aqui estamos!

aqui estamos!

"NADIE PUEDE SER FELIZ SIN PARTICIPAR EN LA FELICIDAD PÚBLICA, NADIE PUEDE SER LIBRE SIN LA EXPERIENCIA DE LA LIBERTAD PÚBLICA, Y NADIE, FINALMENTE, PUEDE SER FELIZ O LIBRE SIN IMPLICARSE Y FORMAR PARTE DEL PODER POLÍTICO"

HANNA ARENDT

"LO IMPORTANTE ES QUE PODAMOS DISCUTIR, RAZONAR Y ENTONCES, NO HACER SOLAMENTE EJERCICIO POLITICO DE OPOSICIÓN, SINO ESCENCIALMENTE TRABAJAR POR LOS INTERESES DE NUESTROS REPRESENTADOS"

CRISTINA FERNANDEZ

viernes, 16 de febrero de 2018

Para pensar, debatir, comprender...

Fragmentos.

Ayer vi cosas muy oscuras, volví a ver oscuridad en la Argentina, gente de civil sin identificación, volví a ver gente que era manifestante y después se ponía chalecos de la policía. Esto ya lo vivimos. Yo no quiero volver a eso. Quiero una Argentina en la que absolutamente todos, seas de izquierda, de derecha, puedas expresarte libremente y no tengas miedo. Los argentinos no nos merecemos volver a tener oscuridad porque hemos trabajado mucho por la luz. Vivíamos en una sociedad en la cual todos se podían expresar. Inclusive podían insultarme, me habían tildado de algunas cosas, me habían amenazado, me he visto colgada en una manifestación y nadie reprimió y nadie hizo nada. Yo no quiero una sociedad con miedo al hablar. 
Cristina Fernández, 3/09/17

El mito de la Argentina europea es un engranaje muy importante del proyecto conservador en la Argentina. Es un momento central del relato macrista. La derecha tiene una hoja de ruta ideológica y política inalterable. ¿Por qué nuestro país no fue ni es un país importante y próspero como lo auguraba nuestro liberalismo conservador después de la independencia? Porque a pesar de ser un país rico (“con todos los climas”) fue atraído por el impulso a cerrarse al mundo, a sostener una querella profunda y testaruda sobre la distribución del ingreso, porque –en fin– predominó en su pathos ideológico el nacionalismo y el populismo. Ese relato ideológico encaja muy bien con el impulso aspiracional de las clases medias, atrae ciertas sensibilidades intelectuales no sin agregarle incentivos profesionales de fama y de ingresos y hasta tiene llegada a las clases populares por la vía de la seducción individualista y consumista. Si no fueran esas las condiciones políticas, las frases de Macri no tendrían la recepción entre favorable y pasiva que hoy siguen teniendo (…)  Cada vez es más difícil moverse en el territorio de una supuesta oposición apoyándose en la misma retórica de un gobierno orientado no solamente a batir electoralmente al peronismo sino a barrer sus bases materiales y a borrar sus huellas culturales. A la nueva Argentina macrista le gusta soñarse a sí misma blanca, educada y cosmopolita. Necesita para eso imaginar una Europa y unos Estados Unidos democráticos, liberales y defensores de la paz mundial. Y un tercer mundo necesitado de fusionarse con esos faros iluminadores de la época. De ese modo podrá esperarse la nueva lluvia de dólares atraída por el alineamiento incondicional de nuestros países, lo que haría innecesario cualquier impulso de industrialización y de desarrollo político y cultural independiente.
Edgardo Mocca, “Macri y el sueño de la Argentina europea”, periodista, 28/01/18

Para 2018, las medidas serán más duras. Según información a la que tuvo acceso Tiempo, el recorte de la nómina de trabajadores alcanzará el 15 por ciento. En paralelo, cerrarán entre diez y 12 hipermercados. Otros 16 se convertirán en "maxi", la versión mayorista de la empresa. "De esta manera, se ahorran mucho personal, ya que los 'Maxi' son galpones de almacenamiento que no requieren de reposición constante en góndolas y ese tipo de tareas” (…) En su web, la empresa destaca que la cadena tiene 20 mil empleados a nivel nacional. De concretarse el recorte del 15%, el número de despedidos rondaría los 3000 empleados. Carrefour cerró en 2016 algunos "market" (cada uno con cerca de 50 trabajadores) y, en paralelo, proliferaron los Carrefour Express. Una empleada de estos mini-super, explicó a Tiempo: "Son cinco empleados por cada local, que realizan las tareas de diez personas. Sos cajero, repositor y hasta encargado", ejemplificó. "Es difícil sindicalizarse porque no hay cantidad suficiente de empleados por local para tener delegados. Entonces, tienen vía libre para precarizar".
Bárbara Nieve, “Carrefour planea despidos y cierre de sucursales”, periodista, 31/12/17

Quienes changuean o se conchaban en negro la pasan peor, como un efecto cascada de la merma de actividad y de la pérdida de poder adquisitivo general.
En alta dosis, ocurre algo similar con otros derechos. Los establecidos por ley resisten (en general) más los embates del programa neoliberal. El cambio del coeficiente de actualización de las jubilaciones es un ejemplo. El Gobierno consiguió la ley pero el perjuicio quedó expuesto, aún antes de que los jubilados cobraran los haberes de marzo. En cambio, la licuación de derechos no legislados mediante recortes de presupuesto opera por goteo: es menos perceptible. La padecen colectivos dispersos, no organizados previamente como los sindicatos o los movimientos sociales. Es difícil que reaccionen simultánea y colectivamente. No tienen gremio u organización que los defienda. La institucionalidad de gobiernos populares cimienta más sólidamente los avances y las conquistas, una moraleja digna de mención. Otra, provista por la coyuntura es el fracaso de las tratativas entre Macri y su colega francés, Emmanuel Macron (...) los mandatarios de los países centrales protegen actividades híper subvencionadas. No se aferran, agregamos, a una noción abstracta de la competitividad. Les importa defender a sectores productivos si dan trabajo, si facilitan el arraigo territorial de sus nacionales, si estos no tienen una vía laboral de salida. La derecha que gobierna en el techo del mundo es menos lineal y destructiva que la argentina, inclinada a concebir un país para pocos. 
Mario Wainfeld, “Al calor de los despidos”, periodista, 28/01/18

La muchacha, la sierva, la chica que trabaja en casa, la mucama, la empleada, la doméstica (sin decir empleada), la muqui, el servicio, la sirvienta, la criada, la que cocina –menos que la cocinera–, la que limpia; siempre con el artículo adelante, para señalar género y siempre un poco infantilizada, al punto de ser considerada parte de la familia pero parte de la familia que recibe órdenes. El repertorio para designar a las trabajadoras de casas particulares es tan amplio como el abanico de tareas que realizan a diario (…) Lavan, planchan, cocinan, cortan el pasto, le sacan las palomas a los calzoncillos del señor, saben cómo hacer dormir al bebé, mienten en nombre de los o las adolescentes de la casa, esperan a que la familia termine de cenar para poder retirarse, se despiertan antes que los patrones para poder tenerles el desayuno listo y, por supuesto, están en la puerta de la quinta para abrirle el portón al señor de la casa antes de que él llegue a parpadear bajo amenaza de ser insultada (…) Es curioso, pero en nuestro país, sigue existiendo el trabajo “cama adentro” –otro eufemismo para no hablar de expropiación del tiempo libre– y son las familias más adineradas las que echan mano de este “recurso” y, créase o no, pagan los sueldos más bajos porque los completan con las cuatro comidas y la ropa de marca que heredan de las señoras de la casa (…) el 20 por ciento de las mujeres que trabajan están empleadas en casas particulares aunque siete de cada diez no estén registradas como trabajadoras y por lo tanto no tienen obra social ni aportes jubilatorios (…) Es la división sexual del trabajo, estúpida, podría decir con razón una feminista cualquiera para explicar por qué un ministro que dice combatir el empleo no registrado no cumple con las generales de la ley que se sancionó en 2013 (…) ¿Y los insultos? ¿Por qué deberían llamar la atención? ¿No entrarían en esta misma lógica? Por supuesto, el ministro lo explica muy bien: son “exabruptos”, (…) Pero, diría la misma feminista, lo personal es político, estúpido; perdón, señor ministro.
Marta Dillon, “Sandra, la pelotuda”, periodista, 18/01/18

