"NADIE PUEDE SER FELIZ SIN PARTICIPAR EN LA FELICIDAD PÚBLICA, NADIE PUEDE SER LIBRE SIN LA EXPERIENCIA DE LA LIBERTAD PÚBLICA, Y NADIE, FINALMENTE, PUEDE SER FELIZ O LIBRE SIN IMPLICARSE Y FORMAR PARTE DEL PODER POLÍTICO"

HANNA ARENDT

"LO IMPORTANTE ES QUE PODAMOS DISCUTIR, RAZONAR Y ENTONCES, NO HACER SOLAMENTE EJERCICIO POLITICO DE OPOSICIÓN, SINO ESCENCIALMENTE TRABAJAR POR LOS INTERESES DE NUESTROS REPRESENTADOS"

CRISTINA FERNANDEZ

martes, 21 de agosto de 2012

Opinión Política


El estereotipo de la crítica                               

Desde hace unos meses se están escuchando con fuerza  críticas a un supuesto modelo binario de la política. Modelo aparentemente impulsado por un gobierno que no puede controlar sus impulsos totalizadores o por una oposición ciega que no logra reconocer aciertos o avances.

Reclamando dosificar  la confrontación, cual fantasía infantil, esta crítica echa mano a una visión ingenua y a-política de la política, asume un idealismo moralizante a favor del pluralismo que atrae fácilmente indignados adeptos. Una crítica así enunciada pretende mostrarse como “crítica experta”, como pensamiento no-político, pues sólo procura ser “conocimiento”, “un saber” que  no se hace cargo de los efectos que genera, despreocupado de lo que pasa con él.    

Más allá de la presencia de algunos estilos por demás apasionados en el terreno de las discusiones políticas, cabe que nos preguntemos ¿a qué intereses o sectores les conviene ampliar los márgenes de esta visión pospolítica? Volver la mirada hacia quiénes y en qué medios se difunden artículos “antibinarios” puede ayudarnos a comprender mejor.

De la experiencia social hemos aprendido que una construcción política exitosa no puede ser excluyente. Para poder transformar necesariamente hay que entrelazar lo que parece diverso, sumar las partes, incorporar lo ajeno, asumir lo contradictorio, la confrontación, desatar lo confuso.

Como lo explica Edgardo Mocca el último domingo en Página 12, la era de la pospolítica nos dejó un relato que insiste en su lógica dominante proclamando para la política la primacía del consenso y la eliminación del conflicto, entronando una democracia más liberal que popular, un tranquilizador discurso sobre la armonía social y una apelación permanente a poner fin a las discrepancias.

Nuestra joven democracia, heredera de un pasado reciente en el cual podemos encontrar trazas que consolidan hoy un modelo pluralista, articulador de discursos que aspiran a convertirse en opciones políticas, es el escenario desde el cual estamos construyendo un proyecto colectivo que señala líneas diferenciadoras, agrupamientos de unos y otros, que reclama “ir por más”, que se hace cargo de una inclusión diversa, heterogénea, nacional, latinoamericana. ¿Cómo transitar este camino eliminando el conflicto?

No es consenso la política sino la lucha por el significado del consenso, la lucha por el significado de la democracia, la lucha por el significado de la igualdad, la lucha por el significado de la palabra, en tanto que cualquiera tiene dicha capacidad de hablar y actuar y en esa lucha surge el significado.

Si hay política hay conflicto, lo político es conflictivo, no genera conformidad en la sociedad. Es a partir de la provocación política, de la voluntad, que se constituye el espacio público político, se integra la sociedad, se construye lo común. Lo político es conflicto de interpretación de las necesidades, ningún orden institucional puede superar el conflicto y es por eso que hay política. Quienes tratamos de comprenderla a partir de la reflexión con otros y otras no podemos hacernos los desentendid@s.


