aqui estamos!

aqui estamos!

"NADIE PUEDE SER FELIZ SIN PARTICIPAR EN LA FELICIDAD PÚBLICA, NADIE PUEDE SER LIBRE SIN LA EXPERIENCIA DE LA LIBERTAD PÚBLICA, Y NADIE, FINALMENTE, PUEDE SER FELIZ O LIBRE SIN IMPLICARSE Y FORMAR PARTE DEL PODER POLÍTICO"

HANNA ARENDT

"LO IMPORTANTE ES QUE PODAMOS DISCUTIR, RAZONAR Y ENTONCES, NO HACER SOLAMENTE EJERCICIO POLITICO DE OPOSICIÓN, SINO ESCENCIALMENTE TRABAJAR POR LOS INTERESES DE NUESTROS REPRESENTADOS"

CRISTINA FERNANDEZ

martes, 1 de junio de 2010

Para pensar, debatir, comprender


Fragmentos

“quería y queríamos darnos los argentinos un Bicentenario diferente; un Bicentenario popular, con el pueblo en las calles. Hace apenas 27 años que tenemos una democracia continúa en la República Argentina. Todos los argentinos pueden expresarse libremente, y yo quiero agradecerles el patriotismo, la alegría con que han festejado y están festejando este Bicentenario [...] Desde el día viernes millones han salido a las calles a festejar, a reír, a estar junto al otro, a compartir, y quería hacerlo además, acompañada de los hombres que tienen responsabilidades de Estado en esta América del Sur y que también con nuestras diversidades, nuestros matices, nuestras identidades sabemos que el camino para nosotros es el mismo camino que tomaron San Martín, Bolívar, O´Higgins, Artigas, José Martí, que antes lo habían llevado a cabo los pueblos originarios, con mucha valentía. Si uno nos mirara a todos nosotros, verían todos distintos orígenes, pero vería un solo objetivo: que sus pueblos, que sus sociedades tengan más libertad, más igualdad, más equitativa distribución de la riqueza, más educación, más salud”.
Cristina Fernández, En la apertura de Galería de Patriotas Latinoamericano, 25/05/10

“La ciudad, como espacio público, se ha ido convirtiendo en un lugar de segregación que “exilia” en los barrios privados y en los “shoppings”, que a través de la instalación del miedo invita a la reclusión, a la retracción y al aislamiento bajo pretexto de la autodefensa […] Si el concepto de ciudadanía se ubica más allá de lo meramente jurídico y no se lo confunde con algunas de las prácticas que lo conforman pero que no lo agotan (votar, gozar de libertad de expresión, recibir determinados beneficios del estado, etc.), la ocupación del espacio público es una expresión genuina y valedera de la ciudadanía. Porque es una manifestación de pertenencia a una comunidad más amplia, la sociedad, la ciudad, y porque implica una exposición en busca de visibilidad.
Sin exagerar y sin pretender sacar conclusiones antojadizas a la ligera, vale la pena prestarle atención al fenómeno popular y masivo que ocurrió en torno de los festejos bicentenarios. El pueblo –al que de forma poco propia se suele denominar como “la gente”- ganó la calle, reconquistó el espacio público, sin otro objetivo que celebrar, encontrarse, hacerse visible, manifestarse. Fue una expresión de ciudadanía porque reflejó pertenencia, identidad, pero también porque por la sola práctica y aun sin conciencia expresa echó por tierra muchos argumentos sobre divisiones, malestar social, enfrentamientos y desánimos colectivos”.
Washington Uranga, “Reconquista de lo público”, 30/05/10