Evitar el simplismo es determinante para entender los mecanismos internos de una democracia. Chocobar no actúa en legítima defensa cuando persigue a un delincuente que está escapando, y esto es independiente de los crímenes cometidos por éste, cuya gravedad nadie –la Justicia tampoco– discute. Lo que se discute es si, además de un ataque criminal contra un turista (lo cual debe ser condenado), existe un exceso en la represión que deriva en un nuevo asesinato por parte de las fuerzas de seguridad. La policía está para evitar más muertes. No para aumentar el número de víctimas de la violencia. La policía no subroga, en una democracia, la actuación de la Justicia. En la Argentina no existe la pena de muerte (…) El derecho a la vida lo tienen también los delincuentes. La policía no está habilitada para transgredir o pisotear este derecho, aunque el presidente considere, erróneamente, y haciendo un uso político de un caso penoso, que sí. El delincuente, el terrorista, el genocida, tiene derecho, también, a un juicio justo. Tiene derecho a un proceso con garantías. Esta verdad incómoda es lo que hace de la democracia un sistema superior. Y la sociedad tiene derecho a que quienes cometen crímenes sean condenados. No asesinados. 
Guido Leonardo Croxatto, “Legítima defensa”, UBA- Conicet, 5/02/18

Las organizaciones sindicales constituyen uno de los instrumentos centrales para el reaseguro de la democracia en las sociedades contemporáneas. Una sociedad pluralista admite en su seno la existencia de intereses contrapuestos. Por eso, las sociedades democráticas son necesariamente sociedades políticas en las que la decisión no puede ser deducida lógicamente de algún principio universal. Una sociedad plural es una sociedad de conflictos, no un proceso de gestión o administración (…) El conflicto que al mismo tiempo constituye y divide la sociedad capitalista es el conflicto entre el capital y el trabajo. El órgano llamado a representar tanto el antagonismo en sí como al sujeto antagonista es la organización sindical. No es casual que todas las dictaduras y regímenes autoritarios hayan pretendido anularlas, castigarlas o cooptarlas. La libertad de las organizaciones sindicales constituye una condición del funcionamiento de una democracia moderna. Por esa razón, tanto la Constitución Nacional como los instrumentos internacionales de derechos humanos la reconocen y proscriben su afectación irrazonable por parte del Estado. 
Enrique Arias Gilbert, “Los efectos de una intervención irregular”, Juez de Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo. Doctor en Ciencias Jurídicas, 23/01/18  

Red Mujeres con Cristina 

Déjanos tus comentarios para el debate político
Para comunicarte con nosotras: redmujeresconcristina@gmail.com 
Facebook: Red Mujeres con Cristina

viernes, 2 de febrero de 2018

Para pensar, debatir, comprender.....

Fragmentos.

Necesitamos imperiosamente que esta democracia no solo garantice la dignidad del trabajo, la dignidad del plato de comida, la dignidad de los remedios para los mayores, la dignidad de que la gente no se muera de frío o ande a oscuras porque no sabe cuánto le va a venir de factura a fin de mes. Además de la dignidad que hace también a las cuestiones económicas, no vamos a permitir ni vamos a tolerar que también nos quieran quitar la libertad. Porque todos los ciudadanos y todas las ciudadanas deben tener garantizado mínimamente esto. Los argentinos hemos transitado por momentos muy difíciles, muy trágicos, muy terribles, cuyas heridas todavía no se cierran. Necesitamos que esto sea comprendido y tienen que entender más allá de que pueda no gustarles la historia de los partidos a los cuales pertenecemos algunos, que un país no se puede gobernar enfrentando a unos con otros, no se puede gobernar así, los argentinos no nos merecemos esto. Y esto no significa no discutir, no hay que tenerle temor a la discusión, al debate, es parte de la democracia, hace que uno se sienta vivo, no hablo de eso, estoy hablando del enfrentamiento, el odio, la estigmatización del otro.
Cristina Fernández, 14/08/17

Es muy clara la diferenciación fundamental entre neoliberalismo y una concepción democrática. Yo tengo una particular posición acerca de lo que es una república y una democracia. Para mí la república es aquello sobre lo que se debe basar la democracia para dar las libertades positivas y los derechos sociales. Hay otros que piensan al revés, prácticamente. Yo creo que los neoliberales (en el mejor de los casos, cuando actúan con vocación democrática porque también hay neoliberales partidarios de gobiernos militares) lo más que quieren es la república o lo que llaman otros la democracia elitista pero no la democracia (…) Creo que hay un avance tremendo del fundamentalismo de mercado. La concepción de los liberales se ha extendido como una mancha de aceite por toda la geografía mundial y ha impregnado también algunas ideologías.
Raúl Alfonsín,  23/04/ 2000

La búsqueda por la verdad no es parte del pasado, sino del presente y el futuro. Tenemos los argentinos centenares de hombres y mujeres que viven con una identidad falsa impuesta por el terrorismo de estado (…) a los negacionistas les decimos que nos reconciliamos con la verdad en cada encuentro con los nietos, nos reconciliamos con la memoria en esa plaza del 2x1 y nos reconciliamos con la justicia en cada sentencia que condena a los miserables que nos hicieron tanto daño.
Victoria Montenegro, legisladora de la Ciudad de Buenos Aires, por Unidad Ciudadana, 23/01/18

En una nota periodística publicada el domingo anterior en el diario La Nación, el arzobispo Víctor Manuel Fernández, rector de la UCA, describió así la situación: “A quien tuvo formación superior se le debe exigir que, cuando escriba algo que pueda afectar a otro, no se base en meras suposiciones. Por eso llama la atención hasta qué punto las afirmaciones periodísticas sobre el Papa están plagadas de imaginación, al mismo tiempo que todo se interpreta como si Francisco estuviera permanentemente pensando en Macri. El ego argentino es grande” (…) Las coberturas televisivas pusieron especial atención en remarcar “las dificultades” que enfrentaba el viaje, la “apatía” de los chilenos y, muy especialmente, las críticas de algunos sectores molestos con las actitudes y las posiciones del Papa (…) ¿Motivos? Quizás el más importante puede extraerse de las reflexiones del arzobispo Fernández: “cualquier opinión que defienda los derechos de los más débiles podrá tener semejanzas con el mensaje de Francisco, que siempre habla desde las heridas de los más frágiles”. Esto es lo que genera malestar y escandaliza a quienes dicen no comprender los motivos por los que el Papa habla en favor de los pobres y critica al neoliberalismo (…) La cobertura noticiosa y periodística de la visita del Papa a Chile y a Perú configuró una ostensible manifestación de hostilidad comunicacional hacia Francisco. Los estrategas de la  batalla política que hoy se libra a través de la comunicación ahora eligieron como blanco al Papa y a todos aquellos que coincidan o se alimenten de sus ideas y propuestas. Y si bien se ataca a Francisco como persona buscando minar su crédito entre las audiencias, lo que realmente se combate son sus ideas contrarias al modelo económico, político y cultural que hoy avanza en la Argentina. No es un problema comunicacional... es la política.
Wasthigton Uranga, “No es la comunicación, es la política”, 21/01/18

La cultura crea sus propios anticuerpos. Nadie podrá callar al pueblo, de ninguna manera: no lo lograron las dictaduras y tampoco pasará ahora. Lo doloroso es que hemos avanzado mucho en un montón de cuestiones y ahora estamos retrocediendo nuevamente. Habrá que reinventarnos para seguir haciendo (…) Una película que acá ven 10 mil personas, que según la lógica que está tomando el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (Incaa) no valdría la pena filmar, en Festivales son premiadas y llevan nuestra identidad al mundo. Siento que falta sentido común. El interés económico ni debe ni puede ser el criterio de la cultura. Y el Estado no puede manejarse como una empresa.
Dolores Fonzi, actriz, 14/01/18

Algún día, no muy lejano, las condiciones van a cambiar, y van a haber representantes del pueblo en serio. Van a haber dirigentes,  que van hacer mayoría en el movimiento obrero y van a hacer consecuentes con su mandato; van a haber dirigentes políticos que no van a tomar la política como una parte más del Jet-Set y de la frivolidad, sino como eso del intento de cambiar la sociedad en la que se vive. Entonces, en ese momento, cuando se modifiquen esas relaciones de fuerza, estas legislaciones que hoy parecen terribles derrotas, las vamos a cambiar todas. 
Germán Abdala, noviembre 1992