Déjanos tus comentarios para el debate político

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Red de Mujeres con Cristina:
Les escribo porque no acuerdo con las contradicciones que sostienen en la última nota.
Mencionan que desde “hace unos meses se están escuchando con fuerza críticas a un supuesto modelo binario de la política”, y lamentablemente no ocurre esto desde hace meses, ocurre desde hace muy poco, por lo menos con ese concepto cuasi matemático ( http://www.lanacion.com.ar/1497548-el-imperio-de-las-antinomias )

Y es en las palabras que me han llegado de parte de ustedes, que me siento un poco ofendida: no considero que reclamar “dosificar la confrontación” sea una “fantasía infantil…una visión ingenua y a-política de la política”. Considero que efectivamente quienes plantean y planteamos discusiones críticas, estamos a favor del pluralismo…

A si mismo, entiendo que vuestra escritura es colectiva y desde ese proceso puede haber un párrafo que contradice totalmente el planteo primero del texto (y con el que acuerdo plenamente):
De la experiencia social hemos aprendido que una construcción política exitosa no puede ser excluyente. Para poder transformar necesariamente hay que entrelazar lo que parece diverso, sumar las partes, incorporar lo ajeno, asumir lo contradictorio, la confrontación, desatar lo confuso.

Considero que ni ustedes ni yo somos tan ingenuas como para creer que pensar la búsqueda de entendimiento y la profundización de los procesos de transformación social incorporando la crítica, proponga eliminar el conflicto. No me parece válido argumentar desde ese lugar tan básico para quienes hemos tomado aunque sea algún seminario de formación política.

Igualmente, aunque esté en desacuerdo con esta nota que ustedes han enviado, entiendo que son coherentes con el nombre que las define, aunque a mi criterio las excluye y condiciona en cuanto a cualquier pensamiento crítico.

Y realmente deseo seguir recibiendo los emails de la red, ya que suman para la reflexión y discusión política.
Saludos!
Daniel Cinelli

Red mujeres con Cristina dijo...

Hola daniel

Esperamos puedas comprender nuestro articulo no en tèrminos personales, nos resultan un tanto simplistas aquellas criticas que reclaman suavisar las confrontaciones. La alusiòn al modelo binario de la politica no es nueva, en nuestro paìs es algo que todos entendemos bstante bien desde la revoluciòn de mayo a nuestros dias.

Quisimos expresar en el artìculo nuestros argumentos, surgidos de la discusion en el colectivo de mujeres, sobre la dificultad de una critica que, a nuestro entender no logra su intensiòn (si es que por intensiòn tenìa reflexionar desde y con el pueblo). Pues al desentenderse de los efectos que provoca y no tomar en cuenta la experiencia popular, habla desde un plano alejado y solitario, incapaz de politizar, de meterse en lo conflictivo de una lucha por establecer sentidos.

Algunas de esas pretendidas criticas solo refuerzan una idea a polìtica, encantando facilmente a muchos y abonando el discurso dominante sobre la polìtica.

que bueno que te resulte interesante el debate y los envios que hacemos, seguimos en contacto...



Laura, nodo central dijo...

mi opinion es distinta a la de Daniel, la RED con Cristina esta involucrada en un proyecto democratico y popular y nos hacemos cargo de donde estamos paradas. Claramente estamos junto a Cristina y como diria Crónica "firme junto al pueblo", no entendemos que este posicionamiento nos excluye de pensar con otros, hablar y comprender otras opiniones y trabajar por todo lo que falta. Eso sì, no vamos a prestarnos para que se haga del pensamiento critico una construcciòn opositora al proyecto nacional que desde el 2003 estamos consolidando.

nodomdp dijo...

El hecho de nombrarnos como mujeresconcristina nos hace asumirnos en nuestra condiciòn de tales (como mujeres) y nos posiciona en el lugar que queremos estar, con Cristina en el modelo Nacional y Popular. Desde esa vereda hablamos, discutimos, debatimos, tenemos nuestros matices. Ubicarnos en un lugar para saber hacia dònde vamos. Es lo que nos permite aceptar los conflictos, y valorarlos como parte de la democracia. No se puede ir a ningùn lado si no sabemos dònde estamos.Lo que si sabemos es que estamos con Cristina y somos mujeres,e insistimos en que no nos tabiquen, no nos posicionen como estructuras rìgidas que no pueden pensar y debatir con otros, cuando en realidad los insultos y descalificaciones las animan y alimentan desde otros lugares opuestos al nuestro, y justamente quieren polarizar los pensamientos de la sociedad, lo cual les sirve de excusa y argumento para instalar la idea de "falta de diàlogo" del Gobierno Nacional.

nodomdp dijo...