“Entre la propuesta del Gobierno y la participación popular, el 25 hubo una expresión de patriotismo como identidad, como hogar, como pertenencia, como tierra, como cultura y comunidad plural. Lo patriótico como sentimiento de inclusión que, a diferencia de fascistas y dictadores, reconoce a pueblos originarios y a pueblos inmigrantes y no los excluye, hostiga ni desprecia. Es el patriotismo que contiene y acepta las minorías en todos los sentidos. El patriotismo que reivindica a los luchadores de las mayorías oprimidas y a las ideas que aportaron justicia, libertad y democracia a lo largo de la historia. El patriotismo que rechaza a los usurpadores, dictadores y aprovechadores [...] Lo que quedó demostrado, en todo caso, es que el clima crispado de los grandes medios y la truculencia de algunos discursos políticos son forzados, no tienen una base social considerable, o por lo menos, si la tuvieron, la perdieron o no estuvo en el Paseo del Bicentenario.”
Luis Bruschtein, 29/06/10

“Fue una fiesta. Vasta y callejera. Interrumpió las lógicas cotidianas de uso del espacio público y también las derivas urbanas habituales. Porque si esta ciudad, como tantas otras, en las últimas décadas fue rehecha por lógicas de segregación social que espacializaron la polarización económica, construyendo ghetttos para pobres y urbanizaciones privadas para ricos; durante estos breves días de mayo la heterogeneidad se hizo visible y en las calles se cruzaron aquellos que provenían de los barrios más dispares. También, porque si en los últimos años primó la retórica de la inseguridad, basada en la idea de que salir a la calle era peligroso y cruzarse con desconocidos una amenaza; los días de la fiesta la multitud era el mar del cuidado, del respeto mutuo y de la consideración”
María Pía López, Socióloga, 29/06/10

“El monopolio no está en condiciones de modificar conductas porque no tiene un pueblo que lo interpele. El político sí lo tiene, piense como piense. Esa es la diferencia. Que los diputados nacionales de todos los bloques hayan acordado realizar ayer el acto de homenaje a Mariano Moreno, en Plaza Congreso y luego una sesión especial por el Bicentenario patrio, quizá sea el primer fruto emblemático de la victoria del protagonismo popular sobre los monopolios mediáticos […] La derecha se equivocó de cancha cuando aventuró el fracaso de los festejos. No sólo porque apostó a la “crispación” y ganó la alegría, sino porque creyó que el punto de disputa eran los escenarios acotados de la dirigencia partidaria. Y se les escapó la tortuga escandalosamente, porque lo que se dirimió en verdad fue una mirada cultural sobre la patria que quieren construir los argentinos [...] Cuando se aplaudió entre lágrimas la representación de nuestro latinoamericanismo, de las Madres, del Peronismo, de los Héroes de la Vuelta de Obligado y de Malvinas, del monstruoso aparato neoliberal que se tragaba personas, de los movimientos sociales, se estaba laudando a favor de una Historia nacional y popular que rescata del olvido a los verdaderos héroes que construyeron esta nación. Empezando por los pueblos originarios [...] Eso se llama batalla cultural. Y sólo la dan los pueblos”
Jorge Giles, 27/05/10

“Aquellos antropólogos e historiadores de la cultura explican que muchas veces sucede que en la fiesta todo está permitido para que después (porque toda fiesta tiene un fin) todo vuelva a su lugar: la fiesta como mera válvula de escape de las tensiones. Pero también explican que no todo vuelve a su lugar exacto: durante el paréntesis de suspenso, las masas aprendieron que se puede jugar a otra cosa que a las pálidas rutinas (aunque sea disfrazadas de “crispación”) del siempre-lo-mismo de la política “burguesa”. No habría que exagerar, pues, el volumen del acontecimiento puntual. Pero si observar con apasionado interés qué trae la larga duración del post-fin de fiesta: ¿continuidad del entusiasmo o mera resaca?”.
Eduardo Grüner, Sociólogo profesor de teoría política, 30/05/10

“Era muy importante ver esa cantidad de gente disfrutando, un poco a la manera brasileña. Era estar en la calle siendo dueño de la calle. Eso fue lo que más me emocionó: la libertad. Es una palabra grande, pero es inevitable ir a buscarla cuando uno ha atravesado tantas coyunturas políticas y sociales. Cuando vez esa alegría, esa multitud con buena leche […] Primero, creo que la coyuntura política es algo. Esto no se podría haber dado en otra coyuntura, eso es innegable. Hay algo allí, de cómo están funcionando las cosas, que lo habilitó. Por otro lado también se comprueba que la idea de la crispación está pichicateada por los medios, es una idea que en la realidad no se comprueba”.
Fito Páez, 30/05/10

