local para tener delegados. Entonces, tienen vía libre para precarizar".
Bárbara Nieve, “Carrefour planea despidos y cierre de sucursales”, periodista, 31/12/17

Quienes changuean o se conchaban en negro la pasan peor, como un efecto cascada de la merma de actividad y de la pérdida de poder adquisitivo general.
En alta dosis, ocurre algo similar con otros derechos. Los establecidos por ley resisten (en general) más los embates del programa neoliberal. El cambio del coeficiente de actualización de las jubilaciones es un ejemplo. El Gobierno consiguió la ley pero el perjuicio quedó expuesto, aún antes de que los jubilados cobraran los haberes de marzo. En cambio, la licuación de derechos no legislados mediante recortes de presupuesto opera por goteo: es menos perceptible. La padecen colectivos dispersos, no organizados previamente como los sindicatos o los movimientos sociales. Es difícil que reaccionen simultánea y colectivamente. No tienen gremio u organización que los defienda. La institucionalidad de gobiernos populares cimienta más sólidamente los avances y las conquistas, una moraleja digna de mención. Otra, provista por la coyuntura es el fracaso de las tratativas entre Macri y su colega francés, Emmanuel Macron (...) los mandatarios de los países centrales protegen actividades híper subvencionadas. No se aferran, agregamos, a una noción abstracta de la competitividad. Les importa defender a sectores productivos si dan trabajo, si facilitan el arraigo territorial de sus nacionales, si estos no tienen una vía laboral de salida. La derecha que gobierna en el techo del mundo es menos lineal y destructiva que la argentina, inclinada a concebir un país para pocos. 
Mario Wainfeld, “Al calor de los despidos”, periodista, 28/01/18

La muchacha, la sierva, la chica que trabaja en casa, la mucama, la empleada, la doméstica (sin decir empleada), la muqui, el servicio, la sirvienta, la criada, la que cocina –menos que la cocinera–, la que limpia; siempre con el artículo adelante, para señalar género y siempre un poco infantilizada, al punto de ser considerada parte de la familia pero parte de la familia que recibe órdenes. El repertorio para designar a las trabajadoras de casas particulares es tan amplio como el abanico de tareas que realizan a diario (…) Lavan, planchan, cocinan, cortan el pasto, le sacan las palomas a los calzoncillos del señor, saben cómo hacer dormir al bebé, mienten en nombre de los o las adolescentes de la casa, esperan a que la familia termine de cenar para poder retirarse, se despiertan antes que los patrones para poder tenerles el desayuno listo y, por supuesto, están en la puerta de la quinta para abrirle el portón al señor de la casa antes de que él llegue a parpadear bajo amenaza de ser insultada (…) Es curioso, pero en nuestro país, sigue existiendo el trabajo “cama adentro” –otro eufemismo para no hablar de expropiación del tiempo libre– y son las familias más adineradas las que echan mano de este “recurso” y, créase o no, pagan los sueldos más bajos porque los completan con las cuatro comidas y la ropa de marca que heredan de las señoras de la casa (…) el 20 por ciento de las mujeres que trabajan están empleadas en casas particulares aunque siete de cada diez no estén registradas como trabajadoras y por lo tanto no tienen obra social ni aportes jubilatorios (…) Es la división sexual del trabajo, estúpida, podría decir con razón una feminista cualquiera para explicar por qué un ministro que dice combatir el empleo no registrado no cumple con las generales de la ley que se sancionó en 2013 (…) ¿Y los insultos? ¿Por qué deberían llamar la atención? ¿No entrarían en esta misma lógica? Por supuesto, el ministro lo explica muy bien: son “exabruptos”, (…) Pero, diría la misma feminista, lo personal es político, estúpido; perdón, señor ministro.
Marta Dillon, “Sandra, la pelotuda”, periodista, 18/01/18