Comparto la opinión de Laura en cuanto a que el hecho de defender el Modelo Nacional desde la figura de Cristina como artífice del mismo no nos invalida al debate con otras posiciones y proyectos pero siempre desde la defensa de lo popular y colectivo.
El modelo de lo binario en la política no es nuevo de tiempos ha, pero quien ha vivido y militado durante el primer peronismo siente la misma virulencia,el mismo anti que en aquellas décadas donde fue palabra prohibida.

nodomdp dijo...

Participar en política es animarse a disentir,a confrontar,a discutir,a arriesgarse a que algunos dejen de tratarte porque te perciben sublevada de su mundo chato,apolítico,¿neutral?,burgués,ocioso y aburrido,esos que tildan al gobierno de hegemónico y confrontativo porque les corre el eje de su vida lineal,sin esa emoción que te corre por las venas cuando te sentís parte de un proyecto colectico,inclusivo y transformador.

Caro, RMcC Nodo central dijo...

Interesante debate presenta la nota al poner en el centro el debate político en el escenario nacional y popular. También algunos de los comentarios de Daniel con los que no acuerdo, pero que entiendo tiene ganas de debatir. Por eso, pretendo con este comentario, agregar algunas ideas y cuestiones, para seguir abriendo y tirando de la cuerda.
La política, hacer política, ejercer política ciudadana, tomar la palabra políticamente, implica tomar postura y posición, implica jugarse por el lugar del pueblo, por el lugar del otro, implica "tomarnos en cuenta" para la argumentación. Me cuesta pensar en la política sin pensar en el debate intenso de ideas y convicciones de tod@s. La experiencia -al ser colectiva- es contradictoria, por lo tanto implica discusión. Tener pretensiones sobre un desarrollo lineal, sin enfrentamientos, sin contradicciones, puede entenderse como una mirada ingenua de la vida social pero también corremos el riesgo que encarne una mirada unívoca, un acuerdo aparente, donde los que definen son unos (los menos).
Pensando a la política como lugar de conflicto (de argumentación, de ideas, de palabra), y formando parte de este proyecto político, entiendo que la crítica es fundamental y muy importante, una crítica se haga cargo de sus efectos, se preocupe por las implicancias de esa crítica y habilite un diálogo con “los criticados” para construir un colectivo habilitante donde el todos nos encuentre discutiendo, dialogando y fortaleciendo un país nacional, popular y democrático.

Por último, formo parte de la Red Mujeres Con Cristina. No creo que llamarnos así sea un modo de excluir al otro, sí es un modo de definir dónde militamos y por qué militamos. Te invito Daniel a leer nuestros fundamentos. Somos Con Cristina no por el individuo (yo diría no solo por el individuo) sino por el proyecto político y de país que presenta su presidencia, con el pueblo, democrático, con memoria. Somos Mujeres Con Cristina porque tenemos un contexto histórico y determinado, porque nos agrupamos cuando Cristina hacía su campaña, ya que era la primera vez en la historia que Argentina iba a tener una presidenta mujer elegida por el voto popular, y para nosotras, las mujeres, es un hito fundamental. Y somos Red Mujeres porque necesitamos tomar la palabra, sin excluir a nadie (hombre o mujer, del partido o proyecto político que sea) para debatir, pero sí desde un lugar donde podamos continuar fortaleciéndonos como sujetos políticos entre mujeres, de forma horizontal, abierta y con la participación de tod@s aquell@s que quieran debatir en las múltiples formas que ser una red nos permite.


discusión política nodo Rosario