Las mujeres somos diversas, nos entendemos a nosotras mismas de maneras muy diferentes y manifestamos deseos notablemente diversos. Para hacer una pequeña lista, sin ánimo de exhaustividad: unas son heterosexuales, otras lesbianas; unas pertenecen a una generación que no ha tenido que luchar ni por los derechos al sufragio ni para acceder a la cultura superior, otras son de un tiempo en que las cosas eran bastante más difíciles o provienen de tradiciones culturales en las que las relaciones entre mujeres y entre hombres y mujeres nos resultan hasta cierto punto ajenas; unas ponen en primer plano su capacidad para ser madres, otras a pesar de sentirse mujeres, no ven que rol tiene en su identidad el llamado instinto maternal o el cuidado de otros, que casi siempre recae en los hombros femeninos. Pero podríamos decir que la mayoría de ellas, feministas o no, de derecha o de izquierda, dóciles o críticas con las reglas del debate institucional, o diferentes respecto del ámbito de la lucha política, no están dispuestas a renunciar a la igualdad, a lo que podemos llamar “el derecho a tener derecho”, es decir, al trabajo remunerado, personalidad jurídica y educación. Y a la vez tampoco están dispuestas a renunciar a la libertad: a controlar y disfrutar del propio cuerpo y a decidir sus propios movimientos y desplazamientos.
Fina Birulés, Entreactos, Ed. 2017, profesora de filosofía de la Universidad de Barcelona.  

Red Mujeres con Cristina 

Déjanos tus comentarios para el debate político 
Para comunicarte con nosotras: redmujeresconcristina@gmail.com 
Facebook: Red Mujeres con Cristina

viernes, 19 de enero de 2018

Para pensar, debatir, comprender..

Fragmentos.

Cuando un país decide que va a pagarle más a los que están a la bicicleta financiera que aplicar esos cientos de miles de millones de pesos que se pagan en cada vencimiento a fomentar las pymes, a subsidios para que las tarifas no terminen de reventar los presupuestos familiares, a sostener el empleo para que no haya más despidos… Todos los días nos enteramos de más despidos.
La ciencia y la tecnología sirven para que haya competitividad, innovación, producción de más y mejor trabajo. Y necesitamos que la sociedad en su conjunto le dé un mensaje al gobierno, que afirma que esto que está pasando no está pasando, que es mentira que haya despidos, que es mentira que haya más gente en la calle. No, lo vemos todos los días. Y creo que esto no es bueno para nadie (…) Todos los argentinos y las argentinas necesitamos un país donde nuestros ingenieros y nuestras ingenieras crezcan y puedan desarrollarse como tales en un Estado que genera las posibilidades de desarrollo nacional.
Cristina Fernández, 2/08/17 

Es muy duro estar privado de la libertad y la primera vez que sucede es un shock. Lo que sí, tenía claro que estaba detenido más por todo lo que había hecho en política que por motivos judicializables, y eso da tranquilidad y fortaleza (…) Después, al momento del encierro, es muy importante el nivel de convivencia con la gente que toca compartir. En mi caso fue importante tener una convivencia más que adecuada, mucha tarea colectiva en cuanto a la limpieza de pabellón, a preparar nuestra comida, hacer gimnasia, poder hablar con compañeros de detención a quienes no conocía. De siete que éramos seis estábamos con preventiva. Eso marca que algo está pasando en la justicia. La mayoría además por tiempos muy largos, casi dos en algún caso. Hay que revisar esa institución de la prisión preventiva. Uno vive en manos de un sistema de justicia que hace de alargar las causas un verdadero juego de poder más que una administración (…) Desde lo psicológico uno no puede estar pensando todo el tiempo “salgo mañana” porque eso no permite adecuarse a la vida adentro, no en el sentido de prepararse para vivir encerrado sino de darse una tarea intelectual. La ansiedad mata a la organización, por eso es importante darse una tarea. En mi caso fue leer y estudiar. Claro que uno siempre tiene la expectativa de que una injusticia debe terminar (…) Estudié a [Hyman] Minsky, un economista que en general no se enseña en las universidades, se lo nombra superficialmente, y vale la pena el esfuerzo porque su planteo no es simplemente operativo de la economía sino hasta epistemológico, de ver cuál es el objeto de la economía. La política no son los cargos. Muchas veces quienes dicen hacer política lo que hacen en realidad es “carguismo”. Tampoco las fotos son la política aunque es claro que tiene muchas aristas: la territorial, las ideas, lo institucional. Creo que hay que seguir trabajando sobre las ideas que se pueden aportar para que el país salga del camino actual. 
Amado Boudou, ex Vicepresidente de la Nación, al obtener su libertad, 14/01/18

 Es muy fácil sentirse impotente en estos días (o en cualquier momento de la historia, supongo), porque sólo estar en contra de las acciones de tu gobierno no sirve mucho. Y aunque siempre nos digan que esto es por lo que ejercemos nuestro derecho a votar, es bastante risible creer que votar alcanza (especialmente en Estados Unidos, donde mucha gente elige no votar o tiene restringido ese derecho). Cada uno de nosotros debe encontrar su propia manera de plantarse por sus convicciones. Pero en última instancia, el gobierno te representa. Cuando Donald Trump ganó, escuché a mucha gente decir “él no es mi presidente”. Bueno, yo creo que es un idiota, pero de hecho es nuestro presidente. Permitimos que sucediera, como país lo elegimos. Necesitamos dilucidar cómo sucedió y pensar qué lugar ocupamos en la cultura que lo puso en la Casa Blanca (…) Me parece deleznable que Estados Unidos haya hecho tan poco por ayudar, especialmente considerando que en gran medida somos responsables por ello. La cantidad de refugiados que EE.UU. recibió de Siria e Irak era vergonzosamente pequeña con Obama y desde luego ahora con Trump es todavía peor. Eso sin mencionar lo que sucede en lugares como Yemen, donde Arabia Saudita bombardea con nuestros impuestos, nuestra bendición y asistencia militar. No tengo una solución, pero está todo muy oscuro ahora. 
Sarah Glidden, escritora estadounidense, 13/01/18

A muchos que veníamos de haber estado bajo el signo de la revolución nos interesó el kirchnerismo cuando no prometía ninguna revolución. Cuando el macrismo llegó al gobierno quien vino a Canal 7, un alto funcionario que había sido militante comunista, dijo que los que estaban mal eran los que creían que el kirchnerismo había sido una revolución y entendían que lo que hacían ellos era una contrarevolución. Empecé una exploración contra la manera en la que la izquierda utopista entiende la revolución porque lo que me interesa es cuando lo que acontece en la historia intensifica las luchas de una sociedad y amplía el espacio de la felicidad pública, sobre todo de los sectores postergados. A veces parece tan poco que no merece la palabra revolución, si entendemos que la revolución es tomar el cielo por asalto. Si la pensamos en la situación barrosa de la historia, la revolución puede ser otra cosa. Es demasiado poético pero puede ser un destello. 
Javier Trimbolo, historiador, 31/12/17

Es imposible que le den la “domiciliaria”, me aseguraba mi mamá, para tranquilizarme. Hasta que nos llamaron para avisarnos. Todo se convirtió en silencio. No pude pensar, ni hablar más. Así estuve la noche entera, tratando de salir de la oscuridad. Sólo dos tipos de personas conocen verdaderamente a un sujeto como él: sus víctimas y sus hijos. Por eso, a mí que no me lo vengan a contar. Nadie puede venderme el discurso de la reconciliación, ni el cuento del viejito enfermo que merece irse a su casa. Quienes conocemos su mirada, sabemos de qué se trata. Hay centenares de genocidas con prisión domiciliaria, pero él nos hierve la sangre porque representa lo peor de esa época, tras haber sido la cabeza de 21 centros clandestinos y no haberse arrepentido ni un centímetro de sus acciones, fiel e incondicional a las mentes que planificaron ideológicamente la masacre (…) A mis 47 años, jamás creí que sufriríamos tal retroceso en derechos humanos, pero la fortaleza popular es enorme y debe seguir creciendo hasta meter a cada una de las bestias tras las rejas, no se tranza con el dolor, ni se silencia el horror. No pudieron vernos retroceder. Y tampoco van a poder. 
Mariana Dopazo, hija del represor Etchecolatz, quien cambió su apellido por el materno, 11/01/18