Evitar el simplismo es determinante para entender los mecanismos internos de una democracia. Chocobar no actúa en legítima defensa cuando persigue a un delincuente que está escapando, y esto es independiente de los crímenes cometidos por éste, cuya gravedad nadie –la Justicia tampoco– discute. Lo que se discute es si, además de un ataque criminal contra un turista (lo cual debe ser condenado), existe un exceso en la represión que deriva en un nuevo asesinato por parte de las fuerzas de seguridad. La policía está para evitar más muertes. No para aumentar el número de víctimas de la violencia. La policía no subroga, en una democracia, la actuación de la Justicia. En la Argentina no existe la pena de muerte (…) El derecho a la vida lo tienen también los delincuentes. La policía no está habilitada para transgredir o pisotear este derecho, aunque el presidente considere, erróneamente, y haciendo un uso político de un caso penoso, que sí. El delincuente, el terrorista, el genocida, tiene derecho, también, a un juicio justo. Tiene derecho a un proceso con garantías. Esta verdad incómoda es lo que hace de la democracia un sistema superior. Y la sociedad tiene derecho a que quienes cometen crímenes sean condenados. No asesinados. 
Guido Leonardo Croxatto, “Legítima defensa”, UBA- Conicet, 5/02/18

Las organizaciones sindicales constituyen uno de los instrumentos centrales para el reaseguro de la democracia en las sociedades contemporáneas. Una sociedad pluralista admite en su seno la existencia de intereses contrapuestos. Por eso, las sociedades democráticas son necesariamente sociedades políticas en las que la decisión no puede ser deducida lógicamente de algún principio universal. Una sociedad plural es una sociedad de conflictos, no un proceso de gestión o administración (…) El conflicto que al mismo tiempo constituye y divide la sociedad capitalista es el conflicto entre el capital y el trabajo. El órgano llamado a representar tanto el antagonismo en sí como al sujeto antagonista es la organización sindical. No es casual que todas las dictaduras y regímenes autoritarios hayan pretendido anularlas, castigarlas o cooptarlas. La libertad de las organizaciones sindicales constituye una condición del funcionamiento de una democracia moderna. Por esa razón, tanto la Constitución Nacional como los instrumentos internacionales de derechos humanos la reconocen y proscriben su afectación irrazonable por parte del Estado. 
Enrique Arias Gilbert, “Los efectos de una intervención irregular”, Juez de Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo. Doctor en Ciencias Jurídicas, 23/01/18  

Red Mujeres con Cristina 

Déjanos tus comentarios para el debate político
Para comunicarte con nosotras: redmujeresconcristina@gmail.com 
Facebook: Red Mujeres con Cristina

viernes, 2 de febrero de 2018

Para pensar, debatir, comprender.....

Fragmentos.

Necesitamos imperiosamente que esta democracia no solo garantice la dignidad del trabajo, la dignidad del plato de comida, la dignidad de los remedios para los mayores, la dignidad de que la gente no se muera de frío o ande a oscuras porque no sabe cuánto le va a venir de factura a fin de mes. Además de la dignidad que hace también a las cuestiones económicas, no vamos a permitir ni vamos a tolerar que también nos quieran quitar la libertad. Porque todos los ciudadanos y todas las ciudadanas deben tener garantizado mínimamente esto. Los argentinos hemos transitado por momentos muy difíciles, muy trágicos, muy terribles, cuyas heridas todavía no se cierran. Necesitamos que esto sea comprendido y tienen que entender más allá de que pueda no gustarles la historia de los partidos a los cuales pertenecemos algunos, que un país no se puede gobernar enfrentando a unos con otros, no se puede gobernar así, los argentinos no nos merecemos esto. Y esto no significa no discutir, no hay que tenerle temor a la discusión, al debate, es parte de la democracia, hace que uno se sienta vivo, no hablo de eso, estoy hablando del enfrentamiento, el odio, la estigmatización del otro.
Cristina Fernández, 14/08/17