“pudimos construir nuestras victorias más importantes cuando la nación fue, por sobre todas las cosas pueblo, dirigida también por quienes tenían el honor de ser su brazo armado. Cada vez que ese brazo armado confundió su rol y se separó de su pueblo, hubo amargas derrotas. Creo que es el aprendizaje que todos debemos hacer en estos 200 años de historia”.
Cristina Fernández, palabras en el patio de Honor del Colegio Militar de la Nación, 29/05/10


Déjanos tu comentario para el debate

4 comentarios:

Hermanos Dios (Mayor) dijo...

La nota de Luis Bruschtein, en P/12, y a partir de los conmovedores festejos del Bicentenario, fue de lo más acertado de todo lo que leí referido al tema. También me gustaron algunas cositas de Miradas al Sur. Fue tanto lo que hubo para leer, hipnotizados, por esa fiesta inolvidable regargada de símbolos y sueños, que cuesta, ahora, desprenderse.

Lorena dijo...

Muy interesantes los fragmentos que están proponiendo.
Les comento que soy de Villa María (Cba), y para alegría mía pude estar el 25 en la plaza de Mayo!!! Esto tiene un plus para nosotros que somos del interior porque nos implica un mayor esfuerzo, pero valió ampliamente realizarlo y allí estuvimos... festejando felices de poder compartirlo con otros argentinos!

Quería contribuir con un fragmento y les recomiendo la lectura del artículo completo (aunque posiblemente ya lo hayan leído!)

"Allí, en la ciudad libre y lúdica, tumultuosa y festiva, no estuvo la “gente”, ese nombre forjado para excluir e invisibilizar al otro, para restarle su humanidad transformándolo en una amenaza o en la plebe oscura y sin nombre. La “gente” quedó atragantada en la garganta de aquellos periodistas formateados para diferenciar a los lindos de los feos, a los limpios de los sucios, a los ciudadanos que se manifiestan espontáneamente de los oscuros objetos del clientelismo o del piqueterismo. Allí hubo pueblo, diverso y múltiple, portador de lenguas y tradiciones, amalgama de lo distinto y de lo semejante, tumulto de colores y de grafías. Pueblo que recuperaba sueños olvidados, que se dejaba agasajar después de tantas frustraciones y que rompía en mil pedazos el discurso que nos enseñó a establecer una brutal equivalencia entre multitud y homogeneidad, entre pueblo y monotonía autoritaria, entre la masa oscura y las personas pensantes y autónomas.." Ricardo Forster, El País, domingo 30 de mayo de 2010

Saludos.

Laura dijo...

que bueno el fragmento de Foster que envió Lorena,una buena manera de enriquecer la posibilidad de suguir pensando con otros, me deja pensando en cuantas veces se le ha negado al pueblo la alegria y cuantas veces se lo excluyó de la escena pública, como decía otro fragmento de Giles: el pueblo salio a la calle por derecho propio, sabiendo que no tiene que pedir permiso para manifestarse y como dijo un amigo y alguna vez comentamos en córdoba tambien, parafraseando a "el pueblo nunca se equivoca" podemos pensarlo como "siempre el pueblo se hace escuchar y dice lo que piensa

un abrazo

mariló dijo...

que buen momento de nuestra historia compañeras!!!!cuanto imposible,se está tornando posible,lentamente,sin alardeos.
Pero si,con una persistente y apasionada lucha.
Que bueno,contar con uds. y con todas con cristina,y con tantas otras voces,bulliciosas y esperanzadas que contagian la esperanza,día tras día.

Dijo" Cristina","Nunca los gobernantes,se han parecido tanto a sus Pueblos".
Esto es un ida y vuelta,y el resultado un sociedad más democrática cada día!!!!Falta mucho todavía,pero que bueno,lo que se ha construido hasta hoy!!!Cuanto hielo,se ha convertido en agua!!!!


discusión política nodo Rosario