El encanto que despierta el gobierno en amplios sectores de la sociedad se disipa, pero de a poco. La cuestión de la herencia recibida se agota y el oficialismo ni siquiera logra, en materia económica, lo que ellos mismos consideran deseable. Todavía hay cierta expectativa de que la economía va a mejorar, de que el gobierno va ordenar la situación. A medida que la sociedad vea que el derrame no llega, que su vida no mejora de forma clara, el ánimo cambiará. Pero esa situación de decepción será lenta (…) el oficialismo mantendrá una ventaja política por el estado de fragmentación de la oposición. A mi criterio, lamentablemente, la judicialización de la política seguirá su curso y seguirá siendo amenazante sobre todo para el kirchnerismo. Se va a ir consolidando la grieta interna en el peronismo y en una de sus partes se intentará la unidad con sectores progresistas, del ex Frente Renovador y movimientos sociales.  Pero el centro será la relación entre la economía y la sociedad. Creo que en forma paulatina, la opinión pública irá advirtiendo que la economía no satisface la expectativa puesta en un fuerte crecimiento y posterior derrame. Pero, como dije, esa situación de decepción será lenta. El gobierno también advertirá que no alcanza sus objetivos y será interesante ver cómo reacciona.
Ricardo Rouvier, encuestador, 31/12/17

Pensar políticamente es asumir nuestra responsabilidad, individual y colectiva, ante lo que ha sido y lo que hoy es, lo que nos avergüenza y lo que nos orgullece. Es abrazar la incertidumbre y la irreversibilidad de la acción y ver la trampa del impulso arquitectónico que pretende dar orden, coherencia y permanencia a los asuntos humanos. Esto no significa convertirnos al nihilismo. Nada más alejado a eso. Pensar políticamente es pensar en la apertura de la política como posibilidad siempre presente. Como Arendt escribe, cada nuevo nacimiento, como cada emergencia de la política en el océano de la cotidianidad, representa el potencial quiebre del statu quo, una oportunidad más para alterar el destino colectivo.  Acción y pensamiento, para Arendt, van de la mano. Son dos caras de la misma manera. Pensar políticamente es un pensar actuando y un actuar pensando. El pensamiento político tiene como base el juicio reflexivo, que nace necesariamente del diálogo con los otros e imaginando la perspectiva de los otros, no únicamente del diálogo con uno mismo. 
Verónica Zebadúa Yáñez, intelectual mexicana, ha sido profesora de teoría política y estudios de género en universidades de México, Estados Unidos e Islandia, marzo de 2017.

Red Mujeres con Cristina 

Déjanos tus comentarios para el debate político 
Para comunicarte con nosotras: redmujeresconcristina@gmail.com 
Facebook: Red Mujeres con Cristina

viernes, 5 de enero de 2018

Bienvenido 2018!

La Red Mujeres con Cristina les propone este año como un año de compromiso militante. Un/a militante piensa y se piensa colectivamente, y así, día a día, gana amplitud la construcción de un proyecto de país más inclusivo y democrático. 



Fragmentos.

Para pensar, debatir, comprender...................        5 de enero 2018

En este caso resulta imposible saber cuál es el hecho puntual, concreto y específico de carácter delictivo que se me atribuye, más allá de la reedición del relato que la prensa oficialista se encarga de machacar incesantemente. De hecho, es tan arbitraria la intimación que ni siquiera se precisa cuáles son las conductas que conforman la supuesta maniobra de blanqueo de capitales, cuándo se habría consumado ni el modo en qué se habría afectado el bien jurídico tutelado por la norma. Si bien es sumamente difícil -por no decir imposible- ejercer mi derecho de defensa en juicio en el contexto descripto, máxime si a ello se le suma un escenario de absoluta privación de justicia que vengo padeciendo desde el mes de diciembre del año 2015, de todas formas demostraré, aunque no corresponda a mi parte, la absoluta falta de fundamento de esta insólita acusación, tanto desde un punto de vista fáctico como jurídico. En otras palabras, se llega al absurdo de tener que probar la licitud de un acto cuando en cualquier legislación del mundo –y en Argentina también- la operación es al revés: la parte que acusa es la que tiene la obligación de acreditar la existencia del delito.
Cristina Fernández, escrito presentado a la justicia, 9/11/17

Mientras tanto, siguen sostenidos por un porcentaje de la población que quiere ver presos a los que ellos quieren ver presos y quiere ver palos para estar más seguros en su casa y poder decir: “Por fin, la Argentina se encaminó para el lado que tiene que ser”. Cuando a ese sector, el bolsillo se le degrada, empieza a convertirse en el ciudadano víctima estafado en su buena fe. En toda esa complejidad estamos, pero si hay algo que tiene este gobierno es que es transparente, sabés quiénes son. El tema es cómo la gente se organiza para contrarrestar esas políticas, cómo se organiza con la misma efectividad que dicen tener los neoliberales, pero para un sentido más colectivo e igualitario, para que la gente pueda poner el foco de atención en lo que pasa (…) Hay algo que estos muchachos cooptaron de alguna gente: “Somos empresarios y el empresario hace acumulación de capital para tener éxito”. Hay un gran porcentaje de la población que cuando proyecta ve con mejores ojos ser un empresario que un dirigente político. Un dirigente político está más asociado al choreo, mientras que un empresario -no importa la forma- llega a un lugar de éxito. Digamos, la producción de capital. Hay un ciudadano que aspira a eso. Entonces, a ese ciudadano se le dice: “A ustedes les hicieron creer que podían vivir en bienestar. No. Es muy complicado el bienestar. En bienestar podemos vivir nosotros, que hemos hecho todo el esfuerzo y hemos sido aptos para tener nuestra vida controlada”. Esta idea de la esperanza es una buena estrategia. Funciona en algunos casos. Y en éste más que nunca.    
Diego Capusotto, actor, 3/01/18 

Pero no es necesario retroceder dos décadas para comprobar que las políticas de reducción de impuestos a las empresas no derraman riqueza, sino que la concentran. Son, en definitiva, mecanismos de redistribución regresiva del ingreso por los cuales las mayorías populares pagan más tarifas, pagan por el fútbol, sufren pérdidas de poder adquisitivo de los salarios por paritarias que no compensan la inflación, los jubilados reciben menos aumentos, crece la desocupación y empeora la desigualdad social. Del otro lado, avanza la rentabilidad privada sin que ello produzca mejoras para los trabajadores. Los datos del sector rural son elocuentes en este sentido. La quita de retenciones a las exportaciones que fijó el gobierno al inicio de su gestión significó en 2016 una transferencia directa de 3.236 millones de dólares para el campo. Con los derechos de exportación que había hasta el final del mandato del gobierno anterior, el año pasado la recaudación por retenciones hubiera sido de 7.805 millones de dólares, pero lo efectivamente ingresado a partir de las rebajas fueron 4-574 millones (…) el empleo promedio del primer semestre de 2017 en agricultura, ganadería, caza y silvicultura cayó en 7.900 puestos respecto de igual período de 2015. Bajó a 325 mil empleos, desde los 333 mil de hace dos años. “En el agro el efecto ‘no derrame’ ha sido contundente”. 
David Cufré, “Bienes personales”, periodista, economista, 18/11/17

La figura del escritor es la más conflictiva de todas en relación con el exilio. Los que pretendíamos ser escritores en el exilio teníamos dificultades porque el lenguaje preponderante era el lenguaje político.  El lenguaje literario tenía ventajas: uno podía estar en el combate del exilio contra la dictadura, en el tema de la solidaridad, que había que organizarla y tenía que ser efectiva, en el tema de las relaciones con México y en la propia escritura. Yo podía hacer mi trabajo literario mientras hacía diez actividades vinculadas con todo el conjunto. O sea que tenía ventajas que no me dieran tanta pelota como escritor. La identidad estaba en suspenso y todo el campo de acción que realizábamos tendía a comprender ese suspenso. El suspenso era el regreso, la idea del regreso; en ese sentido nos afectaba mucho la tradición del exilio español. Los exiliados españoles en México ponían el dedo índice sobre la mesa y decían: “regresamos a España el año que viene”. Los mexicanos decían que los españoles tenían el dedo índice mocho. Ahí nos conectamos con todos los exilios porque México en ese momento era el único país de América Latina que recogía a todo el mundo. 
Noé Jitrik, escritor argentino, 24/11/17