Es muy clara la diferenciación fundamental entre neoliberalismo y una concepción democrática. Yo tengo una particular posición acerca de lo que es una república y una democracia. Para mí la república es aquello sobre lo que se debe basar la democracia para dar las libertades positivas y los derechos sociales. Hay otros que piensan al revés, prácticamente. Yo creo que los neoliberales (en el mejor de los casos, cuando actúan con vocación democrática porque también hay neoliberales partidarios de gobiernos militares) lo más que quieren es la república o lo que llaman otros la democracia elitista pero no la democracia (…) Creo que hay un avance tremendo del fundamentalismo de mercado. La concepción de los liberales se ha extendido como una mancha de aceite por toda la geografía mundial y ha impregnado también algunas ideologías.
Raúl Alfonsín,  23/04/ 2000

La búsqueda por la verdad no es parte del pasado, sino del presente y el futuro. Tenemos los argentinos centenares de hombres y mujeres que viven con una identidad falsa impuesta por el terrorismo de estado (…) a los negacionistas les decimos que nos reconciliamos con la verdad en cada encuentro con los nietos, nos reconciliamos con la memoria en esa plaza del 2x1 y nos reconciliamos con la justicia en cada sentencia que condena a los miserables que nos hicieron tanto daño.
Victoria Montenegro, legisladora de la Ciudad de Buenos Aires, por Unidad Ciudadana, 23/01/18

En una nota periodística publicada el domingo anterior en el diario La Nación, el arzobispo Víctor Manuel Fernández, rector de la UCA, describió así la situación: “A quien tuvo formación superior se le debe exigir que, cuando escriba algo que pueda afectar a otro, no se base en meras suposiciones. Por eso llama la atención hasta qué punto las afirmaciones periodísticas sobre el Papa están plagadas de imaginación, al mismo tiempo que todo se interpreta como si Francisco estuviera permanentemente pensando en Macri. El ego argentino es grande” (…) Las coberturas televisivas pusieron especial atención en remarcar “las dificultades” que enfrentaba el viaje, la “apatía” de los chilenos y, muy especialmente, las críticas de algunos sectores molestos con las actitudes y las posiciones del Papa (…) ¿Motivos? Quizás el más importante puede extraerse de las reflexiones del arzobispo Fernández: “cualquier opinión que defienda los derechos de los más débiles podrá tener semejanzas con el mensaje de Francisco, que siempre habla desde las heridas de los más frágiles”. Esto es lo que genera malestar y escandaliza a quienes dicen no comprender los motivos por los que el Papa habla en favor de los pobres y critica al neoliberalismo (…) La cobertura noticiosa y periodística de la visita del Papa a Chile y a Perú configuró una ostensible manifestación de hostilidad comunicacional hacia Francisco. Los estrategas de la  batalla política que hoy se libra a través de la comunicación ahora eligieron como blanco al Papa y a todos aquellos que coincidan o se alimenten de sus ideas y propuestas. Y si bien se ataca a Francisco como persona buscando minar su crédito entre las audiencias, lo que realmente se combate son sus ideas contrarias al modelo económico, político y cultural que hoy avanza en la Argentina. No es un problema comunicacional... es la política.
Wasthigton Uranga, “No es la comunicación, es la política”, 21/01/18

La cultura crea sus propios anticuerpos. Nadie podrá callar al pueblo, de ninguna manera: no lo lograron las dictaduras y tampoco pasará ahora. Lo doloroso es que hemos avanzado mucho en un montón de cuestiones y ahora estamos retrocediendo nuevamente. Habrá que reinventarnos para seguir haciendo (…) Una película que acá ven 10 mil personas, que según la lógica que está tomando el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (Incaa) no valdría la pena filmar, en Festivales son premiadas y llevan nuestra identidad al mundo. Siento que falta sentido común. El interés económico ni debe ni puede ser el criterio de la cultura. Y el Estado no puede manejarse como una empresa.
Dolores Fonzi, actriz, 14/01/18