Es cierto que para el exterior la Ley del 2x1 fue una especie de alerta fuerte. Los organismos de derechos humanos de Francia se preguntaron: “¿Esa justicia ejemplar está en peligro?” Entonces, de nuevo, comenzaron a prepararse para luchas futuras, para ejercer una vigilancia que hasta ahora no había hecho falta porque lo que hacía esa justicia era ejemplar, aunque siempre puede criticarse. Pero a partir de eso, los organismos comenzaron a pensar que a lo mejor deben estar listos para futuros combates. Acabo de estar en Chile por el aniversario de la Caravana de la Muerte, un acto de terrorismo para sacar presos ilegalmente encerrados por la dictadura pinochetista: los sacaban y fusilaban. Pero me acuerdo que allí denunciaron la poca reacción del pueblo chileno frente a esto, tomando como punto de comparación al pueblo argentino y diciendo: los argentinos son capaces de hacer bajar a la calle un millón de personas a protestar contra una medida que ven de futura impunidad. Eso generó mucha admiración y también lo hizo cuando lo vimos en Francia. Nos pareció realmente muy impactante la movilización. Es decir, primero la capacidad de movilizarse porque poner un millón de personas en la calle no se organiza así nomás. Pero también, la reacción del pueblo argentino. Como decir … la idea de que el olvido en Argentina, no existe, es una palabra que no pertenece al diccionario cuando se trata de derechos humanos, acá recuerdan lo que pasó 40 años atrás o lo que contaron las víctimas. Eso siempre nos pareció muy movilizador. Lo que pasó es un elemento del presente, como decirlo, que sigue con su eco, o más que eco: es una realidad.
Sophie Thonon, jurista francesa y activista defensora de los derechos humanos, 5/11/17

 Creo que el anonimato en Internet es un derecho que se debe defender y que es muy importante porque cuando vas a atacar a gente poderosa, necesitas el anonimato para la denuncia. Pero este no es el caso. Una persona no se pone en peligro ni frente al Estado ni en su seguridad personal por gritarle “puta” o “feminazi” a una mujer. En ese caso, el anonimato se usa para matonear y permite que no tenga que responsabilizarse y no puedan empatizar. Cuando te gritan algo por la calle, te lo olvidas al día siguiente, en cambio, en Internet queda por siempre, por siempre, jamás, y el daño se multiplica. Y hay una tercera cosa diferente y es que nos llegan los ataques y agresiones por el celular. Y el celular es nuestro objeto más íntimo y amado, más que el cepillo de dientes (…) por el celular te llegan todas las manifestaciones de cariño, de afecto y es el mismo lugar por el que te atacan y acosan. No podés, simplemente, decir no voy a mirarlo porque por ahí también viene el amor. Por eso duele tanto, porque te quitan también ese espacio seguro (…) Hay un gusto y un sabor en odiar a las feministas en internet. Porque hacés una trasgresión doble, primero eres una mujer que está hablando en lo público de lo público. Si están publicando recetas de cocina no te van a trolear, si están haciendo cosas tradicionalmente femeninas, no te van a trolear. Pero hacer una transición a lo público, trasgrede y estás transgrediendo el doble porque incitás a otras mujeres a transgredir. Eso tiene un costo muy grande.
Catalina Ruiz Navarro, feminista colombiana, 26/12/17

La política consiste en un esfuerzo tenaz y enérgico por taladrar tablas de madera dura. Este esfuerzo requiere pasión y perspectiva. Puede afirmarse, y toda la experiencia histórica lo confirma, que el hombre jamás habría podido alcanzar lo posible si no se hubiera lanzado siempre e incesantemente a conquistar lo imposible. Pero el hombre capaz de realizar tal esfuerzo debe ser un jefe, y no solamente un jefe, sino también un héroe en el sentido más simple de la palabra. Y aún aquellos que no son ni una ni otra cosa están obligados a armarse de presencia de ánimo que les permita resistir el desmoronamiento de todas sus esperanzas. Pero es preciso que lo hagan hoy mismo pues de lo contrario no podrán alcanzar ni siquiera lo que hoy es mundo, desde su punto de vista, sea demasiado estúpido o demasiado mezquino para merecer lo que él pretende ofrecerle, sólo aquel que sea capaz de decir: “¡A pesar de todo!”, tiene “vocación” política. 
Max Weber, sociólogo alemán, clásico, El sabio y la política, ed. 2008

Red Mujeres con Cristina 

Déjanos tus comentarios para el debate político
Para comunicarte con nosotras: redmujeresconcristina@gmail.com 
Facebook: Red Mujeres con Cristina

viernes, 15 de diciembre de 2017

Para pensar, debatir, comprender....

Fragmentos.

En este caso resulta imposible saber cuál es el hecho puntual, concreto y específico de carácter delictivo que se me atribuye, más allá de la reedición del relato que la prensa oficialista se encarga de machacar incesantemente. De hecho, es tan arbitraria la intimación que ni siquiera se precisa cuáles son las conductas que conforman la supuesta maniobra de blanqueo de capitales, cuándo se habría consumado ni el modo en que se habría afectado el bien jurídico tutelado por la norma. Si bien es sumamente difícil -por no decir imposible- ejercer mi derecho de defensa en juicio en el contexto descripto, máxime si a ello se le suma un escenario de absoluta privación de justicia que vengo padeciendo desde el mes de diciembre del año 2015, de todas formas demostraré, aunque no corresponda a mi parte, la absoluta falta de fundamento de esta insólita acusación, tanto desde un punto de vista fáctico como jurídico. En otras palabras, se llega al absurdo de tener que probar la licitud de un acto cuando en cualquier legislación del mundo –y en Argentina también- la operación es al revés: la parte que acusa es la que tiene la obligación de acreditar la existencia del delito.
Cristina Fernández, 9/11/17

La crueldad ha sido parte de todos los ciclos históricos. Pero aquí parte del shock es que había una esperanza de que los sistemas avanzan, conocemos más y más, que vamos a poder remediar algunas situaciones, y al contrario, estamos cayendo en negativo. Por eso esta cuestión de la ética en la ciudad. Se tiene que poder negociar. El punto para mí es en qué punto ese negativo, esa desigualdad, se vuelve profundamente injusta y no necesaria. Ahora en este momento se ven retornos de modalidades terribles. Lo que está pasando en India, una chica de cinco años la violaron varios hombres, o esa mujer que la violaron en grupo en un autobús y la mataron al final. Eso va más allá de esas personas. Si hay algo nuevo es que la injusticia ha ido aumentando. La indiferencia de los ricos, que ni siquiera tienen vergüenza, la superexplotación de los trabajadores, el crecimiento del hambre, el hecho que los agricultores han sido echados de su tierra. Estamos en un exceso de una indiferencia total a todo, al medioambiente, a las mujeres, a los niños… y una falta de vergüenza total. Siempre hubo gente muy rica pero solían ser un poco modestos. Algo cambió. La crueldad, la desigualdad, han ido aumentando tanto, han tocado tantas comunidades. 
Saskia Sassen,  socióloga y pensadora holandesa, 20/11/17

Lectores y espectadores de todos los soportes e ideologías, Estados, partidos políticos, movimientos de distinta índole, servicios secretos, hackers, periodistas y animadores centrales de internet (Twitter, Facebook, Google, Instagram, etc) conforman un amplísimo mercado de la manipulación, sin precedentes en la historia de la humanidad (…) Todos juegan en ese patio subterráneo donde se despliegan los choques más fuertes y en el cual hasta las mejores intenciones son usurpadas por la manipulación. Jamie Fly, miembro del German Marshall Fund y uno de los creadores del instrumento de análisis  Hamilton 68, constata la enorme paradoja (…) “lo más preocupante que hay en todo esto es que personas comunes se integran activamente en campañas de propaganda. A pesar nuestro, muchas veces, que sea en Twitter o Facebook, participamos en campañas de desinformación que provienen de manera directa o indirecta de sistemas de propaganda. No hay nada sorprendente entonces en que los Estados se apoderen de esas zonas para propagar sus propios intereses”  (…) Los medios complotistas o los conspiracionistas cuentan hoy con un aliado poderoso. Pero la verdad está ausente y quienes intentan desmentir o aclarar (los periodistas) suelen encontrarse sumergidos por las amenazas físicas o los insultos que llegan a través de internet. La mentira puso de moda el patoterismo digital como forma de disuasión o amedrentamiento, tanto por las extremas derechas como por la ultraizquierda (…) François-Bernard Huyghe, investigador y especialista de las Ciencias de la Información en el IRIS (Instituto de Relaciones Internacionales y Estratégicas), resume: “es preciso desmontar una mentira deliberada lanzada con objetivos estratégicos. No basta con denunciar une ilusión ideológica” (…) Las redes sociales aparecieron en un momento como la panacea de la independencia ante los medios de comunicación del “sistema”. Ahora el sistema se apropió de ellas. 
Eduardo Febbro, “Todos juegan en el mercado de la manipulación”, periodista, 20/11/17

Le agradezco que se haya involucrado en una patria que sólo es suya por adopción, acontecimiento que pocas veces sucede, incluso en mi propio caso. Le agradezco también su hombría de bien y que nos haya mostrado el comportamiento ético de una persona que, dejando atrás sus intereses personales, hace aquello que siente como honorable, como suyo desde la cuna. Lo conocí poco pero lo conocí y, créame, me vanaglorio por ello. Dios quiera que el éxito corone su ejemplo de vida.
Julio Maier, carta abierta a Victor Hugo Morales, 19/11/17

En Gran Bretaña lo llaman responsabilidad colectiva. Si un miembro del gabinete no está de acuerdo con una política gubernamental o con un proyecto de ley, renuncia. Lo hizo el líder de la Cámara de los Comunes del laborismo Robin Cook en una votación crucial del Parlamento sobre la decisión de invadir Irak en 2003: no estaba de acuerdo, se fue del gobierno (el liderazgo de la Cámara es un puesto gubernamental). No es una cuestión de partidos. Es una doctrina: responsabilidad colectiva (...) Este tipo de dimisión se considera “the honourable thing” porque si no, el ministro en cuestión se vería obligado a defender una política que no comparte. En resumen, tiene todo el derecho del mundo a votar de acuerdo a su conciencia, pero no como miembro del gobierno.
Marcelo Justo, periodista, “La responsabilidad colectiva” 19.07.2008.

Nuestro trabajo iba de acuerdo a la época política que íbamos viviendo, a la edad de nuestros nietos y a las leyes que nos protegían o no. En dictadura había riesgo. En democracia usamos los resortes de la democracia, con contradicciones, con las leyes de impunidad, pero seguimos (…) Cuando vimos que los chicos tenían una edad de comprensión empezamos a darle mucha visibilidad al tema para que vengan de motu propio o para que pregunten a quienes los habían criado si ellos podían ser. Es lindo cuando vienen nietos que estuvieron reacios al principio y ahora están por acá. Victoria Montenegro me odiaba. Y mirá lo que es, es divina. Los criaron con odio hacia nosotras (…) Nos dimos cuenta de que nos iba a llevar tiempo encontrar a todos. Que había chicos que podían vivir en el exterior. Empezamos a hacer participar a los nietos en las charlas, hicimos cursos para prepararlos, para que pudieran representarnos. Y cuando vimos que, contándonos, las que veníamos no alcanzábamos para la comisión directiva, decidimos reformar los estatutos e incorporar a los nietos. 
Estela Carlotto, abuela de Plaza de Mayo, 22/10/17

Estoy de acuerdo. Cuando el conocimiento se concentra en pocas manos se convierte en una atribución minoritaria; en cambio, si está diluido se transforma en un derecho muy valioso, representado en la libertad de acción y pensamiento. Vivimos en un mundo cuyo futuro es terriblemente incierto, con una velocidad de cambio apabullante. En ese horizonte –que se parece a una caja negra– solo podemos identificar pocas referencias. En efecto, evitar ser manipulado, aprender a pensar y valorar el conocimiento, son acciones medulares que se deben explotar. Las máquinas nos sustituyen a cada paso y los proyectos de la sociedad futura se tornan menos palpables y definibles (…) Pienso que si bien la ciencia es una práctica con mayor presencia en las clases medias, la sorpresa que causa el conocimiento no entiende de clases sociales (…) En muchos casos, los mejores emprendimientos surgen de los sectores más humildes ya que al no tener las necesidades básicas satisfechas deben desarrollar soluciones provenientes desde el ingenio. 
Daniel Barraco, presidente del centro de divulgación cordobés Plaza Cielo y Tierra, 15/11/17


Red Mujeres con Cristina 

Déjanos tus comentarios para el debate político 
Para comunicarte con nosotras: redmujeresconcristina@gmail.com 
Facebook: Red Mujeres con Cristina

jueves, 7 de diciembre de 2017

Para pensar, debatir, comprender

Fragmentos.

Yo me acuerdo que dije como un punto distintivo de lo que estaba pasando que este gobierno había venido a desorganizarle la vida a la gente, y relaté lo que era la vida antes: la gente más o menos con su salario tenía su vida estructurada, y después de casi dos meses de recorrer, de escuchar, de mirar, escuchar y mirar, creo que aquel diagnóstico de desorganización de la vida avanzó un poco más, ya no es solamente una vida desorganizada, es como que siento que hemos retrocedido los argentinos. Siento que estamos discutiendo cosas que ninguno, cualquiera fuera su ubicación ideológica, partidaria o religiosa creía que debíamos volver a discutir. Estamos discutiendo acerca del trabajo, los que lo han perdido y los que tienen miedo a perderlo, los que ya no trabajan la jornada laboral porque les han reducido y no saben si los van a echar en la próxima. Estamos hablando de la comida que no alcanza, no solamente en los merenderos superpoblados que explotan de chicos y sus familiares sino también en las casas, y no solamente en las casas de los humildes o de los pobres, también en las casas de las clases medias. De los remedios, de las facturas impagables del gas. Y entonces digo que hemos retrocedido.
Cristina Fernández, 10/10/17 

A mí no me dan la misma confianza ni Facebook ni Twitter. El problema con las redes es que no tienen ninguna credibilidad. El hecho de que tuitees lo que se antoje no te hace reportero: requiere de más rigor y de más trabajo del que uno imagina. Dicen que si ya tuitearon tal cosa la noticia está regada. No sé... ahí se cuelan interpretaciones que confunden mucho a la gente, con notas sesgadas (…) En las redes no hay el rigor que exige el medio impreso. No quiere decir que en los impresos no se cometan errores, claro que sí. Una cosa que queda escrita, cuidado, porque no solo te pueden desmentir si no que te pueden llevar a juicio (…) Cómo es posible que seamos tan descuidados con la información, con el análisis; es como la educación: lo que bien se aprende jamás se olvida (...) Es un problema porque eso se queda. Yo he visto campañas verdaderamente horripilantes en redes sociales, campañas políticas de mi país muy distorsionadas. En el caso concreto de América Latina, he visto campañas terribles contra el gobierno de Venezuela y contra los gobiernos de (Luiz Inácio) Lula (da Silva) y de Dilma (Rousseff), y ha sido muy difícil para ellos contrarrestar todo eso porque todo el mundo dice lo que se le antoja. Lo terrible de las redes sociales es que no hay rigor (…) Nosotros tenemos que contar los hechos; en el momento en que deformamos los hechos, somos malos periodistas. Aunque los demás periódicos tengan más público, lo que tenemos en La Jornada es que somos número uno en credibilidad y en contenido. Yo no permito jamás que un reportero del periódico o un escritor le conteste autoritariamente a un lector que manda una queja o un comentario, porque el señor viene a hacer uso de su derecho a replicar. Eso hay que respetarlo mucho. Esto tiene que ver con ética del medio. 
Carmen Lira, directora del diario mexicano La Jornada, 19/11/17