Algún día, no muy lejano, las condiciones van a cambiar, y van a haber representantes del pueblo en serio. Van a haber dirigentes,  que van hacer mayoría en el movimiento obrero y van a hacer consecuentes con su mandato; van a haber dirigentes políticos que no van a tomar la política como una parte más del Jet-Set y de la frivolidad, sino como eso del intento de cambiar la sociedad en la que se vive. Entonces, en ese momento, cuando se modifiquen esas relaciones de fuerza, estas legislaciones que hoy parecen terribles derrotas, las vamos a cambiar todas. 
Germán Abdala, noviembre 1992

Las mujeres somos diversas, nos entendemos a nosotras mismas de maneras muy diferentes y manifestamos deseos notablemente diversos. Para hacer una pequeña lista, sin ánimo de exhaustividad: unas son heterosexuales, otras lesbianas; unas pertenecen a una generación que no ha tenido que luchar ni por los derechos al sufragio ni para acceder a la cultura superior, otras son de un tiempo en que las cosas eran bastante más difíciles o provienen de tradiciones culturales en las que las relaciones entre mujeres y entre hombres y mujeres nos resultan hasta cierto punto ajenas; unas ponen en primer plano su capacidad para ser madres, otras a pesar de sentirse mujeres, no ven que rol tiene en su identidad el llamado instinto maternal o el cuidado de otros, que casi siempre recae en los hombros femeninos. Pero podríamos decir que la mayoría de ellas, feministas o no, de derecha o de izquierda, dóciles o críticas con las reglas del debate institucional, o diferentes respecto del ámbito de la lucha política, no están dispuestas a renunciar a la igualdad, a lo que podemos llamar “el derecho a tener derecho”, es decir, al trabajo remunerado, personalidad jurídica y educación. Y a la vez tampoco están dispuestas a renunciar a la libertad: a controlar y disfrutar del propio cuerpo y a decidir sus propios movimientos y desplazamientos.
Fina Birulés, Entreactos, Ed. 2017, profesora de filosofía de la Universidad de Barcelona.  

Red Mujeres con Cristina 

Déjanos tus comentarios para el debate político 
Para comunicarte con nosotras: redmujeresconcristina@gmail.com 
Facebook: Red Mujeres con Cristina

viernes, 19 de enero de 2018

Para pensar, debatir, comprender..

Fragmentos.

Cuando un país decide que va a pagarle más a los que están a la bicicleta financiera que aplicar esos cientos de miles de millones de pesos que se pagan en cada vencimiento a fomentar las pymes, a subsidios para que las tarifas no terminen de reventar los presupuestos familiares, a sostener el empleo para que no haya más despidos… Todos los días nos enteramos de más despidos.
La ciencia y la tecnología sirven para que haya competitividad, innovación, producción de más y mejor trabajo. Y necesitamos que la sociedad en su conjunto le dé un mensaje al gobierno, que afirma que esto que está pasando no está pasando, que es mentira que haya despidos, que es mentira que haya más gente en la calle. No, lo vemos todos los días. Y creo que esto no es bueno para nadie (…) Todos los argentinos y las argentinas necesitamos un país donde nuestros ingenieros y nuestras ingenieras crezcan y puedan desarrollarse como tales en un Estado que genera las posibilidades de desarrollo nacional.
Cristina Fernández, 2/08/17 