La derecha, la misma derecha que expolió el Estado, la misma derecha que desmanteló la educación estatal para hacer de la educación un negocio, que destruyó la salud para lucrar con la salud privada, que destruyó el sistema de reparto de pensiones e instaló el mega estafa de las AFP que expropia el dinero de los trabajadores para que unos pocos obtengan ganancias que exceden lo imaginable y cuya única retribución ha sido devolverle a esos millones de trabajadores y trabajadoras unas pensiones miserables, esa derecha que, en suma, apenas vio amenazado sus intereses no trepidó en ensangrentar Chile imponiendo la más atroz de las dictaduras, esa derecha, esa misma derecha que ustedes dicen combatir, está hoy de fiesta; ha sumado la más inesperada de las declaraciones de apoyo: la declaración del Frente Amplio (...) No crean que pasado este “retroceso” serán ustedes los que estarán allí para remediarlo. No repitamos el error histórico de menospreciar al verdadero enemigo. No dejen que ellos les roben a ustedes el porvenir, no permitan que nosotros, sus padres, muramos en un país gobernado por los mismos que nos diezmaron, que nos exiliaron, que nos mataron (...) Al no llamar explícita, claramente a votar por Alejandro Guiller, lo que hacen es entregarles su voto a la re penalización del aborto, es entregarles su voto a la educación como un bien de consumo (...) es entregarles el voto a la criminalización de las minorías sexuales, de los pueblos indígenas y de los emigrantes, es entregarles su voto a la militarización de la Araucanía (...) no deshonremos a nuestros caídos, a los que lucharon día a día, sin alardes, con dignidad y sencillez por terminar con la dictadura, para que un día surgieran ustedes con sus nuevos gritos y consignas, para que un día existiera un Frente Amplio. Ese pasado es lo que los invita a ustedes al porvenir.
Sergio Zurita, poeta chileno, Premio Nacional de Literatura, llamando a los integrantes del Frente Amplio a votar para presidente, en segunda vuelta, por A. Guillier, candidato de centroizquierda, 01.12.2017.

Por el momento parar la pelota, darme tiempo para procesar todo esto. Como dije, el asunto es fuertemente político, en la medida en que se conecta con las necesidades de un poder real y un poder político concentrado como nunca en la Argentina, que necesita liquidar las voces que le son incómodas. Ellos ahora tienen que pasar este mal trago, y se animaron a dar este paso, pero saben que después, teniendo todos los medios hegemónicos trabajando en equipo, el tiempo los va ayudar, porque pasan los días y los temas pasan. Como van pasando los días con Milagro Sala presa, y pasa, y pasa… Es un poco angustiante pensarlo así, pero hay algo de verdad en eso, y ellos juegan sus cartas contando que tienen el tiempo a su favor.  Digo esto y al mismo tiempo pienso que el alerta ciudadano con estos temas puede despertarse, mientras ellos cometan el sostenido error de su comportamiento impune. Porque a veces parece que nos adormeciéramos, en un manto de olvido, en esa calma chicha, esa sensación de cosa juzgada. A veces cuesta avizorar el camino, sentimos que estamos dentro de una nebulosa tremenda. Pero también es cierto que mientras exista la capacidad de lucha, mientras haya ciudadanía y agallas, mientras estemos vivos, queda viva una llama de esperanza.
Víctor Hugo Morales, periodista, 18/11/17

El pacto actual se basa en el entendimiento de un individuo autónomo que pacta con otros individuos autónomos las reglas de juego para la vida en común. La idea es de libertad, no de la necesidad del otro, entonces lo que se pone en juego es interés, conveniencia respecto de la relación con el otro, en masculino, porque el pacto constituyente se hace entre varones, las mujeres en este esquema son un objeto de reparto. Pero la autonomía es un deseo, apenas se realiza, y la duración del estado de autonomía es breve, transitoria, en ocasiones somos autónomos, pero lo definitorio en los seres humanos es la interdependencia. Ahora estamos aquí sentadas cómodamente porque hay alguien que ha venido a limpiar, que hace café, tu llegaste aquí porque hay transporte… cualquier cosa que hacemos ocurre con la concurrencia de muchas personas que lo hacen posible; eso da cuenta de que estamos en permanente estado de necesidad. Sin olvidar formas precisas de necesidad, por la edad, por dificultades físicas, psíquicas. Entonces mi planteo es que requerimos un pacto constituyente basado no en la noción de autonomía si no de que somos dependientes, y esto significaría que se sitúa en el centro del escenario la dependencia y no la libertad (…) Las democracias liberales se caracterizan por una falta de responsabilidad y desatención con respecto a la gente (…) en el capitalismo se prescinde del otro. 
María Jesús Izquierdo, doctora en economía y profesora de teoría sociológica, Universidad de Barcelona, 10/11/17

Decir que el ajuste no cierra sin represión es una frase hecha. Decir que el estigma mata es una evidencia histórica (…) El pequeño problema es que los prejuicios, cuando son alentados desde el aparato estatal, a la larga siempre implican hechos (…) Mientras, todavía no hay evidencia alguna de la existencia física de RAM. Hay sectores minoritarios dentro de los mapuches que desconocen la soberanía estatal chilena y argentina, como es el caso del detenido Facundo Jones Huala, pero ni las fuerzas de seguridad de la Argentina y de Chile presentaron aún pruebas de que exista un grupo armado que tenga posibilidades de desafiar al poder estatal. El anarquismo no es delito. El delito de opinión no existe. En cuanto a las acciones concretas, un documento del Centro de Estudios Legales y Sociales sobre el caso Maldonado emitido el viernes sostiene que referirse a los mapuches como “terroristas” es “una calificación que implica sostener que son una amenaza seria para el Estado argentino y para sus habitantes”. Y agrega: “Esta caracterización desproporcionada del conflicto busca justificar respuestas estatales represivas y acciones de inteligencia ilegal” (...) el CELS explica la riesgosa lógica del Estado. Una lógica que puede derivar en muertes. La conclusión no surge de juzgar malas intenciones. Es pura constatación de hechos. El periodista Santiago Rey, que edita la valiosa web “En estos días”, desarmó con hechos, justamente, una maniobra urdida por el jefe de los fiscales de Neuquén, José Ignacio Gerez. El fiscal general había realizado varios operativos en los que promocionó el supuesto hallazgo de “cinco armas de guerra” y “material de cartelería, folletería, bibliografía y stencil relacionados con el RAM y especialmente con la liberación y no extradición de Jones Huala”. Rey demostró que una de las casas allanadas fue la de Eduardo Paris, ex detenido y torturado durante la última dictadura. Otra, la de su hermano. Y también la de su sobrina. Paris dijo al periodista que las “cinco armas de guerra” era, en verdad, armas viejas para cazar, tres de ellas casi en desuso. Una de ellas pertenecía a su abuelo.
Martín Granovsky, “El estigma mata”, periodista, 26/11/17

La ideología de mercado plantea el mito de una individuación, de una privatización, de una negatividad de la política, que desvaloriza la militancia y todo lo que tenga tinte colectivo, social, organizado. La antipolítica, el gobierno de los técnicos, el gobierno de los gestores, el gobierno de la administración, el gobierno que no genera conflicto, el gobierno lo único que tiene que hacer es mediar para que todo siga más o menos igual, parece ser el gran modelo triunfante. Esta gran ideología de mercado plantea una profunda despolitización, que no sé cómo se va a poder contrarrestar, y eso me preocupa mucho. Y me preocupa porque el gran engranaje que lo pone en marcha es el de los medios de comunicación, que tienen la capacidad semiótica de construir una representación del mundo muy difícil de desbaratar, de revertir.
Nicolás Casullo, revista Debate 5/04/2008   

Red Mujeres con Cristina 

Déjanos tus comentarios para el debate político
Para comunicarte con nosotras: redmujeresconcristina@gmail.com 
Facebook: Red Mujeres con Cristina

viernes, 24 de noviembre de 2017

Para pensar, debatir, comprender..

El 25 de noviembre de 1960, en República Dominicana, fueron asesinadas por  luchar contra la dictadura de Rafael Trujillo las hermanas Mirabal, conocidas luego como "Las Mariposas". En su memoria, los 25 de noviembre se conmemora esta fecha como el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer.

Fragmentos.

Yo creo que todas las mujeres, aún aquellas que tal vez parecían más alejadas de las causas populares o que tal vez enfrentaron en el momento que les tocó vivir a lo que podríamos llamar los movimientos populares, que en el fondo todas querían un país mejor. Tal vez, muchas o alguna por su propio origen, no entendía lo que pasaba en el país y no era culpa de ellas entender. Una vez leí que Arturo Jauretche hablaba por ejemplo de Victoria Ocampo y decía que era muy difícil que pudiera comprender el fenómeno peronista porque ella provenía de un hogar de alta clase, que estaba educada prácticamente en Europa entre institutrices –como él decía- alemanas y francesas, y que era muy difícil que pudiera acceder a la civilidad popular de mujeres como Eva Perón o como Tita Merello (…) Y es eso, cada una desde su propia historia ha dado lo mejor de ella que tenían para el país.
Cristina Fernández, en la inauguración del salón Mujeres Argentinas del Bicentenario, 6/03/09 

Querido papa Francisco:
Es un honor para toda Colombia poder recibir su visita. Un honor que se debe no sólo al cargo que usted ostenta como cabeza de la Iglesia católica, sino también a la ejemplaridad con la que está desempeñando su pontificado. Desde el primer momento, alzó su voz en contra de un sistema injusto que favorece tan sólo a unos pocos en detrimento de las mayorías. Aún recuerdo sus palabras en el Encuentro Mundial de los Movimientos Populares celebrado en Roma el año pasado: “¿Qué le pasa al mundo de hoy que cuando se produce la bancarrota de un banco de inmediato aparecen sumas escandalosas para salvarlo, pero cuando se produce esta bancarrota de la humanidad -en referencia a la crisis de los refugiados en Europa- no hay casi ni una milésima parte para salvar a esos hermanos que sufren tanto?” Llega a un país esperanzado, pero en el que mucha gente vive aún en esa bancarrota a la que usted se refería. La paz abre caminos nunca antes imaginados, pero será imposible transitarlos si no entendemos que Colombia tiene que cambiar. Usted, como yo, es latinoamericano y sabe que la desigualdad es una de las grandes lacras de nuestra región. Esa desigualdad es especialmente lacerante en Colombia. Hay más de nueve millones de pobres, una enorme masa de gente excluida que no cuentan para un sistema que se limita a dar “migajas”, como usted mismo denunció hace pocos meses.
Piedad Córdoba, colombiana, precandidata presidencial. 06/07/2017

No es fácil ser mujer dirigiendo procesos de resistencias indígenas. En una sociedad increíblemente patriarcal las mujeres estamos muy expuestas, tenemos que enfrentar circunstancias de mucho riesgo, campañas machistas y misóginas. Esto es una de las cosas que más puede pesar para abandonar la lucha, no tanto la transnacional sino la agresión machista por todos lados. 
Berta Cáceres, hondureña, líder indígena lenca, feminista y activista del medio ambiente, asesinada el 3 de marzo de 2016.

Es una tarde noche de sensaciones encontradas. Logramos movilizar gente nueva a votar y lo dijimos claramente cuando preguntaban por las encuestas, si muchas personas van a votar era probable que nosotros enfrentáramos a Piñera en segunda vuelta. Damos gracias a los que votaron por la esperanza, el futuro, por una alternativa, a todos los que votaron por el Frente Amplio. Es posible un futuro distinto y ese futuro lo va a liderar el Frente Amplio. Hay una sensación amarga porque quedamos a pocos puntos de haber sido nosotros los que pasáramos a segunda vuelta. Esto no es responsabilidad de los que hoy están acá (en el comando), de los que dejaron la piel, es responsabilidad de una operación comunicacional que se ocupó de decir que no éramos competitivos. Hicimos una campaña honesta, transparente, con las manos limpias, y con pocos recursos. Llegamos para quedarnos, para construir un horizonte distinto de desarrollo en Chile. El Frente Amplio es un nuevo horizonte de desarrollo para Chile.
Beatriz Sánchez, candidata del Frente Amplio, alianza de partidos de izquierda en Chile, 24/11/2017

En todas las guerras del mundo la gente sufre, pero las mujeres por lo general sufren doblemente, porque asumen la responsabilidad por lxs niñxs, por alimentar a sus familias... Las mujeres generalmente son las más pobres de los pobres. Si cuando sos pobre no tenés nada, las mujeres tienen menos que nada (…) Después de tres devastadoras guerras en Gaza, no puedo ni empezar a describir la cantidad de sufrimiento de las mujeres y del pueblo palestino (…) En Gaza no hay modo de escapar. Es una prisión cerrada. Las mujeres no pueden salir con sus niños y niñas. Grandes partes de Gaza han sido devastadas en el 2008, en el 2012, y ahora en el 2014. Muchas familias han perdido sus casas y se han convertido en refugiadas. Muchas viven en escuelas (…) Nuestra esperanza no es sólo terminar con la ocupación israelí, en lo que la mayoría de las palestinas y palestinos coincidimos. Es necesario también pensar en una vida sin violencia, con libertad, con justicia para las mujeres y para todas las formas diferentes de pensamiento.
Salam Hamdan, activista feminista palestina, 5/09/14

Hay quienes describen a las familias como lugares paradójicos, donde coinciden el espacio del afecto y la intimidad con el lugar privilegiado para la violencia. Quienes están alertas a los modos de violencia familiar sostienen que ésta tiene género y tiene edad: quienes más las padecen son las mujeres, y los que están en los extremos de las franjas de edad, niños y ancianos. Todos los estudios coinciden en que se trata de una conducta aprendida que se puede modificar, enraizada en las relaciones desiguales entre hombres y mujeres, en los vínculos jerárquicos y autoritarios y en representaciones sociales sobre la masculinidad centrada en la posición de dominio y fuerza física, y de las mujeres y niños en posiciones de sumisión y obediencia.
Mabel Burin, doctora en psicología clínica, Género y familia, Poder, amor y sexualidad en la construcción de la subjetividad, 1998. 

¿Qué relación existe entre palabra, democracia y ciudadanía? (…) Se trata de hablar tanto de la democracia como de la ciudadanía en términos de un proceso y de una construcción, que involucra a una pluralidad de sujetos (individuales y colectivos) y que por lo tanto supone la diversidad y la diferencia que, precisamente gracias a esta diversidad y diferencia, existen conflictividades y desacuerdos que son parte de la dinámica política y que la enriquecen como tal. También es cierto que la democracia no solo puede vivir de desacuerdos, sino que necesita construir acuerdos, pero esos acuerdos son siempre parciales, esto es, pueden modificarse de acuerdo a las coyunturas y reinventarse continuamente, involucrar a ciertos actores y no a otros. Esa dinámica fortalece la vida política lejos de entorpecerla como cierto discurso acerca del diálogo y el consenso universal pregonan. El lugar de la palabra tiene un rol fundamental en la construcción de una ciudadanía que supone, además de las reivindicaciones y la lucha por la ampliación de los derechos, “tomar la palabra” y construir un espacio público diverso y plural. Esto es, construir una concepción de ciudadanía participativa/activa/propositiva en los distintos ámbitos que forman parte de la vida de una sociedad (…) La posibilidad de argumentar no solo favorece el debate público sino también hace posible que se visibilicen temas, problemas y sujetos que hasta el momento permanecían invisibilizados (…) Eso es, de algún modo convertir a esos temas/problemas en políticos, volverlos políticos es volverlos tema de discusión, aunque no necesariamente exista un acuerdo unánime, pero es justamente allí donde reside la productividad política. 
Ariana Reano, “Empoderar la palabra, fortalecer la democracia”, Tercer Encentro Nacional de la RMcC,  23 y 24 agoto 2013 en Mar del Plata, politóloga.

Ha llegado la hora de la mujer que comparte una causa pública y ha muerto la hora de la mujer como valor inerte y numérico dentro de la sociedad. Ha llegado la hora de la mujer que piensa, juzga, rechaza o acepta, y ha muerto la hora de la mujer que asiste, atada e impotente, a la caprichosa elaboración política de los destinos de su país, que es, en definitiva, el destino de su hogar. Ha llegado la hora de la mujer argentina, íntegramente mujer en el goce paralelo de deberes y derechos comunes a todo ser humano que trabaja, y ha muerto la hora de la mujer compañera ocasional y colaboradora ínfima. Ha llegado, en síntesis, la hora de la mujer argentina redimida del tutelaje social, y ha muerto la hora de la mujer relegada a la más precaria tangencia con el verdadero mundo dinámico de la vida moderna. 
Eva Perón, 12/03/1947.

Red Mujeres con Cristina 

Déjanos tus comentarios para el debate político 
Para comunicarte con nosotras: redmujeresconcristina@gmail.com 
Facebook: Red Mujeres con Cristina


discusión política nodo Rosario