Es muy duro estar privado de la libertad y la primera vez que sucede es un shock. Lo que sí, tenía claro que estaba detenido más por todo lo que había hecho en política que por motivos judicializables, y eso da tranquilidad y fortaleza (…) Después, al momento del encierro, es muy importante el nivel de convivencia con la gente que toca compartir. En mi caso fue importante tener una convivencia más que adecuada, mucha tarea colectiva en cuanto a la limpieza de pabellón, a preparar nuestra comida, hacer gimnasia, poder hablar con compañeros de detención a quienes no conocía. De siete que éramos seis estábamos con preventiva. Eso marca que algo está pasando en la justicia. La mayoría además por tiempos muy largos, casi dos en algún caso. Hay que revisar esa institución de la prisión preventiva. Uno vive en manos de un sistema de justicia que hace de alargar las causas un verdadero juego de poder más que una administración (…) Desde lo psicológico uno no puede estar pensando todo el tiempo “salgo mañana” porque eso no permite adecuarse a la vida adentro, no en el sentido de prepararse para vivir encerrado sino de darse una tarea intelectual. La ansiedad mata a la organización, por eso es importante darse una tarea. En mi caso fue leer y estudiar. Claro que uno siempre tiene la expectativa de que una injusticia debe terminar (…) Estudié a [Hyman] Minsky, un economista que en general no se enseña en las universidades, se lo nombra superficialmente, y vale la pena el esfuerzo porque su planteo no es simplemente operativo de la economía sino hasta epistemológico, de ver cuál es el objeto de la economía. La política no son los cargos. Muchas veces quienes dicen hacer política lo que hacen en realidad es “carguismo”. Tampoco las fotos son la política aunque es claro que tiene muchas aristas: la territorial, las ideas, lo institucional. Creo que hay que seguir trabajando sobre las ideas que se pueden aportar para que el país salga del camino actual. 
Amado Boudou, ex Vicepresidente de la Nación, al obtener su libertad, 14/01/18

 Es muy fácil sentirse impotente en estos días (o en cualquier momento de la historia, supongo), porque sólo estar en contra de las acciones de tu gobierno no sirve mucho. Y aunque siempre nos digan que esto es por lo que ejercemos nuestro derecho a votar, es bastante risible creer que votar alcanza (especialmente en Estados Unidos, donde mucha gente elige no votar o tiene restringido ese derecho). Cada uno de nosotros debe encontrar su propia manera de plantarse por sus convicciones. Pero en última instancia, el gobierno te representa. Cuando Donald Trump ganó, escuché a mucha gente decir “él no es mi presidente”. Bueno, yo creo que es un idiota, pero de hecho es nuestro presidente. Permitimos que sucediera, como país lo elegimos. Necesitamos dilucidar cómo sucedió y pensar qué lugar ocupamos en la cultura que lo puso en la Casa Blanca (…) Me parece deleznable que Estados Unidos haya hecho tan poco por ayudar, especialmente considerando que en gran medida somos responsables por ello. La cantidad de refugiados que EE.UU. recibió de Siria e Irak era vergonzosamente pequeña con Obama y desde luego ahora con Trump es todavía peor. Eso sin mencionar lo que sucede en lugares como Yemen, donde Arabia Saudita bombardea con nuestros impuestos, nuestra bendición y asistencia militar. No tengo una solución, pero está todo muy oscuro ahora. 
Sarah Glidden, escritora estadounidense, 13/01/18

A muchos que veníamos de haber estado bajo el signo de la revolución nos interesó el kirchnerismo cuando no prometía ninguna revolución. Cuando el macrismo llegó al gobierno quien vino a Canal 7, un alto funcionario que había sido militante comunista, dijo que los que estaban mal eran los que creían que el kirchnerismo había sido una revolución y entendían que lo que hacían ellos era una contrarevolución. Empecé una exploración contra la manera en la que la izquierda utopista entiende la revolución porque lo que me interesa es cuando lo que acontece en la historia intensifica las luchas de una sociedad y amplía el espacio de la felicidad pública, sobre todo de los sectores postergados. A veces parece tan poco que no merece la palabra revolución, si entendemos que la revolución es tomar el cielo por asalto. Si la pensamos en la situación barrosa de la historia, la revolución puede ser otra cosa. Es demasiado poético pero puede ser un destello. 
Javier Trimbolo, historiador, 31/12/17

Es imposible que le den la “domiciliaria”, me aseguraba mi mamá, para tranquilizarme. Hasta que nos llamaron para avisarnos. Todo se convirtió en silencio. No pude pensar, ni hablar más. Así estuve la noche entera, tratando de salir de la oscuridad. Sólo dos tipos de personas conocen verdaderamente a un sujeto como él: sus víctimas y sus hijos. Por eso, a mí que no me lo vengan a contar. Nadie puede venderme el discurso de la reconciliación, ni el cuento del viejito enfermo que merece irse a su casa. Quienes conocemos su mirada, sabemos de qué se trata. Hay centenares de genocidas con prisión domiciliaria, pero él nos hierve la sangre porque representa lo peor de esa época, tras haber sido la cabeza de 21 centros clandestinos y no haberse arrepentido ni un centímetro de sus acciones, fiel e incondicional a las mentes que planificaron ideológicamente la masacre (…) A mis 47 años, jamás creí que sufriríamos tal retroceso en derechos humanos, pero la fortaleza popular es enorme y debe seguir creciendo hasta meter a cada una de las bestias tras las rejas, no se tranza con el dolor, ni se silencia el horror. No pudieron vernos retroceder. Y tampoco van a poder. 
Mariana Dopazo, hija del represor Etchecolatz, quien cambió su apellido por el materno, 11/01/18

El encanto que despierta el gobierno en amplios sectores de la sociedad se disipa, pero de a poco. La cuestión de la herencia recibida se agota y el oficialismo ni siquiera logra, en materia económica, lo que ellos mismos consideran deseable. Todavía hay cierta expectativa de que la economía va a mejorar, de que el gobierno va ordenar la situación. A medida que la sociedad vea que el derrame no llega, que su vida no mejora de forma clara, el ánimo cambiará. Pero esa situación de decepción será lenta (…) el oficialismo mantendrá una ventaja política por el estado de fragmentación de la oposición. A mi criterio, lamentablemente, la judicialización de la política seguirá su curso y seguirá siendo amenazante sobre todo para el kirchnerismo. Se va a ir consolidando la grieta interna en el peronismo y en una de sus partes se intentará la unidad con sectores progresistas, del ex Frente Renovador y movimientos sociales.  Pero el centro será la relación entre la economía y la sociedad. Creo que en forma paulatina, la opinión pública irá advirtiendo que la economía no satisface la expectativa puesta en un fuerte crecimiento y posterior derrame. Pero, como dije, esa situación de decepción será lenta. El gobierno también advertirá que no alcanza sus objetivos y será interesante ver cómo reacciona.
Ricardo Rouvier, encuestador, 31/12/17

Pensar políticamente es asumir nuestra responsabilidad, individual y colectiva, ante lo que ha sido y lo que hoy es, lo que nos avergüenza y lo que nos orgullece. Es abrazar la incertidumbre y la irreversibilidad de la acción y ver la trampa del impulso arquitectónico que pretende dar orden, coherencia y permanencia a los asuntos humanos. Esto no significa convertirnos al nihilismo. Nada más alejado a eso. Pensar políticamente es pensar en la apertura de la política como posibilidad siempre presente. Como Arendt escribe, cada nuevo nacimiento, como cada emergencia de la política en el océano de la cotidianidad, representa el potencial quiebre del statu quo, una oportunidad más para alterar el destino colectivo.  Acción y pensamiento, para Arendt, van de la mano. Son dos caras de la misma manera. Pensar políticamente es un pensar actuando y un actuar pensando. El pensamiento político tiene como base el juicio reflexivo, que nace necesariamente del diálogo con los otros e imaginando la perspectiva de los otros, no únicamente del diálogo con uno mismo. 
Verónica Zebadúa Yáñez, intelectual mexicana, ha sido profesora de teoría política y estudios de género en universidades de México, Estados Unidos e Islandia, marzo de 2017.

Red Mujeres con Cristina 

Déjanos tus comentarios para el debate político 
Para comunicarte con nosotras: redmujeresconcristina@gmail.com 
Facebook: Red Mujeres con Cristina


discusión política nodo Rosario